Volver al listado

Tres ideas para que uses los minivideos de Vine e Instagram en clase

Primero fue Vine, y ahora Instagram se suma a la moda de los minivideos, pequeñas grabaciones de no más de unos segundos en las que se recogen imágenes de todo tipo. Hasta ahora habrás relacionado estas dos aplicaciones con el ocio, pero ¿has pensado en el uso que podrían tener en el aula?

Las dos aplicaciones comparten la movilidad y la simplicidad. Apuestan por vídeos cortos, que se graban con el dispositivo móvil o la tablet y se suben directamente a la red, acompañados de una serie de etiquetas. Cada una, sin embargo, tiene sus características:

  • – Vine fue desarrollada por Twitter en junio de 2013 con el fin de dar a los usuarios de la red social de los 140 caracteres una herramienta para crear y publicar videos de seis segundos de duración. Sus vídeos se reproducen de forma indefinida y automática, como si fueran un gif animado en bucle. Su mayor baza es la sencillez de manejo y la organización de los vídeos en categorías, lo que simplifica la búsqueda por temas.
  • Instagram, famosa por sus imágenes cuadradas con filtros de color, lleva años en el número uno de aplicaciones para compartir fotos desde el móvil, y ahora incluye la posibilidad de grabar también videos. En este caso, pueden durar hasta 15 segundos, permiten usar en ellos los mismos filtros que en las fotografías y se reproducen de manera manual, no indefinidamente. La opción de vídeo lleva poco tiempo en marcha así que todavía hay pocos buenos ejemplos.

TRES APLICACIONES EN EL AULA

Un vídeo de entre 6 y 15 segundos puede parecer demasiado corto para tratar cualquier tema, pero lo cierto es que, bien utilizados, esos escasos instantes pueden transmitir muchas cosas y captar la atención de tus alumnos, precisamente gracias a su brevedad. A continuación te proponemos algunas ideas para usar estos minivideos con una finalidad educativa.

1. Aprender a contar historias. Construir un relato y contarlo con imágenes es una labor compleja que algunos Internautas realizan a la perfección en minivideos. Este tipo cortos en miniatura dan mucho juego y pueden inspirar a tus alumnos para hacer sus propias minipelículas. Como ejemplos:

  • Las historias surrealistas del actor Eduardo Casanova
  • Las artísticas creaciones del ilustrador Ian Padgham
  • Los stop-motion casi mágicos de Khoa

2. Descubrir lugares y culturas. Tanto en Vine como en Instagram hay muchas personas que documentan lo que sucede a su alrededor. Son ventanas a sitios lejanos, con su cultura, su historia o su forma de vida. Tus alumnos pueden aprender sobre todas estas cosas a través de ellos. Además, también pueden enseñar a otras personas su ciudad, su centro escolar o cómo es su día a día. Un par de enlaces interesantes:

  • Los vídeos que el fotoperiodista de The New York Times, Ed Ou, ahora en Turquía, cuelga en su Instagram
  • Los paseos por Italia de Walks of Italy en Vine

3. Estudiar Ciencias. Uno de los usos más típicos de los vídeos en Internet son los tutoriales o DIY (hazlo tú mismo), y los minivideos no escapan a ellos. Estos montajes resultan muy útiles para observar y grabar experimentos científicos. El aprendizaje en este campo se puede completar con otros recursos útiles en formato minivideo sobre  animales o naturaleza que puedes localizar usando las etiquetas que te interesen en cada aplicación. Dos ejemplos:

  •  – Los experimentos sencillos de Narbis en su Vine
  •  – Los temas relacionados con el espacio y la ciencia que se van colgando en el Vine de la NASA

Más información: