Volver al listado

Educación establecerá una prueba de evaluación al final de cada ciclo educativo

Los alumnos tendrán que superar una prueba de evaluación externa al final de Primaria, Secundaria y Bachillerato si quieren pasar de ciclo y seguir estudiando. Esta es una de las propuestas incluidas por el Gobierno en el borrador de la Ley de mejora de la calidad educativa, que plantea también la eliminación de la Selectividad. Según explicó el ministro de Educación José Ignacio Wert en un encuentro informativo con los medios, el proyecto de ley empezará a debatirse este verano para que en octubre esté listo para trámite. El objetivo es que supere el filtro del Congreso antes de finales de año y se implante en los tres próximos cursos.  

Las pruebas o reválidas propuestas tienen muchos aspectos en común, pero guardan algunas diferencias dependiendo del ciclo que evalúen. Una de las cuestiones comunes es que los alumnos podrán presentarse a los exámenes aunque no hayan aprobado todas las asignaturas, siempre que sus suspensos no sean más de dos. Si pasan el examen, aunque tengan asignaturas pendientes, podrán pasar de ciclo y seguir estudiando.  

En el caso de la prueba de evaluación de Primaria, los alumnos que no superen las competencias básicas de matemáticas y lectura serán obligados a repetir curso (6º de Primaria). No obstante, y aquí reside una de las peculiaridades de la reválida de Primaria, si han sido repetidores con anterioridad pasarán al siguiente ciclo con una notificación para que reciban un mayor apoyo escolar.  

En cuanto a la prueba de Secundaria, esta tendrá dos versiones: una destinada a aquellos que quieran estudiar Formación Profesional y otra para los que continúen su itinerario hacia Bachillerato. Los alumnos que aprueben todas las asignaturas de 4º de ESO obtendrán el título obligatorio. También pueden conseguirlo si pasan la prueba, independientemente de sus suspensos. Pasar el examen será obligatorio si quieren continuar estudiando.  

Por último, los alumnos que quieran obtener el título de Bachillerato y seguir estudiando también tendrán que pasar una prueba. Además, los centros universitarios se reservarán el derecho de realizar pruebas de acceso propias. Estas podrán ser para todas o solo para algunas de las carreras, y podrán ser de distinto tipo. Es decir, podrán ser desde un examen hasta una entrevista personal.  

Por otro lado, el borrador de la ley también plantea modificaciones como la reducción de asignaturas para dedicar más horas a Matemáticas, Lengua, Inglés y Ciencias; la eliminación de Educación para la ciudadanía en Primaria, y su sustitución en Secundaria por Educación cívica y constitucional; o el adelanto a 3º de ESO de la elección que llevará a los alumnos hacia Formación Profesional o Bachillerato.    

Más información:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *