Volver al listado

Un belén diferente, divertido y original

Se acerca la Navidad, y no podíamos dejar pasar la oportunidad de crear nuestro propio pesebre de una forma especial y única, con piedras pintadas.

Se trata de una forma distinta de preparar el belén, que propone cambiar las figuras compradas en el comercio con otras hechas por los pequeños de la casa con sus propias manos. Una manera de recuperar el espíritu navideño, realizar una actividad en familia y darle al pesebre tradicional un encanto y un valor muy especiales.

Las piedras son un elemento natural que, además de ser de bajo coste, viene acompañado de muchas ventajas.

  • La más importante es que aprovechamos el tiempo libre que nos proporcionan las vacaciones para compartir buenos momentos con los peques de la casa. Ellos son los protagonistas en estas fiestas y hacerles partícipes con alguna actividad relacionada con la Navidad les encantará. Además de pasarlo genial buscando las piedras para crear cada personaje de este pesebre, aprenderán a hacer manualidades que les proporcionarán múltiples beneficios.
  • Desarrollarán su creatividad e imaginación, pensando qué personaje van a pintar en cada piedra, disfrutando de la oportunidad de expresar su mundo, jugando con la fantasía y la realidad y trabajando su desarrollo cognitivo.
  • Compartir con ellos ese valioso tiempo, también les aportará seguridad y autoestima y ayudará a mantener la atención y concentración en lo que están haciendo.
  • Y, por supuesto, hay que considerar el aprendizaje de perseverancia y la paciencia que obtendrán al hacerlo.

Estos son solo algunos de los beneficios. Increíble, ¿verdad? Recuerda que cualquier motivo puede ser válido para realizar manualidades con los más peques. Aquí puedes encontrar otros ejemplos para disfrutar con ellos. Pues ya solo queda ponerse manos a la obra para crear este fantástico Belén y ¡viva la Navidad!

¡Vamos allá!

Aquí os mostramos los materiales que necesitaréis:

  • Piedras
  • Rotuladores para pintar en piedra
  • Pinturas acrílicas: dorado, blanco, bronce…
  • Lápiz y goma
  • Pinceles
  • Plastilina
  • Barniz

Antes de comenzar a hacer cualquier manualidad con niños, acordaos de proteger la superficie donde vayáis a trabajar y poneros ropa que no os importe manchar. Para realizar más fácilmente este tipo de manualidades tened en cuenta los 10 mejores consejos para pintar con niños. Ahí encontraréis los mejores trucos y consejos para obtener unos buenos resultados de forma rápida y fácil.

Crea tu belén navideño paso a paso

  • Comenzamos por buscar las piedras en la playa o en el río.

Si no vivís cerca de ninguno de estos lugares, quizás podáis encontrar alguna en el campo. Debéis tener en cuenta de no hacerlo en ningún lugar protegido o donde se pueda alterar el ecosistema. Si no encontráis, podéis preguntar en algún vivero de plantas. Otra opción es hacer vuestras propias piedras con cemento y crearlas a vuestro gusto, puede ser muy divertido darles forma.

  • Lavad las piedras

Una vez tengáis las piedras, es muy importante lavarlas con un cepillo y jabón.

  • Pintad una base de blanco

A continuación, aplicad un par de manos de pintura blanca acrílica con pincel a cada pieza, dejando secar bien cada capa. Así haréis que los colores resalten más.

  • Dibujad un boceto a lápiz

Antes de comenzar a pintar, dibujad con un lápiz, de forma suave, (para que después el lápiz no se note) el boceto sobre las piedras que elijáis. Si queréis, podéis echar un vistazo en Pinterest para ver algunos ejemplos y modelos a seguir.

  • Pintar detalles y perfilar

En esta ocasión hemos usado rotuladores en casi toda la manualidad, ya que a los peques les cuesta mucho esperar a que se sequen la pintura con pincel. Por ello hemos pensado que sería más ameno y divertido para ellos. Para el toque de brillo de color oro si hemos pintado con pintura acrílica con pincel. Una vez tengáis las figuras pintadas, perfilad los bordes con un rotulador fino. Si os equivocáis no importa: un truco es pintar encima con un rotulador blanco y esperar que se seque, después podéis volver a pintar.

  • Aplicad barniz

Para proteger esta manualidad y que perdure en el tiempo, recomendamos un par de manos de barniz no tóxico, para que los niños puedan aplicarlo. Ya solo queda buscar el lugar donde poner el belén y, si tenéis problemas para mantener las figuras de piedra en pie, podéis usar plastilina en la base para sujetarlas.

¡Y listo! lo mejor de esta manualidad es que cada año podéis ir ampliando vuestro Belén y hacerlo una tradición familiar. ¿Qué os parece la idea?

Más información:

https://piedracreativa.com 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *