Volver al listado

Cómo potencian los libros de texto digitales las competencias clave

Una de las grandes ventajas del libro de texto digital es la variedad de lenguajes y tipologías y fuentes de recursos que integra frente al libro de texto impreso. Esta diversidad permite fomentar el desarrollo de las competencias, y facilita a los docentes la tarea de trabajarlas con sus alumnos. Te mostramos cómo el uso del libro de texto digital ayuda a potenciar cada una de las competencias clave en los estudiantes.

EL LIBRO DE TEXTO DIGITAL Y LAS SIETE COMPETENCIAS CLAVE EN INFOGRAFÍAS

Clica en cada uno de los títulos para desplegar una infografía representativa.

      1. Comunicación lingüística. Los contenidos audiovisuales, los interactivos, o la hipertextualidad de los libros de texto digitales permiten a los alumnos desarrollar sus habilidades comunicativas de una manera más sencilla y acorde con el siglo XXI. Además, si disponen de un entorno colaborativo como el que brinda aulaPlaneta con sus Cuadernos de estudio y sus recursos, fomentan la comprensión y la expresión. Trabajan asimismo las habilidades comunicativas a través de herramientas creadas para potenciar el aprendizaje colaborativo, como los chat de grupo, los blogs de aula o el correo electrónico.
  1. Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología. Las actividades interactivas autocorregibles permiten a los alumnos practicar el cálculo, la formulación o la resolución de problemas de manera autónoma y tantas veces como quieran. Por otro lado, la propia idiosincrasia del libro de texto digital, ligado y abierto a la Red, fomenta la investigación, la búsqueda de soluciones, nuevas y distintas formas de afrontar un problema, el descubrimiento de herramientas digitales y la creatividad necesarios para el razonamiento y el pensamiento científico.
  2. Competencia digitalLos libros de texto digitales desarrollan de una manera directa la competencia digital de los alumnos. Los familiarizan con el entorno online, los interactivos y las herramientas digitales de creación; los animan a buscar, tratar y analizar información de la Red a través de enlaces seleccionados y fiables; les enseñan a utilizar los recursos digitales para comunicar y resolver problemas; y, en definitiva, despiertan y alientan su curiosidad por el uso de las nuevas tecnologías y la generación de sus propios contenidos y recursos.
  3. Aprender a aprender. Además de abordar los contenidos curriculares en una gran diversidad de formatos, y de dar protagonismo a los estudiantes a través de actividades colaborativas y proyectos, los servicios de contenidos digitales estimulan la iniciativa y la curiosidad de los alumnos proporcionándoles enlaces que propician sus ganas de investigar y aprender por sí mismos. Además, les brindan distintos materiales, como mapas mudos, técnicas de estudio y mapas conceptuales interactivos, actividades autocorregibles o rúbricas que les instruyen en el uso de distintas estrategias didácticas para aprender y les proporcionan autonomía en el proceso de aprendizaje.
  4. Competencias sociales y cívicas. Los entornos colaborativos cumplen en este caso una función esencial, ya que fomentan la comunicación, el debate, el intercambio de ideas y el cultivo de las relaciones personales a través de herramientas como los chat de grupo, la mensajería instantánea, los blogs de aula o el correo electrónico. Además, actividades digitales de carácter específico, como los webquest o los proyectos, pueden contribuir de manera directa al desarrollo cívico de los alumnos y fomentar su espíritu activo y participativo, tan necesario en una sociedad democrática.
  5. Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor. A través de los distintos proyectos colaborativos o trabajos en equipo que se plantean con el uso de las TIC, los libros de texto digitales facilitan el desarrollo de habilidades clave para el espíritu emprendedor: fomentan la autonomía, estimulan la creatividad e impulsan a los alumnos a utilizar herramientas digitales para organizarse, planificar y gestionar proyectos de una manera ordenada.
  6. Conciencia y expresiones culturalesGracias a los distintos tipos de formato de sus contenidos, los libros de texto digitales abren una gran ventana al mundo de las artes y la expresión cultural. Videos, clips de películas, imágenes en alta de grandes obras pictóricas, fragmentos de audio musical o de declamaciones poéticas de los propios autores literarios… e incluso un Museo virtual como el del Banco de contenidos de aulaPlaneta potencian que los alumnos aprendan apreciar la cultura y facilitan materiales en el aula para profundizar en la conciencia cultural.

Más información:

Competencias clave para el aprendizaje permanente. Un Marco de Referencia Europeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *