Volver al listado

Diez consejos para la vuelta al cole con tus hijos

Parecía que septiembre quedaba muy lejos y, sin embargo, está a punto de llegar. Tras los dos meses de verano, el regreso al colegio supone un cambio para toda la familia, pero especialmente para su protagonista: tu hijo. Poniendo en práctica unos cuantos consejos sencillos le ayudarás a que ese complicado paso de las vacaciones al estudio le resulte mucho más llevadero.

ENFÓCALO COMO UNA NUEVA AVENTURA

Aunque la rutina es fundamental en la vida de un niño, puede resultar complicado que pequeños y jóvenes se adapten a ella tras tantos días de descanso y ocio. Habla con tu hijo al respecto, destaca los aspectos positivos del retorno a las aulas, como la posibilidad de hacer nuevos amigos o reencontrarse con compañeros y profesores, o la vuelta a actividades y asignaturas que le gustan. Consensuad las nuevas normas para la época escolar, llegad a acuerdos sobre qué materiales necesita y preparadlos juntos. Enfocar el nuevo curso como una aventura agradable y compartida será clave para iniciarlo con fuerza e ilusión.

Este proceso es especialmente importante si tu hijo acude al colegio por primera vez, pero igualmente debe cuidarse año tras año. Por eso, desde aulaPlaneta te proponemos un decálogo para que te pongas manos a la obra cuanto antes.

DIEZ CONSEJOS

1. Retoma los horarios. Como nos ocurre a los adultos, para los niños uno de los momentos más duros tras las vacaciones es escuchar el sonido del despertador. Generalmente relajamos los horarios de nuestros hijos en verano, pero cuando se acerca la vuelta al colegio hay que ir modificándolos poco a poco para adaptarlos a la rutina escolar. Lo ideal es ir adelantando paulatinamente la hora de levantar y acostar a tu hijo, de modo que cuando llegue la vuelta a clase su cuerpo ya esté adaptado a ese ritmo de actividad y sueño. No olvides regular también las horas de las comidas.

2. Establece normas para el ocio. En vacaciones el tiempo de ocio ocupa una gran parte de la jornada, y niños y jóvenes solo tienen que preocuparse de disfrutar y llenar sus horas para evitar el aburrimiento. Pero la llegada del período escolar tiene que traer de nuevo consigo las normas sobre en qué momentos y durante cuánto tiempo se puede ver la televisión, jugar, leer cuentos o usar la videoconsola y el ordenador. Recuerda con tu hijo estas normas, habladlas y dejad claros los tiempos para cada cosa.

3. Escoge las actividades extraescolares. Una buena forma de realizar la transición entre las vacaciones y el curso escolar es planear las actividades extraescolares. Estudia las opciones, siéntate con tu hijo a estudiarlas, decidir qué le apetece, con qué podría aprender y disfrutar este año. Recuerda que lo ideal es que una actividad extraescolar resulte lúdica y que no debes sobrecargar el horario del niño. Habrá tiempo a lo largo del curso para añadir nuevas clases o deportes.

4. Organiza un calendario. Podéis elaborar ya un calendario donde marquéis el inicio de las clases, los días festivos, los días de actividades extraescolares… Podéis ir completándolo a lo largo del curso, añadiendo horarios de clase, excursiones e iniciativas previstas según vayan surgiendo. La planificación ayuda a los niños a organizarse, a prever las fechas señaladas y, en general, a disfrutar con la llegada de un nuevo día y una nueva semana.

5. Despeja el escritorio. Durante el verano el espacio de estudio acaba siendo conquistado o abandonado. Es el momento de recuperarlo, organizar la mesa y colocar los materiales para que tu hijo pueda hacer los deberes, estudiar y realizar los trabajos de clase con comodidad y tranquilidad.

6. Haz recuento de ropa y materiales. Al guardar la ropa de verano hay que revisar las prendas para los meses invernales y para el colegio: uniformes si es el caso, chándal o ropa de gimnasia, calzado… Recopila todo aquello que sirva del curso anterior, también en cuanto a materiales, desde la mochila hasta el estuche o los lápices.

7. Compra con medida. Adquiere aquello que sea necesario y prioriza lo más importante si tienes un presupuesto ajustado. Sin embargo, no te precipites en las compras antes de tiempo. Por ejemplo, seguramente hayas comprado o encargado los libros, pero espera para otros detalles como cuadernos, libretas o material más técnico (para el dibujo, por ejemplo). Cuando se inicien clases los profesores indicarán qué es lo más adecuado en cada caso.

8. Controla los aspectos prácticos. Revisa el horario del centro escolar, el del transporte público o el trayecto que debes hacer en coche para llevar a tu hijo al colegio o instituto. Tú también tienes que recordar tus propias rutinas del día a día o familiarizarte con ellas si tu hijo comienza el colegio este año. Por ejemplo, puedes crear tu propio horario para compaginar tu trabajo y tus asuntos personales con el curso escolar y prever ya algunos menús para el desayuno, el almuerzo o la merienda.

9. Transmite confianza y entusiasmo. A veces los padres trasladan su ansiedad y angustia a los niños cuando se acercan las clases, especialmente si es su primer año en el colegio o todavía son pequeños. Mantén la calma, afronta el nuevo curso con la máxima tranquilidad y prepara el día de inicio de curso con tiempo suficiente, para no aportar más nerviosismo a una jornada que ya de por sí resultará estresante para tu hijo.

10. Implícate y presta atención. Los primeros días de clase pueden ser complicados para tu hijo, así que tendrás que estar atento a sus reacciones, animarle a que te cuente sus primeras impresiones, revisar especialmente los deberes e indicaciones del profesor… Ante dudas o problemas, acude al centro y pide consejo al tutor o docente.

Más información:

Reportaje sobre cómo afrontar el inicio de curso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *