Volver al listado

Aprendizaje adaptativo. Una educación personalizada a través de las TIC

Por aprendizaje adaptativo entendemos toda iniciativa pedagógica basada en el análisis, por parte del profesorado, de datos generados durante el proceso de aprendizaje del alumnado. Este seguimiento -también conocido como learning analytics– permite que dicho proceso de aprendizaje se adapte a las necesidades educativas de cada alumno, como estudiante y como ser humano. De este modo, el aprendizaje adaptativo permite que cada alumno alcance los conocimientos exigidos en cada curso a su propio ritmo, convirtiéndose así en un sistema pedagógico capaz de dar una atención personalizada al mayor número de alumnos posibles en entornos escolares que, en muchos sentidos, son cada vez más diversos y plurales.

Un poco de historia

Durante la década de los cincuenta del siglo XX, se dio el que a día de hoy se considera como el primer paso en el camino hacia la conceptualización del aprendizaje adaptativo: la Teoría del Aprendizaje Programado promulgada por el psicólogo y filósofo social B. F. Skinner (1904-1990) y, muy especialmente, una de sus bases: la Máquina de Enseñar. El Aprendizaje Programado ya ofrecía algunas de las cualidades pedagógicas propias del futuro aprendizaje adaptativo, aunque desde una perspectiva puramente conductista. El proceso formativo se construía a partir de pequeñas secuencias que estaban divididas en tareas, que el alumno debía superar una por una antes de pasar a la siguiente secuencia de aprendizaje. Y sólo entonces se consideraba que el estudiante había logrado asumir los conocimientos que se le exigían.

Dos décadas más tarde, el llamado movimiento de la Inteligencia Artificial sembró el terreno hacia el auge tecnológico que, durante los ochenta, impulsó la expansión del ordenador personal y la digitalización y catalogación de la información. El auge de estas TIC, hoy prácticamente omnipresentes en nuestras vidas, y el estallido del Big-Data y la consiguiente irrupción de Internet, permitieron que el aprendizaje adaptativo diese el salto cualitativo que lo ha convertido, a día de hoy y no sin polémica, en un modelo pedagógico con un creciente número de seguidores. Y también en un sistema educativo que, gracias a la red de redes, perfecciona considerablemente sus modelos precedentes.

El aprendizaje adaptativo en tiempos de las TIC

Por su capacidad para almacenar y cotejar información, las TIC permiten la creación de rutas de aprendizaje específicas para cada alumno, combinando datos generados por la actividad del alumnado con información estadística y generando patrones y respuestas predefinidas a partir del estudio del grado de eficiencia y frecuencia con la que el estudiante complementa sus tareas. Además, y debido a su naturaleza en línea a través de Internet, el aprendizaje adaptativo digital del siglo XXI es capaz de mejorar como programa pedagógico, afinando sus estadísticas cuanto más uso le den los estudiantes que lo utilicen. De este modo, y como demuestran programas como LearnSmart, que utiliza el libro digital del alumno para crear su itinerario educativo, o Knewton, que crea el itinerario educativo mientras es utilizado por el alumno en tiempo real, estos sistemas de aprendizaje adaptativos aprenden de los estudiantes para personalizar su educación.

Esta capacidad de aprendizaje del propio programa se logra a través de una serie de algoritmos informáticos que contabilizan los resultados de los alumnos, el tiempo que han invertido en conseguirlos, los errores que han cometido y su rendimiento personal y se comparan con el resto de los estudiantes del aula digital y, también, con su comportamiento en la red del programa. Un sistema que cuánto más usa el alumno, más aprende a plantearle las preguntas adecuadas para mejorar su formación.

Además, su implementación a través de las TIC ofrece una ventaja respecto a anteriores “versiones” de este sistema de aprendizaje: su ubicuidad. Gracias a la omnipresencia de dispositivos vinculados de algún modo u otro a las TIC, y sobre todo a lo cotidiano de su uso, el aprendizaje adaptativo puede llevarse a cabo tanto dentro como fuera del aula en el más claro ejemplo de educación a través de la iniciativa Bring Your Own Device (BYOD), que aprovecha los dispositivos tecnológicos de los alumnos como fuente de aprendizaje.

Pero más allá de sus características específicas como sistema educativo, el aprendizaje adaptativo ofrece una serie de ventajas concretas tanto para maestros como para alumnos.

Ventajas para los maestros

  • Ahorra tiempo en la preparación del material didáctico, y en la corrección y evaluación del alumnado. El aprendizaje adaptativo a través de las TIC permite al profesorado invertir el tiempo ganado en solventar las dudas de los alumnos de forma individualizada o grupal, sin por ello perder autoría sobre los contenidos a dar en clase. Programas como el australiano Smart Sparrow, por ejemplo, ofrece a los maestros un software con el que pueden construir sus propias tablas de ejercicios e itinerarios adaptativos.
  • Facilita el seguimiento de los alumnos y sus progresos, ya que permite al profesorado visualizar la actividad de los alumnos durante cada una de sus sesiones y así poder ayudarle o guiarle, si así lo necesita. Muchos de estos programas ofrecen datos sobre la evolución del curso, informando al maestro del grado de conocimiento asumido por sus alumnos, y también la posibilidad de mostrar sus resultados a los familiares del estudiante en caso de necesidad durante una reunión entre padres y maestros.
  • Permite asignar tareas alternativas o complementarias, de forma individual y/o grupal, con rapidez y de forma cómoda. Sólo se debe elegir el contenido a aprender y enviárselo al alumno o alumnos que se desee, para motivar la mejora de su aprendizaje en aquellos aspectos de la asignatura en los que cojee.

Ventajas para los alumnos

  • Se convierten en protagonistas de su propio proceso de aprendizaje, ya que les permite trabajar de forma autónoma, dentro y fuera de la escuela, gracias al itinerario formativo creado en los entornos educativos digitales. En algunos casos, el aprendizaje adaptativo permite al estudiante aprender de sus propios errores, ya que plantea la posibilidad de revisar las actividades y los contenidos todas las veces que lo necesite.
  • Plataformas como Matic de aulaPlaneta, dedicada al aprendizaje adaptativo de matemáticas para alumnos de entre primero y cuarto de ESO, permiten trabajar conceptos y habilidades, y no sólo asimilar los contenidos propuestos. Además de materias curriculares, la buena ejecución de estos sistemas enseña a interpretar, aplicar y evaluar resultados y a utilizar conceptos y procedimientos matemáticos, pero también da autonomía a los alumnos y, sobretodo, les permite saber en qué punto de su proceso de aprendizaje se encuentran. Básicamente, les permiten aprender a aprender.

¿Utilizáis el aprendizaje adaptativo en vuestras clases? ¿Qué ventajas le encontráis, respecto a otros tipos de enseñanza? ¡Compartidlo con nosotros!

Más información

Matic

Learning analytics.

Aprendizaje adaptativo, por María del Carmen Morrillo Lozano.

El aprendizaje adaptativo en diez preguntas (Infografía).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *