Volver al listado

Ocho pasos para empezar a innovar en tu colegio [Infografía]

Ocho pasos para empezar a innovar en tu colegio

Nuestra sociedad cambia a un ritmo vertiginoso y los centros educativos deben responder a las exigencias que les plantea la educación actual, en la que las TIC y la innovación tecnológica resultan fundamentales. Con el fin de ajustarnos a los nuevos modos de aprender y adaptar los objetivos de la educación a las necesidades del siglo XXI es necesario que cambiemos nuestros modelos educativos y diseñemos una nueva forma de enseñar. Pero, ¿cómo hacerlo? ¿Por dónde empezar? Te explicamos cuáles son los pasos fundamentales y en qué consiste el Plan de Acompañamiento Integral (PAI) de aulaPlaneta, que apoya a los centros y a toda la comunidad educativa en el proceso de cambio.

INNOVAR EN TU CENTRO, EN OCHO PASOS

  1. 1. Análisis de la situación. El primer paso es estudiar el centro y tomar conciencia de cuál es la situación de partida en aspectos relacionados con la tecnología y las metodologías de trabajo:
    – Materiales disponibles (libros de texto digitales, servicios digitales, materiales propios etc.)
    – Infraestructura (conexión a Internet, ordenadores o tabletas etc.)
    – Enfoques metodológicos que se utilizan
    – Competencia digital y preparación pedagógica del claustro de profesores
    – Otros ámbitos o necesidades importantes del centro relacionados con el currículo, la organización o la comunicación con las familias.
    Esta presentación
     incluye algunas ideas para estimar el nivel de innovación de un centro.  
  2. 2. Diagnóstico y definición de objetivos. Teniendo en cuenta los datos recopilados durante el análisis, el siguiente paso es detectar las fortalezas y necesidades del centro y establecer los objetivos que se quieren conseguir. En cualquier caso, lo importante es fijar el objetivo primordial y afrontar el cambio con visión de futuro: saber dónde quiere llegar el centro, cuál es su misión y qué tipo de alumnos quiere fomentar. De este modo el cambio conseguirá la “mejora de la educación” que se persigue y dará al centro un valor propio y diferencial.
  3. 3. Diseño del plan de innovación. El plan variará según las necesidades detectadas y los objetivos establecidos, pero algunos puntos que debe contemplar son:
    – Establecer la línea pedagógica que seguirá el centro y las metodologías que va a implantar, siempre buscando enfoques competenciales, activos, interdisciplinares, cercanos a la vida real, significativos, orientados a conseguir lo mejor de cada uno y del trabajo en equipo y que aseguren la reflexión y la consolidación de los conocimientos más allá de la práctica.
    – Determinar qué hay que implementar o modificar para llevar a cabo el proceso innovador: recursos, dispositivos, materiales, infraestructuras y equipamiento, personal, espacios y organización del centro o el aula etc.
    – Definir las necesidades de formación de todo el equipo, cómo integrarlo y motivarlo. El profesor debe comprender y aceptar la necesidad de cambio, y asumir este como un reto propio. Deben tenerse en cuenta las distintas actitudes que puede suscitar el cambio entre el profesorado, y establecer un plan para motivar y generar ilusión y expectativas.
    – Designar un coordinador o crear un equipo de coordinación que, junto a la dirección, se encargue de liderar el proceso.
    – Definir un calendario de actuación.
    – Fijar las fases del plan educativo y las tareas que deberán desarrollarse en cada una, tanto por parte de la dirección y administración del centro, como por parte del equipo docente.
  4. 4. Selección de herramientas y tecnología. El centro debe elegir recursos, materiales y contenidos de calidad y adecuados a las necesidades de profesores, alumnos y familias, teniendo en cuenta los diversos tipos de uso y los requerimientos de formación y de dedicación. También aspectos tecnológicos, como la conectividad del centro, los dispositivos que se van a utilizar, cómo se van a implantar y mantener estas tecnologías y si se va a contar durante el proceso con un asesoramiento como el que brinda el Plan de Acompañamiento Integral. Las herramientas deben responder al plan y necesidades establecidas.
  5. 5. Formación del profesorado. Los docentes serán los que sustenten el proceso de innovación en el día a día en el aula, por lo que su implicación y su preparación son cruciales. Hay que determinar qué formación necesitan y en qué áreas, y suministrarla. Por ejemplo, pueden requerir preparación relacionada con la materia que imparten, respecto a estrategias didácticas o nuevas metodologías o en competencia digital y uso de las TIC en el ámbito educativo.
  6. 6. Comunicación interna y externa. Al diseñar el plan de acción es fundamental tener en cuenta cómo se va a comunicar el cambio a los distintos actores de la comunidad educativa. Es importante mostrar a alumnos y familias la necesidad del cambio y los beneficios que va a reportar al aprendizaje de los estudiantes (motivación, desarrollo de competencias, capacidad comunicativa y de trabajo en equipo,…), así como asegurar que el proceso se va a desarrollar con responsabilidad y que los resultados van a ser positivos. Para ello, es interesante compartir objetivos y mostrar cómo se van a evaluar los resultados de manera progresiva. Respecto a la comunicación externa, hay que proyectar e informar acerca de los valores y propuestas que ofrece el centro y que lo diferencian del resto.
  7. 7. Puesta en práctica. Es la parte decisiva del proceso innovador, ya que implica el desarrollo y la puesta en marcha de las medidas y tareas establecidas. Para lograrlo, la dirección y el equipo de coordinación deben estar atentos para mantener la motivación, respetar el plan establecido y reaccionar ante problemas o dudas que puedan surgir. Los primeros pasos serán complejos, pero la constancia y la organización garantizarán el éxito de la iniciativa. Por este motivo es recomendable una implementación progresiva en los cursos, con reuniones semanales, seguimiento de la formación, actualización del plan…
  8. 8. Evaluación, seguimiento y actualización. El proceso de innovación es constante y no termina con una primera aplicación, sino que debe evolucionar y adaptarse a las nuevas necesidades detectadas, mejorar las debilidades, sumar propuestas más ambiciosas… Directiva y equipo de coordinación deben hacer un seguimiento de la aplicación del plan innovador, detectar su impacto en el aprendizaje y los resultados de los alumnos o en la satisfacción de la comunidad educativa, y actualizarlo mediante nuevas acciones para continuar el proceso de transformación y mejora.

Ocho pasos para empezar a innovar en tu colegio

Título: Descarga en PDF la Infografía “Ocho pasos para empezar a innovar en tu colegio”

PLAN DE ACOMPAÑAMIENTO DE AULAPLANETA A LOS CENTROS

El Plan de Acompañamiento Integral (PAI) de aulaPlaneta permite a los centros escolares innovar con el mejor asesoramiento y apoyo. Con este programa aulaPlaneta ofrece una garantía de éxito a centros, docentes, alumnos y familias en el proceso de cambio hacia un nuevo modelo educativo. En concreto, guía al centro y aporta su experiencia y su soporte en todas las fases: análisis, diagnóstico, formación, puesta en marcha, desarrollo y evolución del proceso innovador y la implantación del servicio digital aulaPlaneta.

Entre otras ventajas, incluye un plan de formación online y/o presencial en habilidades TIC y en nuevas metodologías acorde a las necesidades del centro y de sus docentes; asesoramiento técnico y pedagógico en contenidos e infraestructuras; y un servicio técnico para cualquier duda o problema que se plantee. Ofrece además atención personalizada al centro escolar y al docente en cuestiones de contenidos, formación e infraestructuras, y suministra materiales, herramientas y documentación para mantener informadas a las familias y dar visibilidad al proceso. 

Más información:

aulaPlaneta 

Cómo innovar en los centros docentes

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *