Volver al listado

Los deberes: un hábito que da buenos resultados

 

 

 

 

 

Los datos no dejan lugar a dudas. Los niños que dedican dos horas cada día a realizar los deberes obtienen mejores notas en lengua, matemáticas y ciencias naturales. Así lo confirma un reciente estudio publicado por el Departamento de Educación de Reino Unido, que durante los últimos quince años ha seguido el progreso académico de cerca de 3.000 estudiantes desde la etapa preescolar hasta los 14 años.  
La investigación conjunta de académicos de la Universidad de Oxford, Institute of Education y Birkbeck College, de la Universidad de Londres, constata que cuanto más tiempo dedican los escolares a hacer los deberes, mejores resultados obtienen en sus calificaciones.  
Además, el estudio también revela que los niños que más disfrutan haciendo sus tareas sienten más interés por la escuela y alcanzan un mayor nivel. Según Pam Sammons, profesora de Magisterio en la Universidad de Oxford, este es un dato a tener en cuenta por parte de los colegios, ya que trabajando en el apoyo al alumno y haciendo más entretenidas sus tareas escolares pueden elevar el nivel en sus aulas.  
Por otro lado, las familias también juegan un rol importante a la hora de animar a sus hijos al estudio, especialmente en entornos deprimidos, donde pueden constituir para el niño un modelo de lucha contra las dificultades. El estudio pone de manifiesto que los niños de familias desaventajadas que obtienen buenas calificaciones tienen padres que creen en sus aspiraciones, valoran el aprendizaje y les animan a realizar deberes y tareas extraescolares.     Aunque estos resultados choquen con las opiniones de algunas asociaciones de padres –que consideran los deberes como una sobrecarga y una fuente de desigualdad–, existe entre los expertos un amplio consenso a favor de los efectos positivos de las tareas escolares en el rendimiento académico. Por ello, te ofrecemos una serie de consejos para animarles y guiarles con sus tareas escolares.  
CONSEJOSMuestra a tus hijos el valor que tiene el aprendizaje ayudándoles con sus tareas y haciendo valer tu paciencia. Si tú no eres capaz de hacerlo, seguro que alguien cercano puede ayudarte.   • Anima a tus hijos a descubrir el valor de lo que han aprendido y trabajado haciéndoles preguntas e interesándote por sus nuevos descubrimientos. Que les preguntes qué han hecho en la escuela ayuda a que le den importancia a aprender.   • Motiva a los niños valorando su esfuerzo y mostrándoles las aplicaciones que tiene lo aprendido en la vida real. Esa conexión es muy positiva, sobre todo para aquellos a los que más les cuesta hacer deberes en casa.   • Fija un horario para realizar las tareas, y otro para la merienda y el recreo. La disciplina y la automatización son valores siempre útiles en el estudio, y aplicarlos también en casa puede ayudar a tus hijos a interiorizarlos.   • Establece un lugar adecuado, sin ruidos, organizado y bien iluminado, que facilite la concentración. Si no dispones de él, infórmate acerca de bibliotecas, centros culturales o de barrio que dispongan de espacios para el estudio a los que tus hijos puedan acudir.     Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *