Volver al listado

Lanzando dados: juegos de rol y educación

La mayoría de nosotros asociamos los juegos de rol con adolescentes alrededor de una mesa, con hojas de papel llenas de borrones, lanzando dados e intentando acabar con algún enemigo tan mortal como imaginario. Sin embargo, los orígenes de esta diversión no provienen de algo tan inofensivo sino del mundo militar, concretamente, de su uso por parte del ejército prusiano para simular juegos de guerra y, de hecho, a cualquiera que haya visto la película 12 del patíbulo le vendrá a la mente de qué tipo de juegos se trata.

Como en muchos otros aspectos, se producirá un trasvase de lo bélico a lo civil y, en este caso, este trasvase surgirá en el mundo teatral vienés de inicios del siglo XX. El doctor Jacob Levy Moreno, psicólogo y educador, se encontraba estudiando la naturaleza y el origen de la creatividad y para ello creó el primer grupo de teatro con improvisaciones descubriendo, en el proceso, que era terapéutico para los actores. Tras emigrar a los Estados Unidos en 1925 siguió desarrollando y explorando estas ideas creando los métodos del psicodrama y del sociodrama  (más enfocado a la resolución de problemas sociales).

Con el paso del tiempo y como una derivación del sociodrama aparecerían los juegos de rol, como decíamos anteriormente, asociados al ocio y la diversión, generalmente, en algún mundo fantástico, de terror o de ciencia ficción. Posteriormente, y vinculado a las aplicaciones de simulación o estudios de caso, se comenzaron a crear experiencias educativas relacionadas con los juegos de rol.

Aprendizaje activo gracias  a los juegos de rol

El uso de juegos de rol en la educación enlaza perfectamente con el modelo pedagógico del aprendizaje activo (vinculado a modelos constructivistas). De esta forma, las aplicaciones de juegos de rol son un gran método para explorar, entrenar y practicar habilidades complejas tanto a niveles académicos como profesionales y tanto en adultos como en niños. Además, permiten la repetición del trabajo desde diferentes perspectivas y niveles de complejidad, pudiendo ser adaptado una y otra vez a contextos muy variados. De forma más concreta, gracias a los juegos de rol podemos trabajar la resolución de problemas complejos, la toma de decisiones, fomentar el trabajo en equipo y por objetivos, obtener una retroalimentación continuada, lograr efectos positivos en la motivación, la creatividad, la comunicación y la empatía y entrenar habilidades o situaciones reales sin riesgo, en contextos ricos y obteniendo a su vez un aprendizaje significativo.

Cómo preparar un juego de rol

Una vez decidamos que queremos llevar a cabo un juego de rol hay varios aspectos clave que debemos tener en cuenta:

  • Será necesario un conocimiento previo. Por ejemplo, si queremos realizar un juego de rol sobre la Revolución Francesa, los estudiantes han de saber algo sobre este periodo.
  • Debemos realizar una contextualización realista. Esto no quiere decir que deba ocurrir en el “mundo real” si no más bien que debe tener una coherencia.
  • Y, en relación al punto anterior, las instrucciones del juego deben ser claras y a la vez flexibles. Un juego de rol puede irse por derroteros que no imaginamos y por eso hemos de ser capaces de reconducirlo sin que parezca que obligamos a los alumnos a ceñirse a un papel concreto.
  • También habrá que recordar que estamos en un aula y que quizá habrá que realizar algún cambio en su distribución.
  • Para jugar a rol pocas cosas son necesarias pero lápiz, papel, goma y dados deberían estar presentes. No estaría de más recordar que las TIC’s nos pueden ayudar y podemos incluso continuar la partida fuera de clase gracias a la multitud de formas de comunicarnos de las que disponemos ahora.

Tras tener estos aspectos generales en cuenta, ya podemos ir a lo más específico, a esos aspectos que un buen Máster (en los juegos de rol es quien dirige el juego) ha de tener en cuenta.   En este caso, tratándose de un juego de rol educativo, no tendremos que tener en cuenta qué mazmorra queremos asaltar y qué tesoros encontraremos sino más bien qué queremos que aprendan nuestros alumnos. También habrá que tener en cuenta cómo repartimos los roles, ¿dejamos que escojan los alumnos? ¿los repartimos nosotros?… Por último, debemos recordar que nuestro papel como profesores es moderar el juego.

Experiencias y guías

Llegados a este punto puede que el pánico empiece a cundir, sin embargo, hay una serie de fases generales que nos pueden servir como guía:

  • Debemos orientar a nuestros alumnos, explicarles de que va todo esto de los juegos de rol.
  • A continuación hemos de mostrarles las reglas que hemos preparado para esta actividad concreta.
  • Después tenemos queestablecer los roles; para ello podemos utilizar fichas o preparar una pequeña descripción para cada alumno: ¿quién es tu personaje? ¿qué objetivos tiene? ¿qué relación tiene con otros personajes?
  • Lo siguiente es jugar teniendo en cuenta que debemos controlar los tempos. Al final, hemos de recordar que estamos limitados por el horario de clase y el tiempo que queramos destinar a la actividad.
  • Ya para acabar, podemos hacer un pequeño resumen de lo que ha sucedido en nuestra partida para, posteriormente, evaluar y hacer feedback con nuestros alumnos.

Además de tener estas fases como guía tenemos experiencias que podemos adaptar y, afortunadamente, con una amplia diversidad. Tenemos desde tesis, hasta experiencias con idiomas (en inglés o para la clase de ELE) o con ciencias sociales (por ejemplo, con temáticas relacionadas con la multiculturalidad o la solidaridad), interesantes materiales monográficos e incluso páginas webs (tanto en castellano como en inglés con la completísima EnRole) dedicadas exclusivamente al tema.

Así pues, ya no queda ninguna excusa para lanzar dados en clase y aprender divirtiéndonos: esperamos que os animéis a probar los juegos de rol en clase y a difundir vuestras experiencias.

2 Comentarios

  1. Elizabeth del Carmen Ríos Cid -

    Felicito a los que han creado estas páginas,soy una profesora rural de Chile,ubicada en la novena región,ciudad Temuco,comuna de Padre las Casas,me agrada aprender en pos de mejorar los aprendizajes de los estudiantes,me agradaría seguir informando acerca de estrategias que utilizan en el aula los docentes finlandeses.
    Agradezco su preocupación no solo por los niños/as finlandeses, sino también por los niños/as del mundo.
    Gracias,saludos cordiales y respetuosos a todos lo que luchan por un mundo mejor ypor la felicidad de los niños/as.
    Atte
    Elizabeth Ríos Cid

    1. Equipo aulaPlaneta
      Equipo aulaPlaneta Post author -

      Hola Elizabeth, muchas gracias por tu comentario. Esperamos que nuestro contenido te sea de utilizad. ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *