Volver al listado

El colegio Rosalía de Castro completa su primer curso sin libros de texto en papel

El colegio Rosalía de Castro, situado en la ciudad gallega de Lugo, ha cambiado totalmente su forma de trabajar este curso. En sus aulas de 6.º de Primaria no hay libros de texto sobre la mesa: sus estudiantes los han cambiado por portátiles y el sistema integrado de contenidos que les proporciona aulaPlaneta, junto a otros recursos digitales y online. Este centro de Infantil y Primaria es pionero en España en la sustitución de los libros de texto en papel por su versión digital y con ello ha realizado una apuesta firme por las nuevas tecnologías en el aula, asumiendo el coste de su implantación.

ORIGEN DE LA INICIATIVA

La idea surgió, como explica la directora, María Luisa Casanova, hace tres años, cuando el centro decidió sumarse al proyecto Abalar, por el que se dotaba a las aulas de 5.º de Primaria del equipamiento informático necesario para desarrollar las clases utilizando las nuevas tecnologías: portátiles y pizarra digital. “El curso siguiente equipamos también las aulas de 6.º de Primaria y este año decidimos que sería muy interesante dar un paso más en este nivel: eliminamos el uso de todos los libros de texto tradicionales, excepto el de Inglés, y utilizamos únicamente contenidos digitales”, resume. “En 5.º eliminamos el libro de Lengua Castellana y en el resto de las asignaturas lo aplicamos de forma parcial, con el uso tanto de libros de texto en papel como de recursos TIC”. El buen resultado ha motivado que el año que viene el centro se sume a la convocatoria de la Consellería de Educación para pasarse a los libros digitales en todas las asignaturas de 5.º de Primaria.

¿Y CÓMO SE ENSEÑA SIN LIBROS DE TEXTO IMPRESOS?

Para lograr que sus alumnos adquieran todos los conocimientos marcados por el currículo para cada asignatura y curso escolar, los profesores del Rosalía de Castro no utilizan libros de texto analógicos, pero tienen a su alcance otros muchos recursos para desarrollar las clases. En las pantallas de los portátiles de sus alumnos y sobre la pizarra digital del aula se muestran páginas web, mapas, ejercicios autocorregibles, infografías, videos o juegos. “Utilizamos el Banco de contenidos y también otras propuestas de recursos, actividades, interactivos o pruebas de evaluación que ofrece la plataforma aulaPlaneta y que son muy interesantes”, enumera María Luisa. “Resulta muy útil porque permite adaptarlos, seleccionar aquellos que más nos convienen según los contenidos o el grupo, y además podemos combinarlos con recursos de Internet o preparados por el propio docente”. También se trabaja con otros materiales, como la prensa (en papel o digital), de modo que la actualidad se vincule con los conocimientos que se quieren transmitir.

María Luisa añade que las clases sin libros de texto sobre la mesa “son más interactivas, muy participativas”, se recurre a trabajo tanto grupal como individual y, sobre todo, por proyectos. “Esto permite trabajar todas las competencias y capacitar al alumno para aprender a aprender, para construir su propio aprendizaje”, indica la directora. Esta es, según su opinión, una de las principales ventajas de este sistema: “Los alumnos tienen un papel más activo y los conocimientos adquieren más significado, porque los propios estudiantes son partícipes en la construcción de los mismos”.

TRABAJO POR PROYECTOS Y ORGANIZACIÓN DE LAS CLASES

Loli Freire, jefa de estudios y profesora de 6.º, coincide en el interés del trabajo por proyectos, que permite un aprendizaje interdisciplinar en el que se “conjugan diferentes temas y materias”. Explica que, aunque la organización de sus clases depende del tema concreto que vaya a tratarse, siguen un esquema similar al siguiente:

  • Introducción. “Normalmente suelo utilizar un video o algún interactivo de los que propone aulaPlaneta, siempre intentando que relacione diversos conceptos y conocimientos, de materias distintas”, explica Loli.
  • Desarrollo del tema. “Los propios alumnos contribuyen a generar el proyecto, les planteo una pregunta genérica y ellos aportan respuestas, les puedes dar algunas pistas o pautas, pero ellos buscan los contenidos en aulaPlaneta o en Internet y luego los exponen; ellos construyen su aprendizaje”, apunta la docente.
  • Evaluación. “Lo primero que hacemos siempre es una autoevaluación, que consideramos muy importante, y en el trabajo por proyectos se suele hacer por rúbricas. Antes de comenzar ellos saben qué tienen que hacer y qué se les va a pedir y evaluar, y al finalizar analizan el grado de cumplimiento de los objetivos”, destaca Loli. “Se realiza una evaluación muy individualizada pero también del equipo, y no solo se valoran los conocimientos que han adquirido, sino también el desarrollo del proyecto, el proceso que han seguido para adquirir esos conocimientos, cómo y por qué han llegado a ese resultado, qué ha aportado cada uno…”

UN TRABAJO COMPLETO DE LENGUA

Un ejemplo de esta forma de aprendizaje es el último proyecto que desarrollan los alumnos de Loli a modo de cierre para la asignatura de Lengua. A lo largo del curso han aprendido morfosintaxis, léxico, gramática u ortografía a través de recursos, interactivos y actividades de aulaPlaneta. Ahora, para terminar el curso, utilizan todo ello para elaborar una historia a partir de una serie de imágenes con viñetas en blanco. “Tienen que crear el planteamiento, el nudo y el desenlace, no cometer faltas de ortografía, seleccionar campos semánticos, tiempos verbales y personas, evitar palabras comodín…”, resume la profesora. “De esta manera compruebo de forma práctica que han asimilado todos esos conocimientos y al mismo tiempo aprenden otras cosas, como el proceso que hay que seguir para escribir una historia, que es necesario un borrador y unas correcciones, cómo deben organizarse; y todo eso también forma parte del trabajo”.

VENTAJAS Y POSIBILIDADES

Además de las ventajas educativas que supone este método de trabajo, Loli también destaca la motivación que supone para los alumnos el uso de las nuevas tecnologías, los ordenadores y el hecho de poder conectar con sus compañeros. La directora, María Luisa, añade que para el docente, aunque implica más trabajo de búsqueda de información y recursos, también resulta mucho más interesante y eficaz. “En este sentido el Banco de contenidos de aulaPlaneta nos proporciona muchísimos materiales de trabajo, a los que el profesor puede sumar sus propios recursos, adaptados a las unidades y el currículo”, resume. “También son especialmente útiles las actividades interactivas y las pruebas de evaluación que incluye la plataforma”.

Más información: 

• Web del C.E.I.P. Rosalía de Castro

4 Comentarios

  1. Luis Demetrio Valoyes Valoyes -

    Ya es hora que dejemos los modelos de transmisión de conocimientos tradicionales, que hemos venido trabajando en gran parte de latinoamerica, cambiándolos por procesos educativos mas flexibles e interesantes para los niños y niñas de nuestras instituciones educativas y acordes con la evolución de la educación mediante la propuesta de uso de las TIC en los planteles educativos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *