Volver al listado

Seis consejos para empezar la clase tranquilos y concentrados

Seis consejos para empezar la clase tranquilos y concentrados

Ser capaz de captar la atención de tus alumnos, crear un clima de tranquilidad y trabajo o manejar de forma eficaz los imprevistos son elementos claves para que una clase se desarrolle de manera fluida. Por eso resulta esencial que los tengas en cuenta desde el primer minuto. Te damos seis recomendaciones prácticas y sencillas que pueden ayudarte a afrontar la clase con tranquilidad y buen ánimo y a transmitir esa misma calma y concentración a tus estudiantes.

SEIS RECOMENDACIONES PARA COMENZAR BIEN LA CLASE

  1. 1. Prepara la sesión en profundidad. La improvisación está reservada a unos pocos y requiere de mucha experiencia, por eso lo mejor es acudir al aula con los deberes hechos, una organización clara de cómo discurrirá la sesión y, a ser posible, una alternativa frente a los imprevistos. Además, prevé cómo transmitirás la planificación a tus alumnos: dedica al menos un minuto a comentar cómo se estructurará la clase antes de pasar a la primera actividad de la sesión. De este modo, harás partícipes a los alumnos del desarrollo de la sesión y les ayudarás a implicarse en ella y reaccionar de manera adecuada en cada fase de la misma.
  2. 2. Llega puntual. Puede parecer un detalle sin importancia, pero si llegas a tiempo al aula tendrás el control de la situación desde el primer momento y evitarás nervios o alboroto. Podrás saludar con más calma, dirigirte a algún alumno previamente si es necesario y contribuir a un clima de tranquilidad y organización en el aula.
  3. 3. Entra en clase con un buen estado de ánimo. Tu propia tranquilidad es esencial para lograr la calma y la atención de tus alumnos. Llega al aula con la mente lo más despejada posible de problemas o preocupaciones, céntrate en la clase que vas a impartir, lo que quieres transmitir y los alumnos con los que vas a comunicarte. Una sonrisa y una buena actitud resultan mucho más eficaces que comenzar la clase cansado, distraído o enfadado. Para lograr el silencio es mejor hablar con un tono de voz normal, de manera pausada, que gritar y contribuir al ruido.
  4. 4. No comiences hasta que captes la atención de todos. Captar la atención de tus alumnos desde el inicio es muy importante para que la clase comience de manera fluida y cómoda para todos. Puedes buscar una actividad especialmente interesante para el inicio de la jornada, sobre un tema que les interese, transmitirles la importancia del silencio y dirigirte de manera firme a aquellos que estén distraídos. Puedes recurrir a estas ideas o estos trucos.
  5. 5. Sé asertivo. Alguien asertivo expresa sus opiniones o sus sentimientos con claridad, de manera directa pero sin hostilidad. Este documento explica en qué consiste una conducta asertiva frente a una agresiva o sumisa. La asertividad, útil en la vida cotidiana, resulta una herramienta muy eficaz en el aula para afrontar situaciones de conflicto, mantener la disciplina y el orden, evitar distracciones y adaptarse a los cambios o necesidades del desarrollo de la clase. Este artículo de Justifica tu respuesta explica qué le ocurre a un docente el primer minuto de clase y cómo afrontarlo con asertividad y escucha activa. También puedes educar a tus alumnos en la asertividad con actividades como este juego educativo.
  6. 6. Trabaja la interiorización. La interiorización resulta esencial en el proceso educativo porque permite que el alumno haga suyos los conocimientos. Pero, además, en psicología se relaciona con el autoconocimiento y la autoconciencia. En definitiva, tiene mucho que ver con transformar los procesos externos en procesos internos, ya sea para asimilar un concepto, para comprender lo que ocurre en el exterior y reaccionar, o para adoptar valores y conductas. Si promueves la interiorización desde el inicio de la clase, ayudarás a que surja la emoción, el entusiasmo, la motivación y la concentración. Estas actividades de concentración, visualización y relajación pueden ser un buen ejercicio para ayudar a tus alumnos a interiorizar. 

¿Qué te parecen estas propuestas? ¿Utilizas alguna técnica para fomentar la concentración y la calma en tus clases? Anímate y compártela con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *