Volver al listado

Las claves de la educación en Estonia

En el último informe PISA (2015) el país báltico dio la campanada con uno de los mejores resultados globales de los países europeos (los primeros puestos siguen copados por los asiáticos): tercero en ciencias,  noveno en matemáticas (superando a la exitosa Finlandia) y sexto en comprensión lectora. Sin embargo, detrás de esta sorpresa hay uno de los sistemas educativos más innovadores y eficientes. Te mostramos que hay detrás de su éxito:

  1. El sistema

Después de conseguir su independencia de la Unión Soviética, Estonia tenía mucho trabajo por hacer, pero al mismo tiempo tenía la posibilidad de empezar de cero. La educación básica es obligatoria de los 7 a los 17 años sin cambio de centro y la separación de itinerarios comienza a los 15. Posteriormente, hay tres cursos de educación secundaria necesarios para acceder a la educación terciaria dividida a su vez en las licenciaturas, la formación profesional y la llamada educación vocacional (VET) que comprende las ingenierías, la arquitectura o la contabilidad.

  1. Reformas y eficiencia

El currículo nacional es del 1996 y el acta de educación para adultos data del 1993 pero desde el año 2000 se han llevado a cabo reformas en preescolar (2000 y 2010) y en educación superior (2013) que han acabado por dar resultados. De hecho, el porcentaje de PIB que dedica Estonia a Educación es menor que la media de la OCDE y si añadimos que tiene uno de los cursos escolares más cortos podemos decir que es uno de los sistemas educativos más eficientes de los evaluados en PISA haciendo sus resultados aún más sorprendentes. Por último, desde el 2014, se ha elaborado la estrategia de aprendizaje continuo que propone medidas para superar los retos vinculados al long life learning.

  1. Gestión autónoma

La gestión del sistema educativo es compartida entre autoridades locales y centrales lo que implica una mayor autonomía para gestionar el currículo o para la contratación de docentes. Por un lado, el estado supervisa los estándares educativos, la evaluación de calidad y una parte de la financiación. De la educación básica se encargan las autoridades locales pudiendo aumentar la financiación de los buenos centros en hasta un 30%, consiguiendo así que se establezca una gran competitividad entre escuelas. Por último, en secundaria la mayoría de las decisiones se toman en los centros.

  1. Acceso gratuito y equidad

Uno de los puntos fuertes de la educación estonia es el acceso gratuito y equitativo a la educación. Esto ha implicado ser uno de los países con menos malos estudiantes y con unas buenas tasas de finalización de secundaria. Además, el gasto de Estonia en educación es del 5’4% del PIB (España dedica un 4’1%) lo que significa un 13% del gasto público que se utiliza, entre otras cosas, en ofrecer comidas gratuitas, ayudas a las escuelas rurales o para niños con necesidades especiales.

  1. Un profesorado formado y…

Por realizar la comparación con España (sabemos que las comparaciones son odiosas, pero es lo que tenemos más cerca), el profesor estonio tiene más experiencia y mayor formación pedagógica y práctica. De hecho, el profesor de secundaria tiene una formación inicial de cinco años junto con un desarrollo profesional continuado. Además, los docentes consideran que su profesión es valorada a nivel social.

  1. … con libertad para innovar

Esta formación está centrada en prácticas innovadoras y donde se fomenta la autonomía para escoger metodologías y contenidos también fomentada por una media de alumnos por clase es reducida (en torno a los 18-19). Se trabaja fomentando el espíritu crítico, el trabajo vinculado a situaciones reales (aprendizaje significativo) y con el entorno. Además, se priorizan los trabajos sobre medioambiente, ecología y ciencias de la naturaleza realizados en inglés. Como dato significativo los papers de investigadores estonios sobre estos temas son citados un 40% más. Por último, hay una gran estabilidad en la política educativa, el gobierno dictamina unos objetivos generales pero son los profesores los que deciden con llegar a ellos.

  1. Un estado comprometido con la tecnología

Desde el año 2000, la conexión a internet es un derecho para los estonios y cerca del 100% de los servicios estatales se pueden realizar a través de la red. También fueron uno de los pioneros en realizar el voto por internet, la declaración de la renta o el registro de propiedad. De hecho, hasta es posible adquirir una e-residency para facilitar la apertura de negocios en el país. Fruto de este compromiso, Estonia se ha convertido en una meca tecnológica dentro de Europa con un 15% de su PIB derivado de las nuevas tecnologías y con el surgimiento de compañías como Skype.

  1. Y una escuela comprometida con la tecnología

Dado este compromiso con las TIC, Estonia fue uno de los pioneros en dar a cada estudiante un ordenador y desde 1997 tiene la Tiger Leap Foundation, responsable de las aplicaciones TIC para la docencia y de la formación continua del docente en nuevas tecnologías. También han sido pioneros en introducir la programación o la robótica educativa en el aula (gracias a Lego Mindstorms). Gracias a ello, entre otros aspectos, Estonia ha conseguido sucesivas generaciones de estudiantes interesados en la ingeniería o la informática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *