Volver al listado

5 tips para escribir la carta a los Reyes Magos

Probablemente, el carbón es la primera amenaza real que todos sufrimos en nuestras vidas. Y había un momento en el que el temor a perder nuestros regalos se volvía más real que nunca: el momento de escribir la carta a los Reyes Magos. Por eso, plantear la redacción de la carta puede ser una actividad que te permita abordar de un solo golpe distintas líneas educativas y emocionales. Pero… ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de lanzarle esta propuesta a los pequeños? Aquí van cinco consejos que te pueden ayudar:

  1. Aprender a reflexionar sobre uno mismo: Como antídoto al temido carbón, la carta a los Reyes Magos nos permite un valioso ejercicio de autocrítica e introspección. Anima a los niños a evaluar su conducta a lo largo del año y aprovecha para reforzar su autoestima y sus valores haciéndoles ver todo lo bueno que han hecho.
  2. Enseñar a elegir correctamente: Es probable que los pedidos de los niños estén influenciados por lo que ven en televisión o por las películas del momento, o que ya tengan en mente el regalo que han visto en un catálogo. Y tampoco podemos descartar un efecto contagio espontáneo por el cual todos querrán el mismo juguete. Esta es una buena oportunidad para hacerlos pensar en los regalos que están pidiendo: ¿realmente lo necesitan o se parece a algún juguete que ya tienen? ¿Es adecuado para su edad? ¿Es para jugar solos o con amigos? Lo importante de este ejercicio es que los niños puedan escoger tan libremente como les sea posible y no en respuesta a la presión publicitaria.
  3. Adiós al sedentarismo: Muchos juegos y juguetes modernos proponen un entretenimiento sedentario. Ante una elección de este tipo, siempre podemos sugerir juguetes que impliquen salir al aire libre, correr y saltar, o aquellos que incluyan a más niños. Balones, bicicletas, patines… hay una amplia gama en este sentido.
  4. No todos los regalos son físicos: ¿Y regalos que no puedan tocarse? Una vez que han expresado sus deseos, puedes preguntarles si no pedirían también algo inmaterial: el fin de las guerras en el mundo, que no haya niños sin regalos en Navidad, que la salud de algún familiar mejore, o quizás comprometerse a visitar más al abuelito este año… Es una manera muy simple de hacer aflorar buenos sentimientos y despegar la Navidad del interés meramente material
  5. Inculcar el valor del esfuerzo: Es importante que los niños no crean que la magia de los Reyes les da carta blanca para pedir muchos regalos o unos muy caros. Una forma de cumplir esta norma sin romper la ilusión es explicarles que los Reyes deben llevar juguetes a muchos niños en todo el mundo y que no es posible pedirles muchas cosas. Otra manera es que ellos propongan tres o cuatro opciones en su carta a sabiendas de que luego los Reyes decidirán cuál pueden traerle. Aunque no lo asociemos directamente con el dinero, lo importante es que los pequeños comprendan que detrás de cada regalo hay un esfuerzo que deben valorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *