Volver al listado

Aprendizaje por proyectos: una educación interdisciplinar

Pese a que la conciencia de que vivimos en un mundo globalizado e interconectado es casi total, una parte importante de la comunidad educativa sigue abogando por una transmisión de saberes aislados en el aula, bajo la forma de materias curriculares impartidas como unidades ajenas las unas a las otras. Un panorama educativo que, gracias en parte a la ventana al autoaprendizaje abierta por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), empieza a resquebrajarse en aras de un aprendizaje que integre los diferentes saberes que puedan ser de utilidad para el estudiante no tanto dentro del universo cerrado del aula como, sobre todo, fuera de ella. Lo que puede lograrse a través del llamado aprendizaje interdisciplinar, transdisciplinar o, de forma más extendida, del aprendizaje por proyectos.

Bases teóricas para una educación para la vida

Entendemos el aprendizaje por proyectos como algo más que una metodología educativa integrada dentro de un sistema educativo determinado, ya que sus planteamientos lo aproximan a un sistema educativo autónomo y autosuficiente. Lo que no implica que no tome los contenidos propios de las materias curriculares de sistemas pedagógicos digamos “tradicionales” y, por lo tanto, que no los enseñe a sus alumnos. Ya que, como su nombre indica, el aprendizaje por proyectos plantea investigaciones/proyectos al alumnado, que para alcanzar sus conclusiones debe aprender y formarse en áreas de conocimiento tan aparentemente distintas como puedan ser la científica, la social, la artística o cualquier otro campo que les permita reflexionar sobre el tema propuesto en el aula y que, tal y como ocurre fuera del aula, se encuentran interrelacionadas.

Y aunque su adopción es, aún, minoritaria dentro del contexto educativo general, bebe de algunas corrientes pedagógicas anteriores, con mucho, a la aparición de las TIC que la han convertido en una “nueva” concepción educativa. La llamada globalización de la enseñanza concebida por Ovide Decroly (1871-1932), que planteaba que la mejor forma de aprender una materia era que esta estuviese vertebrada por un área de interés del estudiante, el triángulo educativo conformado por la experiencia activa, la reflexión y, por último, la problematización de una realidad compleja del pedagogo John Dewey (1859-1852), o la conversión de la escuela en un espacio de investigación individual y grupal instaurada por Célestin Freinet (1896-1966) serían algunos de los más preclaros precedentes, de comprobada efectividad, del aprendizaje por proyectos. No son los únicos: algunos de los elementos de la alfabetización crítica aplicada por Paulo Freire (1921-1997) o la lectura y discusión del periódico en el aula, permitiendo así una visión de conjunto de diferentes problemáticas interdependientes, de Lorenzo Milani (1923-1967), también se encuentran en las bases de esta tipología pedagógica que, gracias a su naturaleza transversal, se adapta a prácticamente cualquier contexto educativo concreto, con las TIC o sin ellas.

Beneficios pedagógicos

Pero, más allá de lo que tiene de preparación para una realidad difícil de asumir desde un conocimiento fragmentado, la reputación de sus precedentes o la base teórica de esta pedagogía ¿en qué aspectos resulta beneficioso para el alumnado la instauración de un aprendizaje por proyectos como sistema educativo?

  • Formación en competencias de aprendizaje como, en una realidad mediada a través de las TIC, la alfabetización digital, a través de la movilización de saberes y de los procedimientos necesarios para adquirirlos.
  • Revela prácticas sociales que justifican el aprendizaje en el aula desde una perspectiva práctica y experiencial.
  • Provoca el aprendizaje de nuevos contenidos, fruto de un itinerario pedagógico menos planificado, aunque por ello más supervisado por los docentes impulsores del proyecto.
  • Permite identificar logros y ejes de mejora durante el proceso de aprendizaje, y desde la autoevaluación del alumnado.
  • Desarrolla el aprendizaje colectivo, con o sin TIC, y el trabajo cooperativo entre los estudiantes, ya que para obtener un resultado más completo los conocimientos específicos de unos cubren las flaquezas formativas de otros. En este aspecto, se pueden combinar las capacidades de alumnos de diferentes edades/cursos para obtener resultados más complejos y, por tanto, también más completos.
  • Refuerzan la confianza de los alumnos en sus propias posibilidades de aprendizaje, reforzando su identidad personal y colectiva a través de su rol activo en la adquisición de conocimientos.

El rol del profesorado

No es la primera vez que se expone en este blog que el rol del profesorado se encuentra en proceso de cambio, en parte debido a la irrupción de las TIC en nuestras vidas y por lo tanto en nuestra manera de acceder a contenidos curriculares que hasta entonces estaban en manos de la comunidad docente, y como deduciréis de lo leído hasta aquí no podemos no volver a repetir esta máxima para referirnos al papel del profesorado en el aprendizaje por proyectos.

Una vez propuesto el proyecto por el profesorado al aula, teniendo en cuenta sus capacidades y las expectativas de aprendizaje que pueda tenerse sobre el grupo clase, su rol pasa a ser el de gestor de los conocimientos adquiridos por los alumnos y de supervisor de sus procesos de aprendizaje, asegurándose de que los conocimientos que estos han adquirido parten de una investigación lo bastante elaborada.

No es una tarea fácil, ni tampoco menos meritoria que la de generador de contenidos que hasta no hace tanto parecía patrimonio exclusivo de la profesión docente, pero los resultados son positivos tanto para el alumnado como para los maestros, que también deben investigar por su cuenta para preparar el proyecto y para asegurarse de que las fuentes de las que dispone el alumnado son las adecuadas.

Un papel que quizás algunos ya conocéis por haber implementado el aprendizaje por proyectos en vuestras aulas. De ser así, os agradeceríamos que compartieseis vuestras experiencias e impresiones con todos nosotros así como este post, en el caso de que os haya resultado interesante, con el resto de vuestra comunidad educativa.

 

  • Para saber más:

Aprendizaje orientado a proyectos: 6 sencillos pasos para aplicarlo en clase

TEDxUSB: Aprendizaje por proyectos, por Sergio Díaz.

4 Comentarios

  1. Judith Sánchez Castro -

    Es Importante el trabajo en equipo ya que así podemos realizar proyectos en conjunto con la aprobación y organización de varios integrantes del equipo o del grupo social en el cual estamos trabajando, también es importante fomentar la lectura y el razonamiento y pensamiento critico para ver que información nos puede servir para elaborar un proyecto ya sea de investigación.
    En el salón de clases es importante trabajar en equipo ya que así podemos compartir y transmitir ideas importantes sobre algun tema.
    Alumno. Sánchez Castro Judith.
    Escuela Preparatoria Oficial Núm. 88
    Profesora, Marcela Cuenca Núñez
    1-VI.

  2. Pingback: Blogs de educación interesantes – Brains Kids Club

  3. Pingback: Revolución en las escuelas: alumnado participativo – Innovando en las escuelas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *