Volver al listado

Cinco formas de motivar a tus hijos en este nuevo curso

El comienzo de curso es el mejor momento para tomar decisiones y poner en práctica medidas para que tus hijos afronten con fuerzas renovadas el año escolar. Una de las claves para conseguirlo es motivarles para que atiendan en clase, estudien y hagan los deberes. Te damos algunas claves para conseguir esta motivación que no solo les ayudará en la etapa educativa, sino que contribuirá a que se interesen por aprender en cualquier ámbito, por descubrir aquello que les rodea y, en resumen, afronten cualquier aspecto de la vida con energía e ilusión.

DOS TIPOS DE MOTIVACIÓN MUY DIFERENTES

La motivación surge de un conjunto de estímulos que generan una necesidad y, en consecuencia, nos impulsan a llevar a cabo acciones con el objetivo de suplir esa necesidad. Existen dos tipos de motivación: la intrínseca y la extrínseca. En la motivación intrínseca los estímulos que mueven al niño son internos, mientras que en la extrínseca le mueve la recompensa o el castigo que recibirá si realiza cierta acción.

Para conseguir buenos resultados a largo plazo y educar a tus hijos debes potenciar la motivación intrínseca, que está muy relacionada con la curiosidad, el interés, el esfuerzo o la constancia. En resumen, lo ideal es que el niño no estudie para lograr una buena nota y el premio que le hemos prometido, ni para eludir el castigo o evitar pasarse el verano repasando, sino por la simple satisfacción de aprender.

CINCO ESTRATEGIAS PARA MOTIVAR

Pero, ¿cómo puedes despertar en tus hijos esta motivación? Aunque en último término deba surgir de ellos mismos, hay muchas cosas que puedes hacer para ayudarles a desarrollarla. Las siguientes estrategias pueden ayudarte.

  1. 1. Conoce bien a tus hijos. Sea cual sea su edad, para motivar a los niños es esencial saber qué les interesa. Por eso el primer paso para despertar la motivación en tus hijos es conocerles bien, estar al tanto de sus gustos, saber con qué actividades se sienten felices, qué temas les fascinan, qué les distrae durante horas sin aburrirse y, también, qué les preocupa o molesta. Pregunta, observa y toma nota de todo lo que se te ocurra que pueda resultar motivador o ilusionante. También es importante que estés al tanto de los temas que están trabajando en clase en cada momento, de modo que puedas reforzar y dinamizar su aprendizaje en casa.
  2. 2. Utiliza sus intereses como medio. Recurre a la creatividad y la imaginación y aprovecha los intereses de tus hijos como canalizador para motivarles, convirtiendo el aprendizaje en una experiencia. Por ejemplo, si les gustan las manualidades o el dibujo, puedes animarles a utilizarlos para representar el cuerpo humano y, de paso, aprender los sistemas y órganos que lo forman, o para hacer una maqueta del sistema solar y recordar los planetas y sus características. Si al adolescente le encantan los videojuegos puedes buscar aplicaciones, juegos o recursos online educativos con los que asimilará conocimientos sin darse cuenta; si le apasionan los cómics, busca alguno que trate temas matemáticos, científicos, históricos… De este modo estarás relacionando el aprendizaje con el disfrute y les harás ver que estudiar puede ser divertido.
  3. 3. Incide en las materias “odiadas”. Es probable que, en aquellas asignaturas o temas que les gustan, tus hijos no necesiten mucha motivación extra, por eso es importante que te centres en lograr ese impulso interno que necesitan para las materias que se les resisten y que, normalmente, son las que no les gustan. Trabaja especialmente en ellas y para tus hijos será un auténtico descubrimiento saber que pueden resultarles entretenidas, útiles y sencillas. Habrás logrado que creen un vínculo emocional con ellas.
  4. 4. Muéstrales las aplicaciones prácticas del conocimiento. En muchas ocasiones los niños solo ven fechas, números y operaciones, nombres y listados que deben memorizar. Es esencial que comprendan la relación que tiene cada materia con su mundo y cómo pueden ayudarles esos conocimientos en su vida diaria. ¿Cómo harán la compra sin saber matemáticas? ¿Cómo entenderán qué son las elecciones sin saber la historia de su país? ¿No disfrutarán mucho más una excursión si son capaces de distinguir las plantas que les rodean o las rocas que encuentren? Siempre que sea posible, dales una visión práctica del conocimiento.
  5. 5. Rétales. Una buena forma de motivar es plantear misterios, retos o hipótesis que deberán comprobar o resolver. De este modo tus hijos comprenderán la utilidad del conocimiento como herramienta para solucionar problemas y se acostumbrarán a descubrir cosas por sí mismos y a responsabilizarse de su aprendizaje. El objetivo es que asimilen esta visión de la educación. Con un poco de trabajo y tiempo, esa curiosidad y ese deseo de comprender les acompañará el resto de su vida.

Más información

Artículo Cómo motivar a los niños a estudiar
• Existen soluciones de pago ofrecidas por Superpadres.com donde podrás obtener asesoramiento profesional relacionado con el estudio, como la Guía de hábitos de estudio o la solución Mi hijo no estudia para desarrollar hábitos de estudio.

Equipo Superpadres.com para aulaPlaneta

3 Comentarios

  1. Pingback: Escuela Infantil GRANVIA » Archivo del weblog Consejos y recursos para conseguir que tus hijos mejoren su capacidad de atención - Escuela Infantil GRANVIA

  2. Pingback: Consejos y recursos para conseguir que tus hijos mejoren su capacidad de atención - innovacionyescuela.es

  3. Pingback: TDAH 5 estrategias indispensables para conseguir que tus hijos mejoren su capacidad de atención

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *