Volver al listado

Un paseo por el siglo XIX: navegantes digitales de la historia

“Zarpamos desde el puerto romántico y arribamos al realista-victoriano, cuando algún imperio empieza a desaparecer y otro surge más allá del Atlántico”, dicen en su mensaje de despedida los responsables del proyecto Un paseo por el siglo XIX. La travesía no ha sido corta. Los alumnos de 1º de Bachillerato y los profesores de los institutos La Rosaleda (Málaga) y Antonio Gala (Alhaurín el Grande, Málaga) llevan dos años explorando las aguas del siglo XIX con toda una flota de herramientas web. La intención era que los estudiantes, nativos digitales, hicieran pleno empleo de todos los recursos que la Red les brinda, y con este objetivo se plantearon fijar cada año nuevos territorios que investigar. Así, desde 2008 han investigado las literaturas española e inglesa; nadado en las aguas del Siglo de las Luces con el proyecto Enredando en el instituto. ¿Cómo fue el siglo XVIII?; durante dos años han explorado territorios decimonónicos; y ahora ya afirman avistar los albores del siglo XX. Es decir, que en La Rosaleda y el Antonio Gala los estudiantes se han convertido en unos expertos navegantes digitales de la historia y la literatura.

BUCEAR EN EL PASADO CON HERRAMIENTAS TIC

De eso deja constancia la web de Un paseo por el siglo XIX, donde se han ido recopilando todas las investigaciones y trabajos realizadas por los alumnos en su misión de proporcionar una visión ajustada de este periodo histórico en todo tipo de formatos. Así, en la web se pueden consultar podcast donde los propios alumnos narran cómo era el periodismo en el XIX con banda sonora de Albéniz, declamaciones de poesías de Walt Whitman con música de Haydn, poemas de Emily Dickinson traducidos al lenguaje de signos vía video, telediarios sobre cada una de las décadas del siglo, ejes cronológicos interactivos, trabajos multimedia sobre la mujer en el Romanticismo, o videos sobre los grandes inventos del siglo XIX e incluso sobre el fútbol en la época. Todos ellos y muchos más hablan por sí solos y demuestran que los objetivos planteados por el proyecto durante estos dos últimos años se han cubierto con creces. “Con este blog pretendemos estudiar los principales acontecimientos, los cambios sociales, los modos de vida, los hábitos y las costumbres, la literatura, el arte, las innovaciones tecnológicas y científicas, las formas de pensamiento; en definitiva, todo aquello que hace que el siglo XIX sea el comienzo del período Contemporáneo”, explica la declaración de intenciones que figura en el blog.

Sin embargo, más allá de los objetivos relacionados con los contenidos, se adivina una propuesta pedagógica que no se acomoda ni se queda en lo convencional, sino que a través de las TIC trata de cambiar el modo de estudiar y trabajar de sus alumnos para enriquecer sus conocimientos y fomentar sus ganas de aprender. “Siempre nos ha llamado la atención ver cómo se accede al conocimiento desde una sola perspectiva dada de forma memorística y de una forma totalmente aislada.[…] Viendo cómo estaban las cosas pensamos que por qué no hacíamos un gran puzle donde estudiáramos todo lo que sucedía, viéramos los cambios sociales, los matemáticos, las costumbres, la música de ese período, los escritores españoles, ingleses, americanos, etc y así dotábamos al conocimiento de un significado y también establecíamos un contexto. Este proceso sería mucho más dinámico y contextualizado”, explica Ana Concejero, coordinadora del proyecto junto a sus compañeros Rosa Lara y José Luis Gamboa. De este modo, a través de este trabajo interdisciplinar que acercaba a los alumnos al siglo XIX desde todas sus caras y fomentaba a la vez el uso de las nuevas tecnologías, no solo llevaban a la práctica una metodología totalmente activa y participativa, sino también trabajaban la mayoría de las competencias básicas, como la competencia en el tratamiento de la información y competencia digital, la competencia en comunicación lingüística, la competencia cultural y artística o el aprender a aprender.

SKYPE, WIKI Y E-GLOGFOLIOS PARA ESTAR CONECTADOS

Por otro lado, puede decirse que las interconexiones son uno de los elementos esenciales del proyecto. Interconexión entre disciplinas, entre institutos, entre alumnos, y entre profesores. Ana, Rosa y José Luis han puesto todos sus medios al alcance para compartir con otros docentes su experiencia y su método de trabajo. Así, en la web figuran desde los skypecast o reuniones vía skype que realizaban para organizar el proyecto, hasta el wiki donde trabajaban con los alumnos, un cuestionario de autoevaluación, una rúbrica para valorar los trabajos, los E-glogfolios de los alumnos, donde estos colgaban sus comentarios y sugerencias acerca de sus experiencia y trabajos, y hasta una entrevista de 45 minutos en la que explican con detalle el proyecto.

Tanto esfuerzo e ilusión por cambiar y modernizar los métodos de aprendizaje, con la idea de fomentar en los alumnos la curiosidad y las ganas de aprender, no han sido en balde. Se ve en los materiales desarrollados por los estudiantes, pero también, y sobre todo, en sus palabras. “Con esto aprendemos más de lo que creemos. Mejoramos nuestra pronunciación en inglés, porque a través de los audios nos escuchamos, corregimos nuestros errores y repetimos una y otra vez. […] Aprendemos a vocalizar en español para que se nos entienda bien y nos escuchen en los audios. Hacemos resúmenes más concretos, señalando información, y esto nos viene muy bien para sintetizar el contenido y las ideas principales de un solo vistazo”, explica Ráquel Márquez, alumna del Antonio Gala. Pero lo más emocionante de todo es comprobar que el cambio de método es posible y además constituye un gran acierto. “Es una forma más motivadora de estudiar y de hacer nuestros trabajos. Cuando tienes el trabajo hecho te llena de satisfacción porque ves tus trabajos publicados y ves que las visitas van subiendo, la gente va comentando y te va dando la enhorabuena por lo que has hecho”, comenta el alumno Antonio Peña. Más que suficiente para que, en 2013, La Rosaleda y el Antonio Gala zarpen de nuevo con el curso hacia el siglo XX.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *