Volver al listado

Convierte la cocina en un lugar de juegos y aprendizaje para tus hijos

Muchos de tus recuerdos de infancia tendrán como escenario el trajín en la cocina de casa, el sonido del ir y venir de ollas, y la sensación de la primera vez que te dejaron meter las manos en la masa, literalmente. Con las precauciones adecuadas, puedes lograr que la cocina se transforme en un taller compartido con tus hijos en el que se diviertan y, además, aprendan.

Puedes comenzar por cocinar con ellos algún postre o golosina casera, que suelen ser bocados más sencillos y atractivos, y después ir introduciendo platos más complejos: sopas, purés, guisos o asados en los que los más pequeños puedan ejercer de observadores, ayudantes o auténticos pinches conforme vayan aprendiendo.

DESCUBRIR LA COCINA PARA APRENDER A ALIMENTARSE

Además de divertirse, los niños encontrarán en la cocina un espacio educativo más allá del aula que tú, como padre o madre, harás bien en aprovechar. Acercar a tus hijos a la cocina tiene muchas ventajas:

  • • Aprenderán a alimentarse. Cocinar les ayudará a comprender la importancia de una alimentación variada y rica en vitaminas, proteínas, minerales, fibra, etc. Mientras preparáis un plato, puedes explicarles qué beneficios tienen las verduras, por qué es mejor comer algunas de ellas crudas, qué aportan al cuerpo alimentos como el arroz, el pescado, la carne roja o blanca, los frutos secos o el yogur.
  • • Comerán mejor. Tus hijos no solo aprenderán la teoría de la alimentación sana, sino que la llevarán a la práctica casi sin darse cuenta. Cualquier cocinero que se precie debe comerse sus propias creaciones, por lo que, al haberlos preparado ellos mismos, tus hijos estarán más predispuestos a probar platos nuevos, texturas desconocidas o sabores diferentes.
  • • Se convertirán en adultos responsables. Los beneficios aumentarán conforme los niños crezcan y vayan afianzando los hábitos alimenticios, comprendan la importancia de comer de forma saludable y empiecen a experimentar con la cocina por sí mismos hasta convertirse en adultos sanos y responsables.

IDEAS PARA COCINAR CON TUS HIJOS

Para involucrar a los niños en la cocina del día a día y despertar su curiosidad, basta usar la imaginación y algunas ideas:

1. Busca recetas sencillas. Hay muchos recursos en la red y bibliografía con recetas pensadas para elaborarlas con y para niños:

  • Recetín propone menús para niños, trucos y recetas.
  • • El recetario de Ser Padres tiene secciones para niños y para toda la familia.
  • Pequerecetas ofrece multitud de opciones para pequeños y mayores.
  • • La web Con mis hijos tiene un buscador de recetas para hacer con niños ordenadas por categorías.
  • Mi primer libro de cocina, publicado en 2011 por Ediciones Oniro, incluye recetas para cocinar en familia con la ayuda de personajes de cuento.

2. Haz que la comida sea divertida. Además de una elaboración sencilla, los platos que cocines con tus hijos pueden tener un aspecto especial que llame su atención:

  • • En este post de Facilisimo hay barcos de pimientos, un zoo de verduras, salchichas-gusano, muñecos de huevo y sándwiches-cerdito.
  • Ida Frosk te da algunas ideas para crear verdaderas obras de arte en plato o en tostada.

3. Prueba con otros usos de la cocina. Generalmente cocinarás para comer, pero también puedes utilizar la cocina para experimentar con los ingredientes y:

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *