Volver al listado

Las diez claves de la educación en Irlanda [Infografía]

Las diez claves de la educación en Irlanda [Infografía]

Pionera en la introducción de las TIC en la escuela y valedora de una gran tradición educativa, la República de Irlanda ha sabido afrontar los retos que plantea la nueva educación y sus alumnos se sitúan entre los mejor puntuados en las pruebas PISA, como se puede ver en el informe Education at a Glance de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Te explicamos algunas características de su modelo de enseñanza que pueden ayudar a comprender la mejora de la educación irlandesa en las últimas décadas. 

DIEZ PILARES DEL SISTEMA EDUCATIVO IRLANDÉS

  1. 1. La educación se considera la clave del progreso e implica a toda la sociedad. Los irlandeses conciben la educación como un eje fundamental para alcanzar una sociedad moderna e inclusiva, donde todos los ciudadanos tengan la oportunidad de participar en la economía del país, por lo que el nivel de implicación social es muy grande. Así, los cambios en las políticas educativas son consensuados entre el Ministerio de Educación, las familias, los profesores y las instituciones. Además, el National  Council for Curriculum and Assessment (NCCA) desarrolla materiales digitales destinados a que las familias puedan apoyar a sus hijos en el estudio desde casa. Irlanda cuenta con una gran tradición educativa, y el 41 % de la población entre 25 y 65 años tiene estudios superiores. En la actualidad, según datos de la OCDE, el 93 % de los alumnos obtienen el graduado en Secundaria superior, y el 46 % se gradúan en la universidad.
  1. 2. La enseñanza es gratuita y obligatoria desde los 6 hasta los 16 años. Lo habitual, no obstante, es que los alumnos asistan a la escuela preescolar desde los cuatro años, y prosigan sus estudios después de los 16 hasta concluir el segundo ciclo de Secundaria. El modelo educativo irlandés contempla cuatro niveles educativos fundamentales: Primaria (Primary, de los 6 a los 12 años), primer ciclo de Secundaria (Junior Cycle, de los 12 a los 15), segundo ciclo de Secundaria (Senior Cycle, de los 15 a los 18 años), y nivel universitario.
  2. 3. La educación está centralizada, pero cuenta con asesoramiento externo. El Ministerio establece el currículo, la normativa que regula la gestión, los recursos y el personal de las escuelas, y los salarios de los docentes. Sin embargo, cuenta con agencias externas que le asesoran en las reformas, como el NCCA, y con una red de oficinas regionales. De este modo, puede centrarse en temas de política educativa y responder a la vez los retos que plantea el futuro.
  3. 4. Hay distintos tipos de escuela, la mayoría de confesión católica. En Irlanda hay escuelas públicas y privadas de distintos tipos, idiomas y financiación. Sin embargo, la mayoría son de titularidad y gestión privada, y en gran medida, confesionales. Más del 90 % de los centros de educación Primaria son católicos, aunque los hay de otras religiones, sobre todo cristianas, y también escuelas sin ideario religioso, como las que participan en el proyecto “Educate Together”. Esto no quiere decir que no haya escuela pública. Aunque la titularidad sea privada, el Estado subvenciona más del 90 % de sus gastos a cambio de que cumplan con el currículo, las evaluaciones, y los programas estatales fijados, y que sus profesores estén debidamente cualificados. Los centros disponen de mucha autonomía, ya que pueden controlar tanto la selección de los docentes como la admisión de los alumnos. Este último punto ha sido motivo de controversia, ya que la ley irlandesa permite a las escuelas católicas considerar la religión como un factor clave en la admisión. De este modo, los alumnos que no profesan la religión católica quedan excluidos de la mayoría de los centros educativos del país.
  4. 5. Los docentes son valorados y se fomenta su formación continua. Los docentes están muy bien considerados y sus salarios, que se reajustan cada 18 meses según los logros alcanzados, son solo algo más bajos que los de un ingeniero. Al terminar sus estudios, el Ministerio observa y evalúa su primer año profesional: si los considera competentes, les otorga la certificación; si no, deben seguir estudiando. Tras adquirir la certificación, los docentes son evaluados por los directores y la Junta de Administración de su escuela, y cada verano deben asistir durante una semana a un curso de formación. El Gobierno les proporciona apoyo y cursos de formación en sus áreas, así como en competencia digital y métodos pedagógicos.
  5. 6. Se protege la lengua irlandesa. El irlandés o gaélico es asignatura obligatoria en el currículo y la lengua vehicular en las regiones de habla irlandesa y en las escuelas de tipo Gaelscoileanna, centros de habla irlandesa en las regiones de habla inglesa del país. Estas escuelas han ido aumentando en número en las últimas décadas, en línea con el creciente interés de la población y la apuesta del Gobierno por dedicar más recursos y apoyo a la enseñanza del gaélico.
  6. 7. Se fomenta el desarrollo de las competencias y el aprendizaje práctico. Las recomendaciones y reformas introducidas por el NCCA en los últimos años han ido dirigidas a promover un enfoque de la enseñanza cada vez más competencial y un currículo donde se desarrollen y evalúen todas las competencias clave. Otra muestra de este fomento del aprendizaje práctico es el llamado Transition Year, año de transición sin exámenes que se cursa de manera opcional al empezar el segundo ciclo de Secundaria para desarrollar distintas habilidades útiles, realizar prácticas laborales y hacer un proyecto. En los dos últimos años del ciclo los estudiantes eligen entre el programa curricular, el vocacional o el aplicado, cada uno con un examen estatal final.
  7. 8. El alumno es el protagonista del aprendizaje. En 1971 Irlanda reformó el currículo, que entonces giraba en torno a las asignaturas, para apostar por un aprendizaje personalizado, centrado en desarrollar al máximo las capacidades e intereses de cada alumno. Se introdujeron entonces conceptos como el aprendizaje por acción y descubrimiento. Hoy el currículo promueve un aprendizaje activo y, desde Primaria, se hace hincapié en el carácter único de cada alumno y en la importancia del aprender a aprender para afrontar retos fuera de la escuela.
  8. 9. Hay libertad metodológica y flexibilidad de horarios. Aunque a través de los currículos se fomenta la investigación científica, el aprendizaje basado en proyectos, el aprendizaje personalizado y online, o el aprendizaje cooperativo, se da libertad a los docentes para aplicar el método que crean más conveniente en cada caso, respetando su criterio y atendiendo a las necesidades de cada grupo. Asimismo, aunque el Ministerio fija unas horas para cada asignatura, ofrece flexibilidad a los centros educativos y a los profesores para hacer variaciones siempre que se cumplan los objetivos fijados.
  9. 10. Se promueve el uso de las TIC en el aula. Irlanda fue uno de los países pioneros en la introducción de las TIC en la escuela y en 1999 ya aparecían en el currículo de Primaria. Desde entonces, el Gobierno ha realizado una gran inversión para dotar a las escuelas de un equipamiento digital adecuado y actualizado, formar a los docentes en competencia digital e integrar las TIC de manera instrumental en todas las asignaturas. 

Las diez claves de la educación en Irlanda [Infografía]

Descarga en PDF la Infografía “Las diez claves de la educación en Irlanda”

Más información:

Completa página de la Comisión europea sobre la educación en Irlanda

El sistema educativo irlandés en la página web del Ministerio de Educación

Informe Education at a Glance de la OCDE sobre Irlanda 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *