Volver al listado

Educar a niños y niñas en igualdad: ¿qué hay que hacer?

Pese a todos los esfuerzos realizados por gobiernos y sociedad civil para equilibrar la situación, el género sigue jugando un papel determinante en el desarrollo social de las personas. Si bien cabe decir que las desigualdades y discriminaciones por razón de sexo son más flagrantes en los países en desarrollo, las sociedades occidentales también tienen mucho trabajo por hacer. La Comisión Europea, por ejemplo, hizo público recientemente un informe en el que muestra que las mujeres de los países de la Unión Europea cobran, de media, un 17 % menos que los hombres.     Este estremecedor dato no debería sorprendernos, pues su explicación se halla en los roles sociales de hombre y mujer en nuestras sociedades. No se trata de que en el mismo puesto la mujer cobre una nómina inferior, sino que los usos sociales acaban favoreciendo que las mujeres renuncien a mayores compromisos laborales por la maternidad y todo lo que esta comporta. Cuidar de los hijos o atender el hogar son algunas de las actividades que deberían repartirse de forma más equitativa para evitar esa situación.     Para un niño o adolescente, la adquisición de modelos familiares y sociales respetuosos con la igualdad entre sexos es fundamental en el desarrollo de una mentalidad que sea respetuosa y comprensiva con las personas del sexo contrario. Te aconsejamos que trates de ofrecer modelos de actuación correctos y evites repetir en casa los estereotipos de género que tus hijos pueden observar en la televisión, en la calle o en la propia escuela.     Por ello, como padre o profesor, te recomendamos que consultes la Guía de educación afectivo-sexual en la ESO “Ni ogros ni princesas”, elaborada por la Consejería Asturiana de Educación. Es una de las más completas y en ella podrás encontrar consejos y estrategias para conseguir una educación en igualdad.     Entre las medidas indicadas, revertir los estereotipos de género es quizás la más importante y de más difícil aplicación. Dejar de considerar las labores del hogar como algo que no es “trabajo” puede ser un primer paso en la mayoría de los hogares. Sin embargo, hay más cosas que las familias pueden hacer para educar a sus hijos en igualdad. A continuación, te ofrecemos algunos consejos al respecto.
CONSEJOSPredica con el ejemplo a la hora de romper los esquemas tradicionales. Que el hombre asuma tareas que tradicionalmente estaban ligadas a la mujer y viceversa hará que los niños y niñas vean como algo normal la igualdad entre sexos.   • Valora las cualidades de tus hijos como personas y no como hombres o mujeres. Su personalidad, deseos y ambiciones son lo verdaderamente importante. La expresión de los sentimientos propios, por ejemplo, es algo que debes valorar igual en el caso de un hijo como en el de una hija.   • Ten en cuenta que las actividades extraescolares son uno de los primeros núcleos de discriminación sexual desde edades tempranas. Cambia esa tendencia: favorecer actividades alternativas sin hacer diferenciaciones de sexo es una muestra de ese respeto hacia la autonomía de tus hijos para decidir qué les gusta hacer en su tiempo libre al margen de su género.   • Vigila el lenguaje y los chistes o las expresiones sexistas, ya que contribuyen a reproducir modelos muy nocivos para una sociedad desarrollada e igualitaria.   • Ayuda a tus hijos a ser críticos con los roles y estereotipos sexuales que los medios de comunicación ofrecen en muchas ocasiones, y fomenta en ellos una actitud responsable.     Más información:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *