Volver al listado

Educación expandida: aprendiendo en cualquier circunstancia

En el año 2012, el colectivo Zemos98 acuñó el término Educación expandida durante el festival que esta plataforma por el cambio social celebra anualmente. Pero, tal y como fue definida por los diversos docentes y otros profesionales del mundo educativo, la Educación expandida no era tanto una novedosa metodología pedagógica como la asunción de que algunos principios educativos como la educación formal o la educación informal, que a su vez aglutinan otros como la autoridad docente y la paternal, o la transmisión oral o escrita de conocimientos y la que se transmite a través de las Redes Sociales (RRSS), podían funcionar de forma complementaria, cuando no interdependiente. Pero ¿es posible esa conjunción? ¿O se trata de un globo sonda de escaso recorrido? Porqué ¿qué teorías pedagógicas apuntalan las posibilidades educativas que se le atribuyen a esta Educación expandida?

La escuela desbordada

Pese a la novedad del término y su relativa popularidad en algunos entornos pedagógicos, la Educación expandida no ha hecho sino situar en pleno siglo XXI una polémica, la que enfrenta lo que se aprende en el aula con lo que, también, se aprende fuera de ella, que prácticamente nació con la propia escuela como institución. Pero este debate, cuya intensidad ha ido creciendo y decreciendo a lo largo de la Historia de la escuela, ha cobrado una renovada fuerza de la mano de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y del acceso que estas permiten a masivas cantidades de información, dando a luz a teorías pedagógicas como el conectivismo. Desarrollada por George Siemens y Stephen Downes, el conectivismo toma muchos elementos del cognitivismo y el constructivismo pero aboga por un aprendizaje que, en la era digital, se produce cuando los individuos se conectan entre sí a través de las TIC, y de su participación en entornos virtuales, ya sean juegos digitales o las mentadas RRSS. Una visión del aprendizaje que contempla el proceso formativo como una red, no solo digital o tecnológica sino también humana, que se vale de nodos y conexiones para desarrollarse en cualquier lugar. Esta ubicuidad del conocimiento vincula la Educación expandida con otra teoría pedagógica, surgida durante la década de los setenta del siglo XX, como es la desescolarización postulada por Iván Illich y que más adelante influiría en otras iniciativas en favor de una educación mixta entre la escuela y su exterior como, por ejemplo, el Aula invertida o Flipped Classroom. De un modo u otro, ambas visiones sobre la educación coinciden en que los estudiantes aprenden a través de sus experiencias vitales fuera del aula, relacionándose con los demás y con el mundo que les rodea, lo que se concreta en los siguientes principios de la Educación expandida:

  • Las fronteras entre la educación formal y la informal se diluyen hasta lo indistinguible ya que, gracias al uso de las TIC e iniciativas como el m-learning, la Educación Expandida plantea un modelo educativo en el que el aprendizaje puede producirse en cualquier momento y situación, ya sea dentro del recinto escolar como, sobre todo, fuera de él y de forma no reglada. Aunque, en todo caso, debe tenerse en cuenta la edad y posibilidades del alumnado.
  • Pese a que la Educación expandida comprende procesos de aprendizaje emprendidos desde el individualismo, necesita del trabajo colaborativo para funcionar en toda su plenitud, así como de un modelo de intercambio de información lo más abierto posible. La interacción en foros, chats y RRSS, o el trabajo compartido en la red de Internet se convierte, así, en uno de los pilares de esta metodología educativa.
  • Dado que el alumno es el agente activo y responsable de su propio proceso de aprendizaje, la motivación para adquirir conocimientos también recae sobre él. Este nuevo rol implica, además, que es el alumno quien crea su propio itinerario de aprendizaje y que deberá tener unos mínimos conocimientos en alfabetización informacional, mediática y digital para que su formación llegue a buen puerto.

¿Una enseñanza ubicua?

Teniendo en cuenta este último aspecto, la Educación expandida implica también un cambio, cuando no una inversión, del rol habitual del maestro y la profesión docente, que debe asumir los principios del aprendizaje de por vida para funcionar en un entorno marcado por la Educación expandida. Bajo esa perspectiva, las mentadas alfabetizaciones informacional, mediática y digital también deben ser asumidas por el docente ya que, como ocurre en otras formas de aprendizaje ubicuo más o menos regulado desde el aula, su papel en el proceso de aprendizaje de sus alumnos se da aquí como gestor y seleccionador de conocimientos a transmitir, y que pueden ser de producción propia o ajena. Además, y gracias al banco de información y medios que supone Internet, estos conocimientos pueden vehicularse a través de textos, videos, fotografías o archivos de audio… aunque, en cualquier caso, se recomienda que tanto los docentes como también los alumnos dispongan de una conexión a internet a la altura de las exigencias del proceso de formación en el que se embarquen.

¿Utilizáis algunos de los principios de la Educación expandida en vuestro día a día? ¿Qué opinión os merece esta metodología? En todo caso, esperamos que, haciendo buena la naturaleza colaborativa de esta educación, compartáis vuestras experiencias al respecto con todos nosotros.

 

Para saber más:

Educación expandida, publicado por Zemos98.

La Educación expandida, en Intefblog

La educación bastarda, TEDxRealSt por Jon Dornaletetxe.

1 Comentario

  1. Pingback: La educación expandida, oportunidad inmejorable - Expreso UMOV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *