Volver al listado

Cómo ayudar a tus hijos a afrontar el fin de curso y los exámenes [Infografía]

Junio es un mes de prisas, nervios… y exámenes. Llega el momento del último esfuerzo que permitirá a tus hijos acabar el curso satisfechos y, a ser posible, sin demasiadas cargas para el verano. Ellos notan la presión y durante estos días pueden tener reacciones diversas, volverse irascibles, descentrarse o perder la motivación. Te damos algunos consejos con los que podrás ayudarles a finalizar el curso con éxito.

CINCO CONSEJOS PARA AFRONTAR JUNIO CON CALMA

Hay dos reacciones típicas ante la llegada del fin de curso y el periodo de exámenes. Los niños y adolescentes más responsables mostrarán nerviosismo, miedo a fracasar y hasta rechazo a enfrentarse a las evaluaciones. En cambio, otros perderán interés, por el cansancio de todo el curso acumulado. Sea cual sea el caso de tus hijos, hay algunos consejos para reaccionar de forma adecuada que te servirán para ayudarles:

  1. 1. Aporta tranquilidad. En este periodo de ansiedad, tienes que convertirte en el pilar de seguridad y calma en el que tu hijo se apoye. Mantén la casa lo más tranquila posible, respeta su espacio de trabajo mientras está estudiando y, durante los descansos, ayúdale a desconectar y despejarse, ya sea en casa o al aire libre, para que no pase el día únicamente estudiando y centrado en los libros. Por ejemplo, es recomendable que haga algo de deporte o ejercicio también durante esta época, aunque tenga menos tiempo, porque esto contribuirá a tranquilizarle y despejar su mente.
  2. 2. Busca el equilibrio entre control y apoyo. Es importante que estés pendiente de que tu hijo estudie y prepare la última evaluación o los exámenes finales, según el caso. Pero evita presionarle o agobiarle porque puede resultar contraproducente. Puedes ofrecerle ayuda para planificar el estudio, repasar algún tema o área que le resulte más complicada y practicar juntos preguntas y respuestas. En este post tienes ideas para enseñarle a estudiar. Escúchale y trata de ayudarle si te plantea algún problema concreto, muestra interés y conoce las fechas de cada prueba, pero no añadas más tensión a la que ya tiene que afrontar.
  3. 3. Alimenta su mente. Durante el periodo de exámenes es importante que tu hijo coma bien y tome alimentos saludables y nutritivos que no resulten demasiado pesados. Es preferible que se siente a la mesa con calma; evita que coma cualquier cosa rápida mientras estudia. El desayuno, la comida y la cena pueden ser momentos de descanso perfectos para que desconecte del estudio durante un rato en familia. Su cuerpo y su mente lo agradecerán.
  4. 4. Haz que respete las horas de sueño. Aunque arañe algún minuto más al día para repasar esa última prueba final, es importante que el niño duerma las horas necesarias. El estudio nocturno no suele ser muy efectivo. Es mejor que antes de irse a la cama tenga un breve espacio de ocio, puede ver un rato la televisión o leer, y luego tomar una bebida caliente antes de ir a dormir. De este modo se meterá en la cama más tranquilo y despertará con fuerzas renovadas.
  5. 5. Si falla, anímale. Si el examen no sale bien, evita perder los nervios o reñirle. Sentaos y analizad juntos qué ha fallado: si dejó el estudio para última hora, los nervios le jugaron una mala pasada o hay carencias concretas en la asignatura. En cualquier caso, habla con el profesor o el tutor de clase para comentar los posibles problemas del niño, conocer qué aspectos debe trabajar y establecer un plan para los exámenes de recuperación o para el verano. Enséñale que fracasar es secundario; lo más importante es que sea capaz de reaccionar y solucionarlo.

INFOGRAFÍA_Consejos Estudio

Más información:
• En Superpadres puedes encontrar recursos pedagógicos como la solución Mi hijo no estudia, o la Guía de hábitos de estudio que pueden resultarte muy útiles.
• Post en el blog de Superpadres sobre las frustraciones y la superación de fracasos.

Equipo Superpadres.com para aulaPlaneta

2 Comentarios

  1. Amilcar Fernàndez R. -

    Al desarrollar actividades que demuestren interés al niño y a la vez despierte la curiosidad por el desarrollo sin sentirse saturado por el trabajo, formaremos personas en hábitos que disfrutan estudiar .

  2. Pingback: Fin de curso: La cuenta atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *