Volver al listado

Diez ideas para aprovechar la visita a un museo con tus hijos

Perderse por las salas de un museo siempre es una buena idea para pasar una tarde con niños. Ya sea en tu propia ciudad o aprovechando un viaje, es una experiencia cultural, divertida, fácil de compartir en familia y adecuada para cualquier época del año. De hecho, en pleno invierno una sala de exposiciones es un estupendo refugio donde aprender sobre todo tipo de temas y, de paso, huir del frío o la lluvia. Te damos algunas ideas para aprovechar al máximo esta salida cultural y conseguir que los niños se lo pasen en grande.

DIEZ CLAVES PARA SACAR PARTIDO A LA VISITA A UN MUSEO

  1. 1. Infórmate de las opciones. Revisa la agenda de ocio de la ciudad para conocer los horarios de los principales museos y para descubrir otras salas de exposiciones gestionadas por fundaciones, centros educativos o asociaciones de todo tipo que quizás ni siquiera conozcas y que pueden resultar muy interesantes para los niños. En Madrid, el Museo Africano, o en Barcelona, el de los Inventos y el del Mamut, son algunos.
  2. 2. Ten en cuenta los gustos de tus hijos. Sobre todo en las primeras experiencias museísticas, es mejor que elijas algún museo que se adapte a sus intereses. Opta por museos de ciencias si les gustan los animales o los dinosaurios, o por uno de arte si son creativos y les gusta dibujar. Las posibilidades son inmensas: los aviones, las antiguas civilizaciones, los deportes, el mar, etc.
  3. 3. Prepárales para la visita. Habla con ellos antes de acudir a la exposición para contarles lo que van a ver, explícales por qué será divertido e interesante y recuérdales las normas de comportamiento en un museo: guardar silencio, no tocar aquello que no deban, escuchar y respetar al guía…
  4. 4. Haced un recorrido guiado. Visitar un museo por libre es una estupenda opción, pero la primera vez que acudas puede ser muy recomendable sumarse a una visita guiada en la que expliquen la exposición, curiosidades y detalles que la harán mucho más interesante. Pregunta si la visita es adecuada para la edad de tus hijos (mejor todavía si está pensada para niños) y así te asegurarás de que la explicación sea comprensible y entretenida para ellos.
  5. 5. Busca horarios o información específica para ellos. Cada vez son más los museos públicos o las salas privadas que preparan recorridos especialmente destinados a los más pequeños, por ejemplo con zonas que permiten interactividad o cartelería adaptada para ellos en ciertas áreas o en muestras concretas. De este modo hacen mucho más accesibles para los niños museos de todo tipo de temáticas.
  6. 6. Proponles que participen en alguna actividad complementaria. También hay muchos museos que organizan talleres o actividades para niños que permiten a los pequeños acercarse de forma más directa y práctica a la temática que centra el museo. En la página web de la sala suele haber una sección dedicada al público infantil con ideas y propuestas. La iniciativa El Prado en familia es un buen ejemplo.
  7. 7. Tómate el recorrido con calma y vuelve en el futuro. Los museos grandes tienen colecciones muy extensas y no es necesario que veáis todo en una sola visita. Evita presionar a los niños y aburrirles. Volver en varias ocasiones os permitirá apreciar todo con calma, os descubrirá nuevas partes de la exposición y os sorprenderá con muestras temporales.
  8. 8. Ayúdales a comprender. Explícales cómo se crean a pinceladas los tonos de un cuadro, hazles ver lo curiosos que son esos insectos o plantas, relaciona la forma de un avión con la velocidad que puede alcanzar, dales pistas para que vean las diferencias y similitudes entre los dinosaurios y los reptiles que existen hoy en día… De este modo entenderán mejor lo que ven y la visita les resultará mucho más entretenida.
  9. 9. Añade un componente lúdico. En el caso de los niños más pequeños o en los museos con temas más densos tendrás que hacer un esfuerzo especial y apelar a la creatividad para despertar su interés y conseguir que les pique el gusanillo museístico. Anímales a buscar un animal u objeto en cada sala, cuéntales una anécdota curiosa sobre el pintor de esa exposición, relaciona los objetos que ven con su vida cotidiana… Aquí hay algunas ideas (en inglés) para convertir la visita a un museo de arte en un juego.
  10. 10. Fomenta sus ganas de saber más. Anímales a que se planteen preguntas sobre lo que ven e investigad luego para descubrir las respuestas que no hayáis podido averiguar con la visita. O tratad de imitar las obras de arte que habéis visto, buscar videos de animales, paisajes u objetos que hayáis descubierto. 

Más información

Vamos al museo, guía sobre museos para visitar en familia

Museos recomendados para niños

Equipo Superpadres.com para aulaPlaneta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *