Volver al listado

Las 8 claves del sistema educativo en Bélgica

Estado miembro de la Unión Europea cuya capital, Bruselas, es también la principal sede administrativa de la Unión y sede de la OTAN, país multilingüe que consta de tres comunidades definidas por otras tantas lenguas oficiales, el flamenco (o neerlandés), el francés y el alemán, cuya convivencia ha generado no pocas tensiones políticas y sociales, conocido por su chocolate, su cerveza y, también, por ser el país de origen del detective ideado por la novelista Agatha Christie, Hercules Poirot… Bélgica es un país tan famoso como, en el fondo, escasamente conocido en profundidad en muchos de sus aspectos. Es el caso de su sistema educativo, sobre el que proyectaremos algo de luz en los siguientes ocho puntos principales para responder a la pregunta ¿cómo es la educación en Bélgica? ¿Qué particularidades tiene su sistema educativo?

 

  1. La educación es obligatoria de los 6 a los 18 años, pese a que muchos estudiantes belgas prosiguen sus estudios hasta los 23 años, aproximadamente.
  1. La escolarización obligatoria está dividida entre primaria y secundaria. La primaria abarca todo el alumnado que va desde los 6 hasta los 12 años de edad, y consta de tres ciclos de dos años cada uno. Al finalizar este periodo, se otorga un certificado a los estudiantes, que les permite pasar al siguiente nivel formativo. Es el de secundaria, que va desde los 12 hasta los 18 años y que parte de una base que varía dependiendo de la zona en la que se imparta. En la zona francófona, este nivel permite a sus estudiantes elegir entre dos posibles opciones: cumplimentarla en tres ciclos de dos años o en dos ciclos de tres años. La primera de las dos opciones, mayoritariamente elegida por los estudiantes, es la única disponible en las zonas de habla alemana y flamenca del país y consta, como decíamos, de tres fases de dos años denominadas grado de observación (de 12 a 14 años), grado de transición (de 14 a 16 años) y grado de determinación (de 16 a 18 años). Además, la secundaria puede darse de cuatro formas diferentes: general, técnica, artística y profesional, siendo esta última compuesta por dos secciones: la de transición, que prepara a sus alumnos para la enseñanza superior, y la de cualificación, que los preparar para un oficio.

 

  1. La educación superior no obligatoria está dividida en dos posibles vías: la universitaria y la no universitaria. La educación superior universitaria implica un mínimo de cuatro años de estudio, mientras que la no universitaria se organiza en dos tipologías diferentes: la corta, que es la predominante en las comunidades de habla alemana y comprende ciclos de estudio de entre 3 y 4 años de duración, y la larga, de naturaleza y duración muy similar a la educación superior universitaria. Esta educación no superior comprende aprendizajes del ámbito de la agronomía, las artes decorativas, economía, sanidad, pedagogía, asuntos sociales, estudios técnicos y traducción e interpretación.

 

  1. Los educación belga se divide en dos posibles ramas, una laica y una religiosa. Fruto de las tensiones existentes entre el laicismo la religión católica a lo largo de la Historia de Bélgica, está estipulado que la rama laica quede bajo el control de las comunidades en las que se integra, mientras que la religiosa, generalmente católica e igualmente subvencionada por el estado, es controlada tanto por estas comunidades como por las autoridades religiosas, aunque estas últimas lo hacen con un grado de poder muy limitado.
  1. Al contrario de lo que ocurre en muchos otros países de la OCDE, las mujeres con un alto nivel educativo son más propensas a conseguir un trabajo estable que sus compañeros hombres aunque solo sea por un porcentaje muy pequeño, de apenas unas décimas. Además, la tasa de conversión laboral tanto para hombres como para mujeres con estudios superiores es mayor que la de la media de los países de la OCDE, con alrededor de dos puntos de diferencia para ambos géneros.

 

  1. Los sueldos de los docentes belgas son superiores a los de la media de los países de la OCDE, independientemente de la comunidad lingüística. Esta superioridad económica respecto a la media se da en todos los niveles educativos existentes, lo que podría explicar el hecho de que la media de edad de los docentes es más joven que la de la media de los países de la OCDE.

 

  1. Una importante mayoría de los centros educativos belgas son de gestión pública. Un 95% de los fondos educativos del país proviene de las arcas del estado, mientras que solo el 5% restante proviene del sector privado.

 

  1. La educación formal e informal tiene una importante presencia durante la vida adulta de los ciudadanos belgas. En el caso de la región flamenca del país, Flandes, por ejemplo, un 49% de los adultos sigue formándose de algún modo u otro y sin ningún tipo de obligatoriedad.

Para saber más:

Panorama de la educación 2017. Indicadores de la OCDE.

Education at Glance 2017: Belgium.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *