Volver al listado

Cinco sugerencias para unas Navidades sostenibles

La Navidad es la época del año en la que resulta más evidente la huella ecológica que generamos con nuestros gastos y excesos. Por eso es un buen momento para que tus alumnos descubran que las decisiones que tomamos día a día afectan al medio ambiente y condicionan el futuro del planeta.

  • ¿Cuál es el impacto ambiental de nuestro tren de vida?

Como primer paso, tus alumnos pueden familiarizarse con los conceptos básicos a través de este vídeo.

Una opción más avanzada es que aprendan a medir ellos mismos la huella que cada uno de nosotros, con su estilo de vida, deja sobre el medio ambiente. Una vez realizado este ejercicio, es el momento de que los alumnos tomen conciencia de que, si queremos un mundo sostenible, todos tenemos que aportar nuestro grano de arena.

 

  • Reciclar desde el aula

Las celebraciones navideñas generan toneladas de vidrio, papel, cartón, plástico y, por supuesto, una ingente cantidad de móviles, tabletas y otros dispositivos electrónicos que serán desplazados por las últimas novedades tecnológicas. Aquí  encontrarás recursos para que los más pequeños aprendan a reciclar de forma adecuada los residuos. Y los alumnos de secundaria pueden preparar, por ejemplo, actividades relacionadas con el reciclaje de los aparatos electrónicos. La escuela es, en definitiva, un lugar donde todos juntos podéis desarrollar infinidad de proyectos para gestionar el aprovechamiento de residuos.

 

  • Desde el árbol hasta los adornos: hazlo tú mismo

Hay muchas opciones para elaborar un árbol de Navidad con materiales reciclados, así como todo tipo de manualidades divertidas y variadas.

Vía: ecoinventos

Aquí tienes más propuestas para hacer adornos casero; y en este vídeo encontrarás ideas explicadas paso a paso a partir de objetos comunes. Por supuesto, lo mismo puede aplicarse a las tarjetas de felicitación. Todas estas iniciativas, además de fomentar la creatividad, contribuyen a descubrir las posibilidades ilimitadas que ofrece el reciclaje.

 

  • No juzguemos un regalo por su envoltorio

Lo hemos visto año tras año: la alegría que despierta una pila de regalos deja tras de sí jirones de papel y cintas de todos los colores. ¿Por qué no aprovechar otros materiales para envolver los regalos? Desde piezas de tela, ropa que ya no usamos, hasta hojas de revistas, envases desechables o mapas de calles.

Vía: ecoinventos

Aquí tienes ideas originales y sencillas. Y lo mejor es que se pueden aplicar todo el año, en cualquier ocasión en la que se tenga que hacer un regalo.

 

  • Stop! Frenemos un poco

La Navidad no tiene por qué ser una carrera de obstáculos, entre celebraciones, compras y cenas copiosas. Podemos hacer menos cosas, pero disfrutarlas todas al máximo. Para contrarrestar la tendencia a las prisas y excesos, este es un buen momento para que tus alumnos descubran los efectos positivos del mindfulness. Recuerda los beneficios que esta filosofía de vida puede tener sobre su rendimiento académico.

Podemos conseguir muchas cosas con solo cambiar algunos hábitos. Y el primer paso es que tus alumnos tomen conciencia de que el futuro está en sus manos.

 

Más información: 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *