Volver al listado

Las tabletas y las pizarras electrónicas conquistarán las aulas en 2018 [Infografía]

En 2018 los profesores dispondrán de pizarras electrónicas para dar la clase, y los alumnos trabajarán con tabletas y libros digitales. Esta es una de las conclusiones de estudio Perspectivas 2014: Tecnología y Pedagogía en las aulas, desarrollado por el Gabinete de Comunicación y Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona y aulaPlaneta, que avanza qué dispositivos digitales se impondrán en las aulas españolas en los próximos seis años y cómo modificarán la manera de impartir las clases. El informe, presentado durante este curso, analiza la opinión de pedagogos y expertos en tecnología para ofrecer una visión de cómo será la educación española en un futuro cercano.

AULAS COMPLETAMENTE DIGITALES Y CREATIVAS

Según el informe, la integración de distintos dispositivos en las aulas españolas, como las tabletas, las pizarras digitales o los smartphones, llevaría a la digitalización completa de la exposición del docente en clase y de gran parte del trabajo de los alumnos.

Este proceso de digitalización se desarrollaría en tres fases:

  • Entre 2015 y 2016 se darán los primeros pasos para la digitalización de las  herramientas de exposición y trabajo en el aula. Las aulas se equiparán con proyectores y conexión wifi, lo que favorecerá la progresiva sustitución de la pizarra tradicional por otro tipo de herramientas audiovisuales e interactivas.
  • En 2017 muchas aulas contarán con pizarras electrónicas y los alumnos trabajarán en clase con tabletas digitales, lo que favorecerá el trabajo tanto individual como colaborativo de los alumnos.
  • En 2020 la integración y el uso de dispositivos como los smartphones, los sistemas de producción audiovisual o los robots educativos favorecerán la emergencia en las escuelas de la llamada aula creativa, un modelo de aula que contempla varios espacios dedicados a la presentación y la interacción, pero sobre todo a la investigación, la creación, el intercambio y el desarrollo. Algunos también apuntan que los centros podrían contar con impresoras 3D, aunque su implementación dependerá de la evolución de su coste. 

APRENDIZAJE ACTIVO Y PARTICIPATIVO

Todos estos avances favorecerán, según los expertos:

  • la aplicación de nuevas metodologías, enfocadas a un aprendizaje más activo y participativo.
  • la motivación de los alumnos, que asistirán a clases más colaborativas, abiertas y flexibles.
  • la extensión del proceso de aprendizaje más allá del aula, con alumnos, profesores y familias conectados e implicados en la educación. 

noticia174b

Más información

Estudio Perspectivas 2014: Tecnología y pedagogía en las aulas

Infografías de la visión de conjunto y escenarios presentados en el estudio 

Página oficial de aulaPlaneta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *