Volver al listado

Escuela unitaria: por un aprendizaje interdisciplinar

Entendemos por escuela unitaria todo centro educativo que, debido a su situación en lugares en los que escasean los niños y niñas en edad de escolarización, goza únicamente de uno o dos espacios dedicados al aprendizaje de sus alumnos. Estas escuelas de reducido tamaño se encuentran, por lo general, situadas en entornos rurales, o en cualquier caso apartadas de núcleos urbanos mucho más poblados, y debido a esta escasez de alumnos agrupan en su/s aula/s a estudiantes de diversas edades. Pero estas más que necesarias escuelas, existentes en el panorama educativo internacional, ha adquirido un renovado protagonismo en los últimos años gracias a una serie de circunstancias sociales, económicas y, de la mano de las Tecnologías de la Información y Comunicación, también tecnológicas. Pero ¿cuáles son estas circunstancias que hacen de la escuela unitaria una institución pedagógica al alza?

Una práctica pedagógica de ayer y hoy

En el siglo XVIII, en Prusia, se instauraron las primeras escuelas públicas situadas en entornos rurales que, en la mayoría de ocasiones, constaba de una única aula en la que alumnos de varias edades, aunque todos ellos muy jóvenes, aprendían juntos sus lecciones. Durante el siglo siguiente, de la mano del auge de la escolarización primaria universal, este modelo se extendió internacionalmente oficializando un modelo institucional que, actualmente, parece haber recibido un espaldarazo a causa de fenómenos como la gentrificación de los núcleos urbanos que han obligado a numerosas familias a migrar a entornos rurales más accesibles económicamente, la repoblación de pueblos al borde de la desaparición por escasez de habitantes, o a que el uso de las TIC permite ahora el acceso a distancia a fuentes de información que hasta hace no demasiado solo eran accesibles físicamente, y muchas veces en ciudades. Es cierto que la escuela unitaria aún se encuentra con escollos administrativos y estructurales, como falta de fondos, una deficiente conexión a Internet en algunas zonas o dificultades para organizar actividades que aporten conocimiento de forma simultánea a alumnos de diferentes edades.

Pero a pesar eso, y de sus importantes diferencias respecto a las urbanas, las escuelas unitarias no se aíslan del resto de la comunidad educativa, lo que hace posible la solución a estas cuestiones. Actualmente, por ejemplo y ciñéndonos al estado español, estas escuelas se coordinan a través de organismos como los Colegios Rurales Agrupados que coordinan las actividades de las escuelas unitarias de una parte importante de las comunidades autónomas del estado, como también hacen las Zonas Escolares en Cataluña, o los Colectivos de Escuelas Rurales en las Islas Canarias.

Pero, además de cubrir las necesidades educativas de todo niño o niña en edad de escolarización independientemente de lo lejos que este se encuentre de un núcleo urbano, estas instituciones aportan algunos beneficios específicos respecto a la escuela urbana:

  • El vínculo existente entre la escuela y su entorno es, en la escuela unitaria, mayor que en su equivalente urbano debido a que el reducido tamaño del núcleo de población el que se integra y a su, por lo general, correspondiente interacción entre los alumnos y sus vecinos permite un mayor grado de libertad de movimientos para el alumnado fuera de las fronteras físicas de la institución, lo que en algunos casos se traduce en un mayor contacto con la naturaleza para su estudio.
  • El reducido número de alumnos, que en muchas ocasiones no llega a la treintena, posibilita una enseñanza más individualizada y un trato más próximo entre el docente y sus alumnos.
  • Debido a la variedad de edades y orígenes socioeconómicos del alumnado, pueden crearse diferentes grupos de alumnos que se adapten a las distintas etapas de los itinerarios de aprendizaje. Además, esta diversidad permite un aprendizaje de tipo colaborativo y en el que algunos de los alumnos más mayores puedan ejercer de acompañantes o guías pedagógicos de los más jóvenes.
  • La necesidad, en algunos momentos, de utilizar las TIC en el aula, o fuera de ella a través de iniciativas próximas al Aprendizaje localizado y de servicios, facilita la búsqueda de información, pero también implica una formación en competencias como la alfabetización digital que permita a los estudiantes valerse por sí mismos en la sociedad de la información.

Docencia unitaria

Si la escasez de habitantes de las zonas en las que se encuentran las escuelas unitarias implica un número reducido de alumnos, el volumen de la comunidad estudiantil de estas instituciones implica, también, un reducido número de docentes para enseñarles. De hecho, si la escuela consta de un número de alumnos inscritos inferior a 12, es posible que solo se requiera un docente para todos ellos, mientras que si el número de estudiantes es mayor puede llegarse a contar con dos maestros para la escuela. Lo que implica una serie de particularidades para estos docentes, y sus respectivas metodologías, que los diferencian de los de otros entornos educativos:

  • Es necesario que los docentes al cargo de estas escuelas tengan suficientes conocimientos generales de varias materias como para poder impartir una formación interdisciplinar que sea de calidad. Este factor básico para el buen desarrollo de la escuela unitaria implica a su vez la toma de conciencia por parte del profesorado de la necesidad de un aprendizaje interdisciplinar y, dada la importancia de las TIC en el proceso de enseñanza, también informacional y digital, para toda la vida.
  • La vocación unitaria, física pero sobre todo curricular, de estas escuelas mayoritariamente se traduce en ejercicios que implican a toda la comunidad estudiantil y que no corresponden a una materia concreta si no que permiten el aprendizaje simultáneo e interdisciplinar de varias de ellas.
  • La mentada proximidad entre la escuela y su entorno inmediato se extiende al trato que el maestro tiene con las familias de sus alumnos, lo que facilita el diálogo entre ambos de cara a una mejor y más coordinada educación para el alumnado dentro y fuera del aula.

Un conjunto de características que, en algunos casos, pueden resultar inspiradoras para iniciativas en escuelas urbanas. Aunque si nos estáis leyendo desde alguna localidad con un reducido número de habitantes te invitamos a compartir tus impresiones sobre la escuela unitaria con todos nosotros y, en el caso de que seáis alguno de sus docentes, que lo hagáis con vuestras experiencias personales, dificultades y logros.

Para saber más:

  • Ser y tener, documental dirigido por Nicolas Philibert en 2002.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *