Volver al listado

Nuevos espacios para la escuela del futuro

No existen ni pupitres, ni pizarras, ni sillas.  Tampoco aulas convencionales. La escuela Vittra Telefonplan, que abrió sus puertas hace casi un año en Estocolmo, se divide en espacios colaborativos. Diseñada por el estudio Rosan Bosch, es la última de las escuelas Vittra, una red que cuenta con 30 centros educativos en Suecia, y puede considerarse como la escuela del futuro.

En ella se han sustituido las clases tradicionales por nuevos espacios de aprendizaje e interacción, “donde los alumnos no se sienten atrapados en el aula”, asegura la profesora Frida Monsén. “Cada espacio se destina a un tipo deaprendizaje”, añade.

La red de escuelas Vittra pretende crear un nuevo concepto de aula que “se centra en el individuo y no en el grupo”, explica el director del equipo docente, Ante Runnquist. “Focalizamos nuestra atención en los potenciales de cada alumno”, señala.

Siguiendo el método one to one, promocionado por Nicholas Negroponte, director del MIT Media Lab y fundador del proyecto One Laptop Per Child, Vittra Telefonplan dota a cada alumno de un ordenador personal para realizar sus tareas. En el centro, ni siquiera las asignaturas se entienden como tales; se trabaja por proyectos, “porque la vida real no se entiende como ‘matemáticas’,‘inglés’ o ‘sueco’, sino como un conjunto de todo ello”, aclara la profesora Jazmin Ahlin.

Los estudiantes de esta escuela trabajan y aprenden en grupo, y no por edades o cursos. Cada uno experimenta a su propio ritmo y según sus posibilidades. Es decir, si un alumno de tercer grado destaca en ciencias, podrá cursar esta asignatura aunque esté integrada en un curso superior.

Los docentes del plan Vittra aseguran que este método de aprendizaje es un éxito porque fomenta la motivación de los alumnos por el estudio, mejora su autoestima y promueve su creatividad.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *