Volver al listado

Cinco consejos para regular el uso de los videojuegos en casa

Cinco consejos para regular el uso de los videojuegos en casa

El uso adecuado de un videojuego, como de cualquier otra actividad o dispositivo, se encuentra en el punto medio: los videojuegos no son buenos ni malos en sí mismos, sino que deben utilizarse en su justa medida. Por una parte, ayudan a desarrollar la lógica, la agudeza visual, la coordinación motora o la resolución de problemas, pero también pueden generar sedentarismo y problemas de salud o aislar al niño y robar tiempo a otras actividades beneficiosas, como el deporte o las actividades a aire libre. Te damos cinco consejos para regular el uso de los videojuegos en casa, evitar conflictos y proteger a tus hijos de los peligros que pueden derivarse de su abuso.

CINCO CLAVES PARA UN USO RACIONAL DE LOS VIDEJUEGOS

    1. 1. Pon normas y respétalas. Es importante que establezcas tiempos y momentos en los que se permite el uso de videojuegos y aquellos en los que no se admite. Por ejemplo, puedes limitarlos al fin de semana o al viernes por la tarde, cuando el niño o el adolescente no tienen tantas obligaciones, o establecer media hora un par de días entre semana solo cuando hayan terminado los deberes y el tiempo de estudio. En cambio, no permitas su uso en momentos o espacios reservados para la familia, como las comidas. Los expertos sitúan el uso adecuado de videojuegos entre tres y cuatro horas semanales como máximo, en periodos de entre 30 y 60 minutos y con descansos entre ellos.Sobre todo en el caso de los jóvenes, podéis dialogar y llegar a acuerdos para establecer las normas pero, una vez fijadas, sé estricto con su cumplimiento y con los tiempos de inicio y final, y no cedas ni hagas excepciones salvo en casos muy especiales porque perderás la autoridad. Lo ideal es que tu propio hijo esté al tanto del horario de uso permitido, con un calendario siempre a la vista, y sepa el tiempo que lleva jugando y el que le falta, con un reloj o un cronómetro, para que aprenda a controlarlo y responsabilizarse. Además, es importante que tú también respetes las normas de convivencia en el hogar. Si tu hijo no puede jugar con la consola o la tableta a todas horas, reflexiona y deja a un lado tu tablet o el móvil cuando estés en casa.
    2. 2. Escoge un buen videojuego. Es importante que controles los juegos a los que tiene acceso tu hijo, porque no todos son iguales ni adecuados para todas las edades. Algunos son didácticos, pero también hay muchos convencionales, pensados para el ocio, que ayudarán a tu hijo a trabajar multitud de destrezas, desde la creatividad o la capacidad de superación, hasta las habilidades matemáticas o la geometría, a partir de la construcción de espacios o personajes, el diseño de estrategias para avanzar pantallas o el simple hecho de llevar la cuenta de la puntuación de cada jugador.Revisa la información y el etiquetado de cada videojuego, donde suele aparecer la temática, la edad recomendada y otras características de interés: lenguaje inadecuado, conductas de discriminación o racismo, temática violenta, sexual, sobre drogas etc. Puedes consultar la página de PEGI, un sistema de clasificación por edades establecido por Información Paneuropea sobre Juegos, donde hay recomendaciones e información sobre los videojuegos. Además, pregunta en la tienda para que te asesoren o visita páginas especializadas en crítica y análisis de videojuegos, como Meristation, Anait Games o Hobby Consolas.
    3. 3. Vive una experiencia compartida. Evita que los videojuegos se conviertan en un pasatiempo con el que tu hijo se aísla o se refugia. Es recomendable que la consola, la tableta o el móvil se utilicen para jugar en sitios comunes y a la vista de los padres. Además, cuando sea posible, jugad juntos. De este modo aprenderéis los unos de los otros, tu hijo se acostumbrará a cooperar, compartirá ideas, opiniones y sentimientos, y tú podrás guiarle y orientarle. Además, la experiencia te permitirá observarle y comprobar si sus reacciones o actitudes son adecuadas.También es beneficioso que tu hijo juegue con sus amigos, con lo que el videojuego cumplirá una función socializadora y los niños aprenderán a ceder, compartir y respetar los tiempos de juego.
    4. 4. Promueve alternativas a la pantalla. En muchas ocasiones los niños y adolescentes recurren a los videojuegos porque son una forma muy accesible de llenar su tiempo de ocio y una solución al aburrimiento. Es importante que busques actividades para que tu hijo aproveche el tiempo libre también de otras maneras, tanto en familia como con amigos o compañeros del colegio:– Ejercicio y deportes. Ayudan al desarrollo físico, evitan el sedentarismo y, si se practican en grupo, con otros niños de su edad, promueven las relaciones sociales, el respeto y la convivencia.– Salidas al aire libre. Una excursión al campo, un paseo o un recorrido en bicicleta por el parque son formas saludables de disfrutar juntos.

      – Pasatiempos “analógicos”. Los juegos de mesa, desde los clásicos hasta las nuevas opciones (como estos), las manualidades o la cocina son entretenimientos que podéis compartir.

      – Otras actividades que le interesen. Ten en cuenta lo que le gusta a tu hijo y buscad entretenimientos que despierten su creatividad, le ayuden a desconectar y le diviertan: cine, teatro, museos, fotografía, dibujo, lectura…

    5. 5. Vigila conductas adictivas y otros peligros. Aunque bien utilizados son un estímulo y una gran herramienta formativa, el abuso de los videojuegos puede crear diversos problemas de salud en los niños y adolescentes, como la obesidad provocada por el sedentarismo, alteraciones del sueño o problemas oculares. La adicción a este tipo de juegos es cada vez más común, especialmente en adolescentes, y llega a generar trastornos de conducta o depresión. Por eso es importante que compruebes que tu hijo tiene una relación sana con el juego y con los temas tratados en él. Obsérvale y, ante cualquier duda o actitud preocupante, consulta con un profesional de la psicología.Ten en cuenta también que muchos videojuegos ofrecen acceso a Internet y permiten interactuar con otros usuarios online, lo que genera muchas posibilidades lúdicas interesantes, pero también abre un canal de comunicación que puede generar peligros para tu hijo. Infórmate del control parental que permite el dispositivo utilizado para jugar y limita o vigila el acceso a la Red.

Más información:

Guía para padres y madres sobre el uso de videojuegos por menores del Observatorio de la Seguridad de la Información

Uso y abuso de videojuegos por niñas, niños y adolescentes

Familia y nuevas tecnologías, sobre el buen uso de la televisión, el móvil, Internet y los videojuegos

¿Quién pone las reglas del juego? 

Equipo Superpadres.com para aulaPlaneta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *