compártelo:

El informe PISA, a examen

noticia119

España ha vuelto a suspender en las pruebas del informe PISA. El test desarrollado por la OCDE, uno de los más conocidos a la hora de evaluar los resultados escolares en todo el mundo, sitúa a nuestro país en el puesto número 33 de una lista de 65 Estados. España puntúa por debajo de la media en las tres competencias analizadas: competencia lectora, competencia matemática y competencia científica. Sin embargo, a pesar del prestigio de la prueba, muchos profesionales cuestionan su capacidad para juzgar la eficacia de un sistema educativo.

CÓMO FUNCIONA LA PRUEBA EDUCATIVA MÁS FAMOSA DEL MUNDO

En los últimos años muchas han sido las noticias acerca de los malos resultados españoles en el informe PISA. La evaluación se ha convertido en uno de los mayores indicadores para los Gobiernos del estado de su educación. Pero, ¿sabemos en qué consiste y qué mide esta evaluación? Te ofrecemos las respuestas a algunas preguntas básicas sobre la prueba:

¿Qué es? Es un examen que mide la capacidad de los alumnos para aplicar lo aprendido en clase, y no si conocen los contenidos de las asignaturas. Incluye tres pruebas, que evalúan la competencia lectora, la competencia matemática y la competencia científica. En cada edición hace hincapié en cada una de ellas, a través de un mayor número de preguntas. Dura dos horas. 

¿Quien participa? Una muestra de alumnos de 15 años de cada país. Este año han participado 295.416 adolescentes de 67 países y regiones. En España han realizado la prueba más de 25.000 alumnos. 

¿Cuáles han sido los resultados de España? España se sitúa en el puesto 33, y ha puntuado por debajo de la media de la OCDE en las tres competencias analizadas. Ha obtenido 488 puntos en competencia lectora (media OCDE: 496), 484 puntos en competencia matemática (media OCDE: 494), y 496 puntos en competencia científica (media OCDE: 501).

¿Cómo miden el nivel en cada competencia? Las pruebas plantean preguntas antes sometidas a pruebas de fiabilidad, es decir, testadas por los alumnos. Evalúan distintos aspectos de las competencias y tienen varios niveles de dificultad. De este modo, establecen varios niveles para los alumnos en cada competencia. Estos van desde el nivel 1 al 6.

¿Cómo son las preguntas? Los alumnos deben contestar 40 preguntas, entre las que hay preguntas de elección múltiple y de respuesta abierta. Sin embargo, las preguntas no son iguales para todos. De las seleccionadas y aprobadas por la OCDE, se extrae una combinación diferente para cada alumno.

LAS CRÍTICAS AL INFORME

Pese a su reconocida importancia y la gran base de datos que ha ido gestando a lo largo de 13 años sobre los resultados educativos de estudiantes de todo el mundo y otros datos de la comunidad educativa, la validez del informe PISA a la hora de evaluar la eficacia de un sistema educativo ha sido cuestionada por numerosos expertos y profesionales del mundo de la educación. Estas son las principales críticas a la prueba:

  1. 1. Sus resultados son orientativos, más que determinantes. Para muchos, los resultados pueden servir de guía, pero no aportan muchas explicaciones ni justificaciones. Uno de los principales problemas es que “no establece muy bien las causas y diferencias” entre unos países y otros, como destaca José García Montalvo, Catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Por eso, profesionales como Augusto Serrano, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza, consideran que “hay que relativizar el informe, que es un informe más”. 
  1. 2. Se basa únicamente en la evaluación de competencias, pero los centros educativos españoles no empezaron a trabajar en este sentido hasta 2006. Fue entonces cuando la LOE (Ley Orgánica de Educación) introdujo las competencias que debían adquirir los alumnos por cada ciclo educativo. Así, hoy por hoy todavía son muchos los docentes y centros que no trabajan en esa línea, y que no dirigen la enseñanza hacia la consecución de competencias. 
  1. 3. Hay fallos en su metodología. Todos los alumnos no responden las mismas preguntas, y muchos no responden preguntas de alguna de las competencias. Para que los resultados fueran válidos todos los alumnos deberían responder las mismas preguntas, como reclama el estudioso de la Universidad de Copenhague Svend Kreiner. 
  1. 4. No contempla las diferencias socioeconómicas entre países. Aunque antes de la prueba los alumnos completan un test sobre su entorno, su familia y su actitud ante el estudio, los datos recabados en este test no tienen incidencia sobre los resultados finales. De este modo, el ranking del informe PISA no tiene en cuenta cuestiones como la situación económica del país, el nivel cultural y de alfabetización de su población, la tasa de inmigración, … 
  1. 5. Sus preguntas no pueden dar respuesta a la diversidad cultural de los países. A pesar de que la OCDE intenta que las preguntas no tengan ningún tipo de implicación cultural, esto no se puede conseguir totalmente ya que, por ejemplo, cada país tiene una tradición y una trayectoria educativas distintas. Para algunos estudiosos, como Harvey Goldstein, de la Universidad de Bristol (Reino Unido), “[h]ay investigaciones que demuestran que los países no pueden ser clasificados de manera inequívoca a lo largo de una única escala”. 

Y LOS ADULTOS, ¿QUÉ? 

Los resultados del informe PISA dan pie a muchos políticos y expertos a justificar cambios en las leyes y procedimientos. Muchos opinan que “la educación antes era mejor”. Sin embargo, ¿es eso cierto? Según las pruebas realizadas por la OCDE a la población adulta, no. En una especie de informe PISA para adultos realizado en 23 países, España vuelve a situarse a la cola de los países desarrollados: penúltima en competencia lectora y última en matemáticas. Así que, según señalan los datos, los jóvenes actuales de 15 años lo han hecho mucho mejor.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *