Volver al listado

Por qué hay sexismo en las escuelas

Por qué hay sexismo en las escuelas

Estudios como Andalucía, Detecta + Previene, realizado en esta comunidad autónoma, o Igualdad y prevención de la violencia de género en la adolescencia, en toda España, descubren el alto grado de sexismo entre los jóvenes y su visión estereotipada de ambos sexos. La educación debería jugar un papel fundamental para propiciar el cambio en esta situación. Sin embargo, como explica Lina Gálvez, directora del Máster Universitario en Género e Igualdad en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y experta investigadora en sexismo y desigualdad de género, el centro escolar también es, por desgracia, escenario de prácticas sexistas y hasta puede contribuir a fomentar la desigualdad. Resumimos en cinco claves los motivos por los que sucede, para mover a la reflexión y descubrir cómo evitar el sexismo. 

CINCO MOTIVOS PARA LA DESIGUALDAD EN EL ÁMBITO ESCOLAR

El sexismo en la escuela es fruto de diversos factores; algunos de ellos parten del propio sistema educativo y muchos van más allá de la escuela, porque la educación trasciende al ámbito escolar. Entre ellos están los cinco motivos siguientes:

  1. 1. Una sociedad sexista. En primer lugar, el centro escolar es un reflejo de la sociedad en la que vivimos, donde se potencian roles diferentes para hombres y mujeres. “Tenemos una escuela sexista porque tenemos una sociedad sexista”, afirma Lina. “La escuela no solo la componen el alumnado y el profesorado, sino todo el entorno social de las niñas y niños, principalmente la familia, que hace que los niños trasladen a la escuela los estereotipos sexistas que aprenden en sus casas o en los dibujos animados”. Luchando por una sociedad más igualitaria, a través de productos y propuestas de ocio que no diferencien entre hombres y mujeres, contribuiremos también a cambiar la sociedad y, con ella, el ámbito escolar.
  2. 2. El sutil refuerzo de las conductas desiguales. La experta en desigualdad indica que la escuela debería compensar la situación de desigualdad que se da en la sociedad, pero en cambio tiende a afianzarla “y en algunos casos, incluso, reforzarla de manera muy sutil, como cuando alguna profesora o profesor comenta en clase que los niños son mejores en Matemáticas o que las niñas son mejores en Lengua, o pone a hacer muñecos de nieve de plastilina a las niñas sobre cartulina rosa y a los niños sobre cartulina azul”. Estos pequeños gestos, la aculturación sutil, es lo que contribuye “a que niños y niñas vayan adquiriendo ciertos comportamientos y preferencias como naturales y consustanciales a su sexo y no como construcciones culturales”. Para evitar enseñar a los niños a ser niños y a las niñas a ser niñas hay que huir de este tipo de diferencias: ser conscientes de las ideas y estereotipos que tenemos sobre roles masculinos y femeninos y desecharlos, cuidar las actitudes y el lenguaje para evitar sexismos y dar libertad a los niños y niñas para elegir lo que les gusta y desarrollar sus propias preferencias, sin limitaciones o ideas preconcebidas. En este reportaje hay algunos ejemplos de cómo en ocasiones contribuimos al sexismo en el aula.
  3. 3. Un currículo ajeno a la igualdad de género. La Convención por la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Mujeres analizó en julio de 2015 la situación de España en materia de igualdad y elaboró un informe en el que recriminaba la desaparición de la asignatura de Educación para la ciudadanía y pedía al Gobierno que aplicase una estrategia integral de “medidas proactivas y sostenidas para eliminar los estereotipos de género, revisando su legislación en materia de educación, adoptando programas selectivos en el sistema educativo, revisando los libros de texto y los planes de estudios y llevando a cabo campañas de sensibilización”. Lina confirma que “España ha retrocedido en estos años en la lucha contra la desigualdad de género en muchos ámbitos, desde el presupuestario hasta la propia imagen y ejemplo”. Por ejemplo, explica que “no se cumple la Ley de igualdad en muchos ámbitos”, ni siquiera “estableciendo un gobierno paritario que es un aspecto importante sobre todo por lo visible”. Por todo ello, la experta es clara: “la igualdad no está bien representada en el currículo básico porque no hay asignaturas específicas que velen por ella, como podía ser en una parte Educación para la ciudadanía, y porque no está integrada en el resto de asignaturas a través de contenidos y ejemplos que transgredan la organización patriarcal de nuestras sociedades”. Estos recursos o estas propuestas pueden ayudarte a trabajar la igualdad del género en el aula.
  4. 4. Falta de políticas gubernamentales coordinadas. Aunque la escuela tiene un papel fundamental en la lucha por la igualdad, necesita apoyo de las administraciones, a través de medidas específicas que modifiquen los términos sexistas que marcan nuestra sociedad. “Hacen falta políticas coordinadas que no echen por tierra los avances que se puedan conseguir en las aulas o en el patio escolar”, indica Lina Gálvez. “En este sentido, la escuela se puede convertir también en un nudo de actividades que fomenten la igualdad y la formación en igualdad, también para los padres y madres, sobre los que pivota en gran medida la educación de sus criaturas”.
  5. 5. Fondos insuficientes. En opinión de Lina, la dotación de los centros escolares resulta esencial para una educación de calidad, también en el ámbito de la educación en la igualdad. “Las escuelas pueden hacer mucho más por la igualdad, sobre todo si se destinan fondos para que cumplan esa función, algo que sería posible en la actualidad dada la gran cantidad de personas cualificadas que están en situación de desempleo”, resume.

Más información:

Debate Sexismo en la escuela en Para todos La 2 

Estudio Igualdad y prevención de la violencia de género en la adolescencia 

Andalucía, Detecta + Previene 

La realidad del sexismo y la violencia de género en los centros escolares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *