Volver al listado

El Colegio de la Inmaculada sustituye los libros de texto en papel por materiales digitales y aulaPlaneta

Colegio inmaculada Gijón

Este curso 2015-2016 ha supuesto toda una revolución digital en el Colegio de la Inmaculada de los Jesuitas de Gijón (Asturias). Desde septiembre todos los alumnos de Secundaria del centro trabajan sin libros de texto en papel, con las TIC y aulaPlaneta como herramientas esenciales. Para ello han puesto en marcha un sistema de Bring Your Own Device (BYOD) por el que cada estudiante lleva a clase su propio dispositivo electrónico con el que trabaja de forma autónoma o coordinada con el resto de la clase. Javier Valdés, jefe de estudios del centro explica que los resultados han sido un éxito y a día de hoy toda la comunidad educativa es consciente de que el proceso de cambio no tiene marcha atrás.

 

EL ORIGEN DEL CAMBIO: LA PROPIA REALIDAD

La innovación en el Colegio de la Inmaculada ha sido progresiva y, como explica Javier, no se trata de que un centro decida cambiar: la realidad a nuestro alrededor es la que ha cambiado y, con ella, los estudiantes. “Nuestros alumnos no son iguales a los de hace diez años y muchísimo menos a los de hace veinte y, si no asumimos esas diferencias, no podremos atenderles como necesitan”, apunta. El jefe de estudios destaca que “los niños y jóvenes actuales aprenden de otra forma, se comunican de otra forma, y pueden acceder a la información de un modo nuevo y mucho más rápido”. “Esto hace que también hayan desarrollado otras capacidades; en muchos ámbitos son muy autónomos a la hora de aprender y, si un adolescente quiere realmente aprender algo, entrará en la Red, lo buscará y aprenderá”, apunta Javier. “Es necesario que los colegios y los profesores aprovechemos todas esas capacidades y oportunidades para intentar que aprendan mejor, al mismo tiempo que les ayudamos a desarrollar las competencias que necesitarán el día de mañana”.

El curso 2014-2015 ya aplicaron cambios metodológicos, trabajaron de forma competencial y modificaron el sistema de evaluación. Además, fue el periodo de preparación para el cambio definitivo, con la toma de las decisiones finales respecto al nuevo sistema de trabajo, un esfuerzo muy importante en formación del profesorado y la organización del primer Congreso de Innovación Educativa, con la colaboración, entre otras entidades, de aulaPlaneta. Y, tras los preparativos, el 2015-2016 ha sido el curso “del cambio metodológico apoyado en las TIC”, que ha abierto una nueva etapa sin libros de texto en papel y con un uso intensivo de las tecnologías en todos los niveles de Secundaria, con 360 alumnos en total.

 

APUESTA POR EL BYOD

El sistema que ha implantado este centro gijonés fue el de Trae/Lleva tu propio dispositivo o Bring Your Own Device (BYOD), por el cual los alumnos llevan al aula su propios dispositivos, independientemente del sistema operativo o plataforma que utilicen. Fue una decisión rompedora y muy meditada que, con la experiencia vivida, consideran “un total acierto” y que se basó en tres pilares:

  1. Los alumnos ya disponen de sus propios dispositivos electrónicos. Los estudiantes tienen ordenadores o tabletas que ya saben cómo utilizar y de los que se responsabilizan, tanto en cuidado como en mantenimiento. “No veíamos la necesidad de que sus familias tuviesen que afrontar un nuevo gasto”, explica Javier. “Ni nos interesaba convertir el colegio en un vendedor de ordenadores, ni gastar nuestro tiempo y recursos colegiales en la gestión de dispositivos, compras, leasing y todo lo que ello conlleva”.
  2. La plataforma o tipo de dispositivo no son esenciales y se evita que queden obsoletos. El jefe de estudios recuerda que en los meses anteriores a la aplicación del BYOD analizaron las diferentes opciones, plataformas, sistemas operativos y dispositivos y vieron que casi cualquiera podría servir: tanto aulaPlaneta como el resto de aplicaciones o materiales utilizados en clase funcionan perfectamente en todos los sistemas operativos, y el trabajo se realiza casi siempre en la nube y puede hacerse desde cualquier plataforma. “Es muy frecuente que un alumno comience una tarea en clase con su tableta y la termine en casa, o donde quiera, desde un ordenador o cualquier otro dispositivo”, explica. “No encontramos ninguna ventaja en ligarnos específicamente a una plataforma o una marca, además en un entorno tan cambiante que el dispositivo seleccionado hoy por ser el adecuado mañana puede estar ya obsoleto”.
  3. Resulta una experiencia más real. El centro consideró que el sistema BYOD era la opción más moderna y más similar a las situaciones que los alumnos encontrarían en el mundo real, donde se utilizan sistemas y lenguajes diferentes, lo que no impide trabajar en común o comunicarse.

Colegio Inmaculada aulaPlaneta

ADIÓS A LOS LIBROS DE TEXTO TRADICIONALES

El sistema BYOD implantado en el Colegio de la Inmaculada responde al afán de optar por otra forma de aprendizaje y dejar de utilizar de manera definitiva los libros de texto en papel. El formato tradicional del libro de texto se les quedaba corto como fuente de información, ya utilizaban sus propios materiales digitales y, sobre todo, “los profesores querían hacer otras cosas, cambiar las metodologías y en ese entorno el uso de las TIC es mucho más importante que un libro”.

Aunque el papel sigue presente porque los alumnos también utilizan libretas y cuadernos, con el nuevo sistema han cambiado las formas de trabajo de los alumnos, el desarrollo de las clases y la forma de evaluar. “El uso de aulaPlaneta y otras herramientas digitales dinamiza la forma de trabajar, permite otro tipo de actividades y el control del trabajo de los alumnos por parte de los profesores es mucho mayor, y mucho más fácil”, resume Javier. “Esto permite conocer mejor el ritmo de trabajo de cada alumno y el seguimiento y la atención por parte de los profesores es mucho más eficaz”.

Sobre el uso de aulaPlaneta como herramienta, Javier apunta que “cubre casi todas las áreas en una sola plataforma, lo que evita que para cada área el niño tenga que ir a un sitio diferente, con nuevas claves, usuarios, interfaz”, además de la variedad de recursos que ofrece: “no solo el Cuaderno de estudio del alumno, sino todos los materiales audiovisuales que aporta, enriquecen las clases y son fiables y de fácil acceso para el profesor”. El jefe de estudios destaca también las actividades digitales autocorregibles, que aportan múltiples beneficios: “los alumnos saben si hacen las cosas bien o mal, controlan su aprendizaje y se hacen mucho más autónomos; el profesor no tiene que pasar horas revisando libretas, tiene todos los datos al momento y puede dedicar todo ese tiempo y esfuerzo que ahorra a ayudar y apoyar a los alumnos que lo necesitan”.

Otra de las ventajas del servicio digital de aulaPlaneta es su versatilidad y personalización. “Nos parece muy interesante la posibilidad de personalizar los materiales, incluir recursos propios, añadir o quitar apartados, asignar actividades y ejercicios de forma personalizada”, explica. “Y también la disponibilidad de opciones más avanzadas, las propuestas de trabajo cooperativo y proyectos”. El jefe de estudios indica que todo ello permite que “los profesores más creativos se apoyen en estos materiales para generar nuevas oportunidades, exprimiendo más todas las opciones, mientras que los que se encuentran aún más inseguros avanzan poco a poco en los usos sin desarrollar temas propios desde el inicio, ya que la plataforma los suministra”. Otra de las opciones de los docentes utilizan a diario es “la asignación de tareas, tanto de las que ya están configuradas en aulaPlaneta como las creadas partiendo de las plantillas de la plataforma”.

 

NUEVAS METODOLOGÍAS Y FORMACIÓN CON AULAPLANETA

Los cambios realizados en este centro asturiano no solo afectan al uso de las TIC, sino también a las metodologías de trabajo en el aula, con el fomento del aprendizaje cooperativo y por proyectos, por ejemplo. También en este campo el apoyo de aulaPlaneta ha sido muy interesante, gracias a su Plan de Formación del Profesorado. “La posibilidad de seguir los módulos de formación en uso de las TIC, trabajo cooperativo o flipped classroom ayudan a la formación y la mejora continua del claustro”, destaca el jefe de estudios. “Este impulso es importante, ya que el entorno tan cambiante hace que la necesidad de formación continua sea mayor que nunca”.

 

ALUMNOS MOTIVADOS Y PROFESORES SATISFECHOS

Tras este primer curso de revolución digital, Javier Valdés tiene claro que este es el camino que deben seguir. En primer lugar, la respuesta de los alumnos está siendo muy positiva. “Para la inmensa mayoría resulta más motivador y trabajan en un entorno, el digital, que les resulta más familiar y ven más amigable que el papel, por lo que afrontan las tareas con menos desagrado”, analiza. “También el tipo de tareas que se les piden es mucho más variado, en ocasiones más creativo, por lo que las dinámicas son diferentes”.

En cuanto a los docentes, pieza fundamental del cambio, también han respondido sumándose con firmeza a esta nueva educación. “Estos cambios solo pueden hacerse, y en nuestro caso es una suerte, con un claustro motivado y con ganas de mejorar”, destaca Javier. “Para nosotros todo el proceso comienza, de hecho, con una demanda del claustro que pedía tener más herramientas para poder trabajar mejor; existía la demanda, las ganas de poder adaptarse y llegar mejor a los alumnos”. Ahora, tras la implantación, la satisfacción es muy alta y nadie se plantea volver atrás. “El esfuerzo del profesorado está siendo enorme y sus ganas de mejorar y adaptarse es lo que permite que las cosas hayan salido bien”, apunta.

El tercer gran eje de la comunidad educativa, las familias, también ha sido parte esencial del proceso de cambio en el centro y la comunicación con ellas ha sido fundamental. A través de los cauces ya establecidos (tutorías o reuniones periódicas de los consejos de curso) y de encuentros especialmente convocados para ello se les avanzó el cambio que se realizaría y se les ha ido mostrando paso a paso el proyecto, aclarando dudas y disipando miedos. “Los cambios metodológicos tienen su reflejo en la forma de trabajar de los alumnos en casa y esto, en muchos casos, puede generar inquietud en las familias que, como todos, están familiarizadas con los métodos anteriores y tienen incertidumbres ante los cambios”, resume Javier. “Por eso es muy importante explicar lo que hacemos y para qué”.

 

Más información

• Página web del Colegio de la Inmaculada: http://www.colegioinmaculada.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *