Volver al listado

Rocío Rivero: “Se puede y se debe trabajar la resiliencia en el centro escolar”

Rocío Rivero es psicóloga y educadora social, trabaja en varios centros educativos y es autora del libro El sentido de la vida es una vida con sentido. La resiliencia, en el que analiza la importancia de desarrollar la resiliencia en los niños y niñas, a través de actividades concretas en el ámbito educativo y familiar. Según explica, si enseñamos a los niños a mantenerse en un estado resiliente mejorarán su aprendizaje y su actitud ante la vida, y evitaremos patologías y problemas psicológicos como la ansiedad o la falta de habilidades sociales.

aulaPlaneta: ¿Qué es la resiliencia?

Rocío Rivero: La resiliencia ha sido definida como la capacidad de doblarse sin llegar a romperse ante la presión y la adversidad, saliendo reforzados de ellas. Por lo tanto, es la capacidad que tenemos las personas para afrontar y salir fortalecidos de las situaciones adversas.

¿Qué características tiene un niño o una persona resiliente?

A través de los estudios que se han realizado sobre personas resilientes, concluimos que existen tres características principales en todas ellas: aceptar la realidad tal y como es, creer firmemente que la vida tiene sentido y tener una inquebrantable capacidad para mejorar. Entre las características que tienen los niños y niñas resilientes se encuentran la responsabilidad, ya que son niños muy conscientes de sus obligaciones y de lo que ellos pueden aportar a las actividades, o la empatía, porque saben ponerse en el lugar del otro, comprenden los sentimientos de otros niños y son más tolerantes. También saben nombrar sus sentimientos, son bastante buenos resolviendo y discutiendo problemas y tomando decisiones, son menos ansiosos y tienen menos miedos.

¿La resiliencia es una cualidad que debe enseñarse y aprenderse?

Sí, en relación a esta cuestión no existen dudas. Es imprescindible desarrollar y mantener la resiliencia a lo largo de la vida. No es posible evitar la adversidad, pero podemos aprender a manejarla. Uno de los grandes beneficios de ser resilientes es evitar posibles psicopatologías y otros problemas psicológicos cuando nos enfrentamos a una situación difícil y, en ocasiones, inesperada. Además de ser más creativos, más inteligentes emocionalmente y más felices.

¿Es importante trabajar la resiliencia desde la infancia?

Es importantísimo porque, además de los beneficios que he comentado, los niños aprenderán a aceptar el cambio como parte de la vida y se convertirán en personas flexibles, algo fundamental para vivir de un modo sano en la sociedad actual, donde existen continuos cambios económicos, políticos, sociales, culturales o tecnológicos para los que hay que estar preparados. Por esto es necesario que se produzca un desarrollo integral de la persona con el que se provoque una mayor flexibilidad y adaptación a los cambios. Con el desarrollo de la resiliencia los niños también aprenderán a mantener las relaciones, tener una visión optimista, ver los beneficios de cualquier experiencia, no tener pensamientos negativos, establecer metas realistas, pensar de manera práctica y constructiva…

Concretamente, en el ámbito educativo, ¿cómo puede afectar la falta de resiliencia?

Existe una relación directa entre el aprendizaje y la resiliencia, llegando a producirse problemas de fracaso escolar o absentismo por falta de resiliencia. Los niños poco o nada resilientes no creen en sus posibilidades, tienen baja autoestima, más miedos que el resto de niños y, generalmente, son más ansiosos. Todo esto, indudablemente, afecta a su aprendizaje. Además, el desarrollo de la resiliencia requiere un trabajo cognitivo que tiene un efecto positivo en el ámbito educativo.

¿Se puede trabajar la resiliencia en el centro escolar?

Se puede y se debe. Por ejemplo, a través del deporte. Los juegos y deportes permiten un desarrollo integral de la persona (cognitivo, social, motor y afectivo). Si conseguimos desarrollar valores personales y sociales a través del deporte, estaremos mejorando la resiliencia de las personas que lo practican. Otros aspectos que se pueden trabajar en el aula para desarrollar la resiliencia en los niños son la empatía, la resolución de problemas o la utilización de pensamientos positivos. Y todo esto se puede trabajar de modo transversal.

¿Qué actividades concretas puedan llevarse en el centro escolar para desarrollar la resiliencia?

Hay que tener en cuenta que las actividades dependen de las edades de los niños con los que estamos trabajando. Por ejemplo, para desarrollar la empatía en los niños de 3 a 6 años podemos darles fichas con caras en blanco y que ellos dibujen una cara alegre, una cara triste, una cara asustada… Y a continuación pensamos con ellos situaciones en las que las personas pueden vivir cada una de estas emociones. A partir de los 6 años es muy importante trabajar la comunicación y es imprescindible hacerlo a partir de los 12 años en adelante. Un ejercicio sencillo para ello puede ser el de provocar diálogos y debates en clases e invitar a que participen todos para que aprendan a escuchar, respetar el turno de palabra, expresar libremente lo que piensan, respetar las opiniones de los demás, razonar, cambiar de opinión, deducir o intuir.

¿Es importante también reforzar la resiliencia en el ámbito familiar? ¿Cómo pueden colaborar los padres?

Sí, es importante, en el libro explico de un modo más extenso cómo pueden hacerlo y propongo actividades específicas en función de la edad. Por ejemplo, algo muy sencillo es dar a los niños oportunidades de asumir responsabilidades mediante actividades que les hagan sentirse útiles e importantes.

Más información

Blog de Rocío Rivero

Twitter de Rocío Rivero

 

2 Comentarios

  1. Pingback: Escuela Infantil GRANVIA » Archivo del weblog Rocío Rivero: “Se puede y se debe trabajar la resiliencia en el centro escolar” - Escuela Infantil GRANVIA

  2. Pingback: El sentido de la vida es una vida con sentido: la resiliencia - Revista NUVE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *