Volver al listado

Rabietas y pataletas: 10 consejos para atajarlas cuanto antes

enfamilia49

Las pataletas o explosiones de rabia son muy comunes en niños de hasta 5 años de edad, pueden mantenerse hasta que son mayores y suponen una verdadera pesadilla para los padres. Pueden surgir en momentos estresantes para el niño, como el comienzo del curso escolar, o por detalles de los que ni siquiera has sido consciente. Te damos las claves para saber gestionarlas y evitar que sucedan en el futuro.

Generalmente, las pataletas o rabietas son una forma de llamar la atención. Los pequeños tratan de afianzar su individualidad y dictar sus propias normas, y reaccionan de este modo cuando hay algo que no es como ellos quieren. Es su modo de canalizar su frustración. Por eso, pueden suceder en cualquier momento y sin que te lo esperes, en público, en una situación cotidiana, cuando el niño está cansado, si se siente desplazado o ignorado…

CUANDO RAZONAR NO SIRVE DE NADA

En muchas ocasiones el motivo de una rabieta es insignificante, nunca ha supuesto un problema con anterioridad y la reacción parece desmesurada. Por eso, cuando se trata de solucionar problemas de conducta de este tipo, es decir, puntuales, el motivo que los ha desencadenado no suele ser demasiado importante. A veces el propio niño es incapaz de explicar o expresar el porqué de su enfado, y mucho menos en el momento en el que está sucediendo la rabieta. Tratar de razonar no es efectivo y la reacción en estos casos tiene que ser diferente.

DECÁLOGO PARA REACCIONAR ANTE LAS RABIETAS

Los siguientes consejos son sencillos y efectivos y te ayudarán no solo a controlar la situación cuando suceda, sino a resolver el problema a largo plazo:

  1. 1. Mantén la calma. Si la tranquilidad es útil ante cualquier problema con tu hijo, ante una pataleta resulta imprescindible. Aunque cueste, trata de no alterarte con los gritos, patadas o llantos, ya sea en casa o en un lugar público.
  2. 2. Actúa como si no pasara nada. Como hemos explicado, la rabieta es una forma de llamar la atención y un arma que tu hijo utiliza para conseguir lo que quiere, ya sea de manera consciente o inconsciente. Por eso, ignorar su actitud es la herramienta adecuada para evitar el chantaje.
  3. 3. Llévalo a un lugar más tranquilo. Si tiene la rabieta en la calle o en un lugar público, lo mejor es que lleves al niño a un espacio más tranquilo para que se calme. A veces, cambiar de lugar es suficiente para reducir el estrés o hacer que el niño olvide más rápidamente el motivo de su enfado.
  4. 4. Déjalo solo. Lo recomendable es que, cuando tu hijo tenga una rabieta, trates de dejarlo solo, porque así no podrá utilizar su rabia para llamar tu atención. Asegúrate de que está en un lugar seguro y aléjate. Puedes vigilarlo a cierta distancia, pero intenta que no se dé cuenta de que le observas. 
  5. 5. Hazle ver que no sirve de nada. Si la rabieta continúa en tu ausencia, puedes decirle que le atenderás cuando se calme. Hazlo con una frase corta y comprensible, y, a continuación, sigue ignorando su actitud hasta que la pataleta cese. No insistas ni le otorgues más atención.
  6. 6. Mantente firme. No cedas ni le concedas lo que quiere por cansancio, porque estarás confirmándole que la rabieta funciona. Aguanta hasta que se calme.
  7. 7. Escúchale solo cuando esté tranquilo. Si el niño ya tiene edad de hablar, cuando se tranquilice puedes intentar averiguar lo que le ocurría. Así entenderá que expresar con palabras un problema es la forma de lidiar con la frustración o el enfado. No significa que debas ceder a lo que pide si no es adecuado, pero sí debes escucharle y explicarle por qué debe actuar de una manera u otra.
  8. 8. No le des importancia. Cuando el niño se relaje y por fin esté dispuesto a razonar, no insistas en reñirle o castigarle. Simplemente, anímale a pedir perdón y déjale claro que una actitud agresiva no le servirá para nada, ni ahora ni en el futuro. Esta es la única manera de evitar que las pataletas se conviertan en un recurso del niño para conseguir lo que quiera, ya sea tu atención, un juguete, hacer algo que le gusta o dejar de hacer algo que le disgusta.
  9. 9. Reafirma su arrepentimiento. Si el niño se muestra arrepentido tras la pataleta, apóyale, perdónale y olvida el suceso.
  10. 10. La próxima vez, trata de prevenir. Para evitar las rabietas antes de que sucedan, intenta establecer límites antes de realizar una actividad. Por ejemplo, antes de ir de compras haz una lista y explícale que solo compraréis lo que esté anotado. También es útil cerrar el rango de opciones, por ejemplo, al darle a elegir a qué quiere jugar, ofrécele dos o tres opciones para que decida entre ellas.

Equipo Superpadres.com para aulaPlaneta

Más información:

1 Comentario

  1. edith -

    muy buenos consejos, gracias, me sirvio de mucho, pero es dificil lidiar con la pataletas ahora mi hijo pa llamar la atención golpea la mesa nose que hacer, conmigo trabaja bien en casa, pero su profesora se quejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *