Volver al listado

Las escuelas High Tech High de San Diego aprenden por proyectos

Las escuelas High Tech High (HTH), en San Diego (California), se han convertido en un referente mundial en materia de innovación educativa. Su énfasis en un aprendizaje integral, académico y técnico, basado en los proyectos y protagonizado por los alumnos constituye la marca de identidad de unos centros donde la educación se enfoca hacia el mundo laboral y se personaliza a través del asesoramiento a los estudiantes dentro y fuera del aula. Gracias a su apuesta educativa, han logrado integrar a todos sus alumnos, de etnias y culturas muy diferentes, y facilitar su acceso a la formación superior, por lo que su modelo se aplica cada vez en más escuelas de Estados Unidos.

UN OBJETIVO CLARO Y CUATRO PRINCIPIOS BÁSICOS

High Tech High es un grupo de trece escuelas de Primaria y Secundaria situadas en San Diego que nacieron en el año 2000 y cuentan ya con cerca de 5.000 alumnos. Además de aplicar un sistema de admisión aleatorio, que busca una muestra socioeconómica y étnica representativa de la población, estos centros escolares apuestan por una enseñanza que no se basa en las notas ni en los exámenes, sino que mide su éxito por la cantidad de alumnos graduados que continúan sus estudios. Entre sus objetivos está el de lograr que más mujeres y estudiantes de minorías étnicas tengan acceso a formación superior y, especialmente, a carreras de matemáticas, ciencias o ingeniería. Y lo están consiguiendo: el 96% de sus estudiantes ha seguido estudiando en universidades o escuelas de estudios superiores, y el 35% representa la primera generación de su familia que accede a la formación post-secundaria.

Para lograr esta ambiciosa meta, HTH ha estructurado su currículo y su cultura escolar sobre el aprendizaje basado en proyectos y persigue preparar a todos los estudiantes para acceder al mundo laboral y formar parte de la ciudadanía en una sociedad democrática. El trabajo en cada una de sus escuelas se adapta a las condiciones específicas de su alumnado y la comunidad en la que se inserta, pero todas ellas se apoyan en cuatro principios:

  1. 1. Personalización. Los docentes de High Tech High conocen a sus alumnos y se comprometen con un proceso de enseñanza-aprendizaje que apoya y ofrece retos a todos y cada uno de los estudiantes. A través de proyectos, los alumnos desarrollan sus pasiones e intereses y reflexionan sobre su aprendizaje y sus avances. Se ofrece apoyo a los estudiantes con necesidades especiales a través de un modelo inclusivo y todos los alumnos cuentan con un asesor que se reúne con ellos para crear un sentimiento de comunidad, apoyar sus progresos y ayudarles a planificar su futuro; un asesoramiento que se extiende también fuera del aula e implica a las familias.
  2. 2. Conexión con el mundo adulto. Los estudiantes conectan su aprendizaje con el mundo más allá de la escuela, a través de trabajos de campo, servicios a la comunidad, prácticas laborales en empresas y consultas con expertos externos. Los alumnos desarrollan trabajos y proyectos que presentan de forma pública ante una audiencia real y en espacios profesionales. Las propias instalaciones de HTH se han diseñado inspirándose en el mundo laboral e incluyen salas de reuniones acristaladas, zonas de trabajo para grupos pequeños, laboratorios equipados con las últimas tecnologías, acceso a Internet en todos los espacios y áreas comunes donde se exponen trabajos o prototipos.
  3. 3. Visión intelectual e integradora. No se realiza un seguimiento de los estudiantes por sus resultados académicos, sino que se aplica un currículo que se centra en prepararles para el acceso a estudios superiores y al mundo laboral. Para ello, se valoran habilidades del siglo XXI, que integran cuerpo y mente y combinan diversas disciplinas, formación técnica y académica, con el fin de preparar a los estudiantes para afrontar itinerarios superiores tanto en el ámbito de la tecnología o la ciencia como artísticos o humanísticos. La evaluación se basa en el desempeño: todos los estudiantes desarrollan proyectos, resuelven problemas y presentan sus resultados a grupos de la comunidad, y es obligatorio realizar prácticas, desarrollar un proyecto final y crear un porfolio digital personal. Además, las escuelas High Tech High son diversas y apuestan por la integración: los docentes ponen en práctica distintos enfoques para ajustarse a los aprendizajes de sus alumnos, y valoran y aprovechan la posibilidad de contar con estudiantes de diferentes procedencias y ambientes.
  4. 4. El profesor como diseñador. Los docentes de High Tech High son diseñadores de programas y currículos, y trabajan en equipos interdisciplinares para planificar los cursos o niveles en los que imparten clase. Participan en las decisiones que afectan al currículo, la evaluación, el desarrollo profesional, la contratación y otras áreas importantes del centro escolar. El horario y la organización de las escuelas apoyan el trabajo en equipo de los docentes y garantizan tiempo suficiente para planificar las clases y preparar rúbricas, proyectos y trabajos que ayuden a sus alumnos a demostrar sus progresos y avanzar hacia la graduación.

Las escuelas High Tech High de San Diego aprenden por proyectos

 

ALGUNOS PROYECTOS DESARROLLADOS POR LOS CENTROS HTH

Los alumnos de High Tech High no asisten a clases tradicionales ni hacen deberes o se enfrentan a exámenes, sino que desarrollan proyectos personales, individuales y cooperativos. Se trata de trabajos para todas las edades que afrontan aspectos del currículo, pero además incluyen enfoques técnicos y manuales. En su web recopilan algunos de los más destacados, como:

  • Tidepool Treasures. Este proyecto de ciencia y biología duró 12 semanas y permitió a alumnos de primer grado (6-7 años) investigar y documentarse en libros e Internet sobre el fenómeno de las mareas, la relación del movimiento de los océanos con la Tierra, el Sol y la Luna y la creación de las pozas de marea, muy típicas en la costa de San Diego. Como producto final diseñaron documentos y dosieres utilizando tanto herramientas digitales como analógicas y presentaron públicamente sus conclusiones, como se puede ver en este video.
  • The bee project. Proyecto multidisciplinar de biología, ciencia, humanidades y teatro en el que los alumnos de segundo grado (7-8 años) se convirtieron en científicos que investigaban el papel de las abejas en el ecosistema y las amenazas a las que se enfrentan. Tras el trabajo de documentación, ejercieron de defensores de estos insectos a través de obras de teatro escritas por ellos mismos que representaron ante compañeros y padres, escribieron cartas sobre el tema a la administración de la ciudad, plantaron más de 200 plantas que ayudan al desarrollo de las abejas y construyeron colmenas que donaron a una organización de Mexicali (Baja California, México).
  • This New House. Proyecto de matemáticas y química que duró ocho semanas y en el que los estudiantes de décimo grado (15-16 años) trabajaban en parejas para diseñar una casa para cuatro personas utilizando los principios de la arquitectura sostenible. Crearon planos a escala de la situación y las diversas plantas, un modelo de la casa y un folleto explicando el diseño.
  • The Vietnam Experience. Dentro de las áreas de historia y literatura inglesa, los estudiantes de undécimo grado (16-17 años) investigaron un tema histórico, la guerra de Vietnam, el contexto en el que se desarrolló, su origen, el motivo que movió a EUA a implicarse en este conflicto etc. Como resultado del trabajo redactaron un guion teatral con personajes y hechos históricos, diseñaron el vestuario y la escenografía y representaron las mejores obras.
  • Ebola: Going Viral. Proyecto enmarcado en el área de biología y basado en el brote de ébola de 2014 y 2015 que llegó a afectar a EUA. Los estudiantes de undécimo grado (16-17 años) investigaron las enfermedades infecciosas, su contagio, la percepción social de estos casos de emergencia, la respuesta inmune de los seres humanos y la posibilidad de replicarla, lograr una vacuna y solucionar una epidemia como la de ébola. Al terminar el proyecto elaboraron material multimedia divulgativo y apoyado en información científica que propusiera acciones para reaccionar ante una epidemia de ébola y prevenir contagios, que después presentaron a la comunidad transformando el aula en un centro de control de infecciones.
  • The (Virtual) Sky is the Limit. Proyecto de matemáticas y pensamiento computacional, último de la asignatura, que se basó en el aprendizaje previo en programación de los alumnos de duodécimo grado (17-18 años). En este caso los mismos alumnos tenían que crear un programa, sin ningún tipo de límites ni requerimientos de plataforma o software. Como resultado desarrollaron programas completos muy diversos, desde juegos hasta simulaciones de virus, apoyados en un trabajo previo para avalar su interés y funciones, y acompañados por toda la documentación necesaria.

Más información:

Página web de High Tech High

High Tech High: los proyectos que revolucionaron la escuela

Sitio de High Tech High dedicado al aprendizaje por proyectos, con ideas y recursos 

Guía del aprendizaje basado en proyectos elaborada por High Tech High

Entrevista con el director fundador de High Tech High, Larry Rosenstock

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *