Volver al listado

Escoger centro educativo: ¿Cómo decidirse?

Durante las fechas en que se celebran las jornadas de puertas abiertas en colegios e institutos, muchos padres tienen que  tomar una decisión importante sobre la educación de sus hijos. A veces,  no están preparados. ¿Público, privado, bilingüe, religioso, aconfesional? Estas y muchas otras preguntas son las que asaltan a las familias cuyos hijos entran al sistema educativo por primera vez o cambian de etapa o residencia.

Y no es para menos, porque escoger un centro educativo entraña una gran responsabilidad. Nivel académico medio, ideario, idiomas, ratio de alumnos por clase, distancia, actividades extraescolares… La lista de aspectos a considerar tiende al infinito. Jorge Casesmeiro, pedagogo y asesor del Colegio Profesional de la Educación de la Comunidad Valenciana, resume la cuestión en una elocuente frase: “No existe un mejor colegio sino un colegio mejor para mi hijo”.

En este sentido, psicólogos, orientadores y psicopedagogos coinciden en que las familias tienen el deber y la responsabilidad de informarse debidamente antes de tomar una decisión de tal importancia. La libertad de elección de centro educativo de los hijos es un derecho constitucional en nuestro país, pero es una decisión de los padres ejercer ese derecho con responsabilidad.

Entre los aspectos a considerar para escoger la mejor opción destacan el proyecto educativo del centro, que debe coincidir con las expectativas de la familia para que haya sintonía entre el ámbito educativo y el del hogar, o los idiomas. Cada vez más, existen centros públicos que ofrecen programas bilingües o de asignaturas AICLE (Aprendizaje Integrado de Contenido y Lengua Extrangera) en inglés, oferta que ya estaba algo más extendida en centros concertado y privados.

Por otro lado, respecto al ideario y los valores del centro, el profesor de Educación de la Universidad de Navarra Alfredo Rodríguez Sedano destaca la necesidad de cierta coherencia de códigos entre el colegio y la familia para no confundir a los niños y jóvenes con mensajes contradictorios. En este sentido, hay que considerar que además de educar a los hijos para el mundo en que vivimos también deben cultivarse las virtudes necesarias para transformar el entorno en el que van a desenvolverse. El fomento de la cohesión social, el sentido de comunidad y las ganas de aprender que se transmiten a los alumnos son también algunos de los ingredientes de esa fórmula, aunque conviene recordar, sin embargo, que no es fácil encontrar una opción ideal que no tenga ninguna pega.

Estos y otros aspectos son los que alguien que debe tomar esa decisión debe considerar. Ante las dudas que asaltan a tantas familias, queremos ofrecerte algunas claves para que tu elección en este ámbito sea lo más acertada posible. 

  CONSEJOSTen en cuenta aspectos prácticos como la distancia del centro al hogar familiar, la posibilidad de acceso mediante transporte público o privado o el servicio de comedor. Aunque estos factores sean positivos para considerar una opción, no deberían ser definitivos.    • Interésate por el proyecto educativo de las diferentes opciones que estés considerando. Asimismo, conocer el tipo de profesores, su formación y experiencia y la metodología pedagógica que utilizan pueden ser elementos que te ayuden a decidirte.   • Haz caso a los expertos respecto a la elección de un colegio o instituto que responda a los valores de tu familia. La forma de entender el mundo que adquieran tus hijos tiene mucho que ver con ello y por eso es un deber de cualquier familia responsable que deba decidirse.   • Habla con otras familias que conozcan el centro cuando tengas una preselección de posibilidades. Cuantas más voces escuches, mejor será tu criterio a la hora de decidirte, y tendrás menos riesgo de dejarte llevar tan solo por una buena o mala experiencia ajena.   • Visita los centros que estés considerando siempre que exista esa posibilidad. En muchos casos, es interesante hacerlo después de tener en cuenta los aspectos mencionados anteriormente. Así, esa visita en primera persona puede sumarse a la información previa y hacerte decantar definitivamente por la opción que en iguales condiciones te ha transmitido mayor confianza.       Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *