Volver al listado

Fomentar el respeto por la naturaleza. ¿Nos vamos de excursión?

Para muchos, la naturaleza es un concepto abstracto que no desempeña un papel muy relevante en nuestras vidas. Sin embargo, las desastrosas consecuencias de la actividad humana en nuestro planeta han demostrado la necesidad de una mayor implicación social en la conservación del medio ambiente. Por ello, la educación ambiental, el gusto y el respeto por la naturaleza son valores primordiales en las escuelas desde las etapas más tempranas de la formación de los niños.

Según el Manifiesto por la Vida del Programa de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente, “promover una educación para un desarrollo sustentable y sostenible significa plantearse la formación de un ser humano íntegro, capaz de reconocerse como parte del mundo natural y de relacionarse armónicamente con él”. En la naturaleza convivimos con los animales, las plantas, el agua, la tierra… Ellos nos brindan los recursos que necesitamos para vivir. Cuidarlos y respetarlos contribuye a formar jóvenes más solidarios y cooperativos con los demás, y esa es una tarea que no atañe sólo a sus profesores, sino también a su entorno familiar.

En este sentido, el papel de las familias es el de complementar los esfuerzos de la educación formal en la difusión de estos valores. Para ello, enseñar a amar la naturaleza y a disfrutar de ella conociéndola es un buen principio. Por eso te recomendamos que no dejes escapar la oportunidad de salir de excursión y visitar espacios naturales con tus hijos siempre que puedas. Pasear, ir en bici, hacer acampadas, montar a caballo o practicar la escalada son tan solo algunas de las opciones disponibles para que tus hijos puedan hacerlo.
En conclusión, es importante que como padre o madre tengas una actitud comprometida de respeto hacia la naturaleza y el mundo natural y trates de fomentarla en casa. Seguir los siguientes consejos puede ayudarte en esta tarea.

CONSEJOS

1- Enseña a tus hijos la importancia de la naturaleza mediante el contacto directo con ella en paseos, excursiones o acampadas.  
2- Transmíteles los valores del respeto por la naturaleza mediante la práctica.  
3- Demuestra a tus hijos cómo las actitudes proactivas como el reciclaje o el mantener limpios los espacios naturales pueden ayudar a preservar el planeta y sus especies. Sé siempre coherente con estos valores.  
4- Trata con ellos el eje ideológico conciencia-actitudes-participación como un proceso por el cual sus acciones pueden ayudar a cambiar el mundo.  
5- Recuerda a tus hijos que el respeto y cuidado del mundo natural es una tarea constante y sostenida. En casa, apagar las luces, cerrar siempre los grifos o no dejar las ventanas abiertas en invierno son conductas que repercuten positivamente en el planeta.      

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *