Volver al listado

Móviles: cómo evitar una excesiva dependencia

En una sociedad hiperconectada como la nuestra, las cifras sobre el uso del móvil entre niños y adolescentes se han disparado en los últimos años. Dos de cada tres niños ya tienen móvil a los doce años, y cuando rebasan los 15, el porcentaje aumenta a un 90 %. Estas son las cifras que arroja el Informe eEspaña2012, un estudio sobre el desarrollo de la sociedad de la información que la Fundación Orange realiza anualmente en nuestro país. Estas cifras, que nos hablan de los hábitos adquiridos y la manera de comunicarse de los más jóvenes en la actualidad, son la base, sin embargo, de algunos problemas que pueden atajarse o controlarse con ayuda de la educación en familia.

Uno de ellos es la dependencia de los móviles, que puede generar irritabilidad e incluso ansiedad. Según las conclusiones arrojadas por el Observatorio de la Adolescencia, estudio que Aldeas Infantiles SOS realiza cada año y que encuesta a más de 180 profesionales de los centros de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), el 75 % de los profesores considera que los alumnos se muestran más irritables si no tienen acceso a su móvil, y un 35 % cree que lo pasan mal.

El informe, que es parte del programa pedagógico de educación secundaria Párate a Pensar, también revela que el 82 % de los docentes considera que sus alumnos son muy impacientes y que se muestran mucho más inquietos si no tienen a mano el móvil o no pueden conectarse a internet, lo que a menudo hacen a través de un smartphone.

Aunque es tarea difícil, estas actitudes de dependencia pueden controlarse si instruyes a tus hijos en un uso responsable y moderado del móvil, que no interfiera en su comportamiento ni en sus actividades diarias, y que no comprometa sus estudios. A continuación te ofrecemos una serie de consejos que pueden serte útiles a la hora de poner límites y regular el uso que hacen tus hijos del celular, para que este sea una herramienta de comunicación y no de aislamiento.

CONSEJOS

  • Comprar el móvil en el momento de madurez adecuado. Por lo general, un niño de menos de diez años no necesita móvil. Esta necesidad se pone de relieve cuando los niños empiezan a independizarse, a salir con amigos y a socializar a través del celular. Pero también cuando empiezan a asumir ciertas responsabilidades y son conscientes del gasto que puede ocasionar. Por estos motivos, los expertos no aconsejan que los niños utilicen el móvil hasta los 13 años.
  • Fijar unas reglas de utilización. Será más sencillo si las estableces al comienzo, con la adquisición de su primer móvil, que si debes volver atrás para fijar límites.
  • Implicarlos en la responsabilidad de los gastos. Es necesario que tus hijos sean conscientes del valor que tiene el celular y el gasto que genera, por lo que conviene que ellos mismos asuman parte del gasto aportando una parte de su paga. Para tal fin, una tarjeta de prepago en vez de contrato ayudará a reducir el gasto y limitará también el uso del móvil.
  • Dejar claro que el móvil está prohibido en la escuela. Es muy importante que tengan claro que no deben utilizar el móvil en las aulas, para no interferir ni en el desarrollo de las clases ni en el desarrollo educativode los niños.
  • Establecer un horario de uso. Para limitar el uso del móvil y evitar así una excesiva dependencia, lo mejor es fijar en qué momentos no pueden utilizarlo y hasta qué hora pueden tenerlo encendido. Así, por ejemplo,es recomendable que no hagan uso del móvil durante las comidas, a menudo es el momento del día durante el que pueden comunicarse con los padres.
  • Educar con el ejemplo. Si vamos a establecer unas normas de utilización del celular, es importante que ejerzamos como modelo, ya que si no, estas reglas podrían tener poca validez a sus ojos.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *