Volver al listado

“Si no hay cariño ni respeto es imposible educar”

Entrevista a Marisol Gracia Antolinos, educadora y propietaria del ¨Centro Privado de Educación Infantil La Casita Bilingual School ¨, en  Torrevieja (Alicante).

Premio Estrella de Oro al mérito empresarial del Instituto para la Excelencia Profesional Finalista en el premio de Marketing Educativo, categoría Redes Sociales.

La filosofía educativa de vuestra escuela se basa en la educación emocional ¿en qué consiste?

Nosotros nos centramos, ante todo, en el vínculo afectivo que se establece entre el docente y los niños. El docente ha de saber gestionar en primer lugar sus propias emociones, de otra forma no será capaz de enseñar a los más pequeños a aprender a manejar las suyas propias, teniendo en cuenta que son edades muy tempranas, ya que tenemos niños desde los 4 meses hasta los 3 años.

Lo más importante, es que la educadora sepa proporcionar un ambiente educativo adecuado para cada edad, desde el respeto y el cariño, pero también social y emocionalmente saludable. El vínculo afectivo es esencial, si no hay cariño ni respeto es imposible educar la inteligencia emocional. Ahora está muy de moda hablar de educación emocional, de actividades para implementarla, pero si un maestro no se lo aplica a él mismo a la hora de relacionarse con sus alumnos, de crear el ambiente adecuado de aprendizaje, siendo él mismo un ejemplo tanto de actitud como de lenguaje a seguir, por muchas actividades innovadoras que haga sea de educación emocional o de ciencias, no va a llegar a sus niños.

¿Crees que las universidades están formando y preparando  a los educadores  para la educación emocional?

Te puedo hablar de mi experiencia personal. Yo he estudiado el Grado Superior de Educación Infantil y a mí no me han enseñado educación emocional. Me han enseñado otras cosas estupendas que me han servido mucho, pero la educación emocional no se contempla en la formación del docente y es algo que creo que falta. De hecho, creo que los docentes tendrían una herramienta muy importante en el aula para cuestiones como la resolución de conflictos, trabajar la empatía o la educación en valores como la solidaridad o la igualdad.

Parece entonces que la formación de los profesionales está un poco desconectada de las necesidades actuales, de las nuevas metodologías..

Así es. Yo tengo un hijo de doce años. Ha estudiado con profesores más jóvenes que yo, y que tenían el mismo sistema que un profesor de lengua que tuve yo de niña. Sigue vigente un sistema antiguo, una manera de formar a los profesores para que sigan siempre el mismo esquema. Es algo equivocado, porque la sociedad evoluciona, los niños también y tienen otras necesidades e inquietudes educativas diferentes. Si la educación se queda estancada…

Estamos viendo hoy muchos problemas, sobre todo de tipo social, y si el docente no es capaz de gestionar lo que le está sucediendo hoy en las aulas, el problema empeora y se traslada al futuro educativo de los niños, además de la frustración del propio docente que no ha sido formado para eso y no sabe cómo abordarlo…

O sea que sois autodidactas

Efectivamente. Yo me interesé por la educación emocional a partir del caso concreto de un niño, me pregunté ¿por qué le ha pasado esto? Y así descubrí a Daniel Goleman y su idea de inteligencia emocional como otra capacidad más que los seres humanos tienen y necesitan para su desarrollo personal. Empecé a investigar y me autoformé, fui a cursos, fui a Madrid, todo por mi cuenta. Y luego lo puse en práctica, con actividades pero también en la rutina de cada día, en mi forma de hablar con los niños, más suave y tranquila, incorporando actividades que los estimulen… pero como os digo todo yo sola.

Paqui Fernández Ruiz, directora y propietaria de La Casita, también se ha formado de la misma manera, por su cuenta, por lo que establecimos nuestra propia metodología en nuestro centro, y el equipo que está con nosotras tiene que desarrollar las mismas capacidades sociales y emocionales que nosotras consideramos esenciales para la educación de los más pequeños.

También es verdad que muchos docentes se dedican a quejarse del sistema pero no hacen nada, se dejan llevar por el resto, muchos haciendo oídos sordos y ciegos antes injusticias. Uno, en su clase, por muy pequeño que sea puede hacer grandes cosas, innovar y utilizar la creatividad para motivar a los niños a la hora de aprender, y plantar una semillita: la curiosidad por aprender.

Hay centros de primaria que apuestan por nuevas formas de educación pero fracasan porque el cuerpo docente no está preparado…

Sí, y en este sentido se debe evolucionar y prepararse para las necesidades educativas que están surgiendo hoy en las aulas. En mi caso pensé: estos niños necesitan más, necesitan un docente que les ayude a manejar sus emociones, a comprenderlas pero también que les proporcione un ambiente de afecto y respeto adecuado, en el que ellos se sientan cómodos para expresar lo que sienten. Y comencé a estudiar e interesarme por este tema. Esto me ha permitido poder utilizar distintas metodologías que funcionan maravillosamente y proporcionan herramientas que ayudan en nuestra labor educativa, como es el caso de las terapias alternativas con la musicoterapia para relajar a los niños, el yoga infantil, con los niños de dos años, el mindfulness o nuestro proyectos de experimentación en La Casita, donde los niños aprenden conceptos por medio de la experimentación con materiales del entorno a través de sus sentidos. De ahí nuestra frase de que “Si me emociono, aprendo”, porque sin emoción no hay aprendizaje, y Francisco Mora, científico e investigador lo ha constatado.

Pero cuando pasan a Primaria estos métodos no tienen continuidad.

Nosotras no conocemos ninguno pero sabemos que en muchos centros sí se siguen, por eso muchos expertos dicen que es una pena que el éxito o el bienestar de un niño en la escuela dependa del maestro que le toque.

Por ejemplo, he nominado a una docente, una gran maestra de infantil que trabaja en el público, y ha salido finalista en los premios ABANCA al mejor docente de España, Eva Mª Alcaraz Pérez. Trabaja con el corazón, se implica con padres y niños cada vez que tienen un problema, utilizando la creatividad y sobre todo, el amor con los niños de su clase, y aunque hay muchos docentes como ella, quedan muchos todavía por despertar esa inquietud por innovar y mejorar.

Lamentablemente, la mayoría de los maestros están formados en la consecución de objetivos, informes, etc… pero cada grupo de niños tiene unas necesidades concretas.

El papel de los padres es importante. Habéis hecho sesiones con ellos…

Están encantados. Se dan cuenta de que la escuela infantil no es solo un lugar para dejar a los niños y que te los cuiden mientras van a trabajar. Al ser también bilingües algunos se sorprenden porque¡ hasta hablan palabras en inglés con solo un año! Y es que los niños sienten, escuchan, miran…

Los padres se han implicado mucho, la verdad. Ha habido una gran participación en la vida educativa de sus hijos en estas edades tan tempranas y por ello estamos muy felices. Un ejemplo de ello es la Autumm party, en la que los padres montan una representación de teatro para sus propios hijos y realizan actividades como castañada, recogida de hojas de otoño… o con nuestros proyectos solidarios como el que hacemos en Navidad a favor de Cruz Roja, “Ningún niño sin Navidad”, en el que donan juguetes y luego vienen a ayudarnos a envolverlos para que posteriormente Cruz Roja los reparta a los hogares con niños en peligro de exclusión social.

¿Vuestro sistema educativo tiene continuidad en otros centros?

Sí que hay centros que apuestan por la innovación y la creatividad pero en este sentido, la verdad es que no hemos encontrado otros centros con nuestra  metodología, ya que es muy personal y basada en nuestras vivencias y nuestra formación por supuesto, mías y de Paqui que somos las fundadoras de este centro. Tenemos el privilegio de que la primera infancia es más flexible.

Quizás porque a la gente le preocupa que no estén tan preparados académicamente

Esto es como el yin y el yang. Ha de haber un equilibrio. No se puede hacer todo solo con libros, y no se puede hacer todo solo con corazón, ha de haber un complemento entre los dos. Es algo que se debería incluir en la formación del docente.

Estás muy en la línea de lo que proponen entidades como aula Planeta

Sí, os sigo desde hace tiempo, sigo vuestro blog y encontramos cosas muy interesantes en él. He descubierto propuestas de aula Planeta que ahora estáis desarrollando que creo son muy interesantes, como el de la activación del aprendizaje de los alumnos o el de matemáticas, basado en el aprendizaje adaptativo, con matic. ¡Fantástico! Porque aprendes nuevas formas de educar y estamos informados continuamente en lo que ocurre en educación.

¿Qué opinas de otros modelos de éxito? En Finlandia, por ejemplo, empiezan a estudiar bastante tarde

Sí, los países escandinavos son un modelo de éxito. Pero depende cómo lo hagan. Por ejemplo, yo he tenido niños noruegos que sus padres me decían que allí pasan de la total libertad a luego, en primaria, el siéntate un montón de horas y no te muevas. Tiene que se un proceso gradual, por eso la madre noruega me decía que estaba tan bien en España, porque aquí se educa de una manera gradual… pero es verdad que son modelos famosos y de mucho éxito, que a lo mejor lo que estamos hablando desde el principio, la base del éxito está en la forma de educar, es decir, en la formación del docente.

La Casita está teniendo mucho éxito…

Estamos muy contentas, tenemos todas las plazas ocupadas. Supongo que es un conjunto de cosas: nuestra metodología, nuestra esencia, quiénes somos, cómo lo hacemos, desde el respeto y el cariño, y en un ambiente multicultural, las ayudas – la subvención del bono infantil ya que estamos autorizadas por la Conselleria de Educación de la Comunidad Valenciana-, el que sea una escuela bilingüe en una ciudad con tantas nacionalidades como es Torrevieja.

Y salís en TVE dentro de poco

Sí, un día nos llamó TVE y nos pidieron colaborar en un programa nuevo de educación y conciliación familiar y nos pareció genial. Tenemos ganas de ver el programa porque será súper emotivo. Se emitirá en breve.

Habéis ganado varios premios, y habéis quedado finalistas en el premio de Márketing Educativo

Estamos muy contentas, sobre todo teniendo en cuenta la importancia de las escuelas que competían. Muy orgullosas. Quedamos finalistas en la sección en las que nos presentamos, la de Redes Sociales.  Las redes son una maravilla, a nosotras nos están ayudando a difundir nuestra metodología y labor educativa con nuestros niños. Los padres nos siguen, amigos docentes también, puedes promocionar talleres y actividades… tenemos una media muy alta de likes y de seguidores que apoyan nuestro método de educación.

Y eso que el marketing  educativo nuestro nos lo hemos hecho nosotras mismas. El logo de la Casita lo hicimos sentándonos Paqui y yo, ¡por eso es como es! (risas) Para nosotras ser finalistas ya es un premio. Significa que no lo estamos haciendo tan mal y le da sentido a nuestro duro trabajo junto con nuestras familias, que nos apoyan totalmente en todo momento.

Además, es que usamos como nosotras decimos el marketing emocional. Contamos lo que hacemos en La Casita desde el punto de vista de cómo nos sentimos al vivirlo con los niños, y creo que por eso la comunicación tiene éxito, no es puramente informativo.

¿Conoces más experiencias como la vuestra?

Hemos investigado porque nos gusta aprender cosas de otros docentes, y hay escuelas que hacen cosas muy bonitas, que ayudan a que los niños a aprender  experimentando, investigando… ¡es genial!

¿Usáis las nuevas tecnologías?

Sí, como te  decía antes además  de para dar a conocer nuestra escuela a través de las redes sociales, pagina web tenemos claro que las nuevas tecnologías son esenciales no sólo para  publicidad, sino también para vender nuestro producto y dar a  conocer lo que   hacemos a diario.

Y desde el punto de vista educativo con nuestros alumnos  del aula de dos años estamos implantando el uso de  las tablets, sobre todo para trabajar la lengua inglesa.

Ahora las familias está tomando conciencia de que el Primer Ciclo de Educación Infantil no es sólo tener ahí los bebés, tenerlos sentaditos y darles biberón. Aquí en La Casita les educamos y les hacemos participes de sus aprendizajes. Se pueden hacer cosas maravillosas con niños en edades tempranas les ayudamos a pasar al Segundo Ciclo de Educación Infantil con una base muy notable en todos los ámbitos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *