Volver al listado

Ocho claves del sistema educativo en la República Checa

La República Checa, o Chequia, como también se la conoce, ha sido testigo de numerosos e importantes episodios históricos como su asimilación por parte del Sacro Imperio Romano Germánico o la esperanzadora Primavera de Praga en 1968. Pero, además, la República Checa goza también de una larga tradición histórica de excelencia en educación superior en estudios como Ingeniería, Ciencias y Medicina que resulta especialmente relevante en su capital Praga -no en vano sede de la Universidad de Charles, la más antigua de Centroeuropa- que se proyecta hasta la actualidad. Un sistema educativo al que podemos aproximarnos a partir de los siguientes ocho puntos:

  1. La educación en la República checa es obligatoria, y gratuita, para todos los niños y niñas de entre 6 y 15 años. Pese a todo, su estructura consta de tres niveles de escolarización no superior diferentes, de los cuales sólo uno es de obligado cumplimiento por los alumnos y sus familias. El primero de estos niveles es el preescolar, pagado con el capital privado de las familias de los alumnos a excepción del último curso, que abarca a niños de 2 a 5 años, seguido del perteneciente a los estudios de primaria y que va de los 6 a los 15 años que comprenden la escolarización obligatoria antes comentada. Este segundo nivel, el básico, consta de nueve grados divididos en dos subgrupos, mientras que, en el tercer nivel, los estudiantes acceden a unos cursos que se bifurcan entre las escuelas prácticas, la Secundaria profesional (bachillerato y preparatoria del examen de aprobación de secundaria o Maturita, que consta de tres subtemas a aprobar), escuelas de gramática, liceos, y cursos y escuelas vocacionales. Posteriormente, los alumnos pueden cursar estudios superiores.

 

  1. Los estudios superiores checos se sitúan entre los más respetados de Europa, y ofrecen programas académicos de tres niveles: Grado, Maestría y Doctorado, además de cursos de aprendizaje permanente. Los grados constituyen el primer nivel de esta educación superior, y duran entre 3 y 5 años. Los estudios de Maestría duran de 1 a 3 años y se orientan hacia el aprendizaje de conocimientos teóricos y desarrollo creativo. Por último, los doctorados implican la lectura y escritura de un texto original.

 

  1. A escala nacional, las asignaturas que se imparten en las aulas checas y los contenidos de las mismas son decididas por el Ministerio de Educación, Juventud y Deportes. Asimismo, este Ministerio también vela por la implementación y seguimiento de las políticas educativas a largo plazo en todos los niveles educativos. Para lograr sus objetivos, el Ministerio colabora con otras entidades educativas como el Cuerpo de Inspectores de las Escuelas Checas, el Instituto Nacional de Educación o el Centro de Estudios de Educación Superior, entre otras. Además, los directores de escuela de la República Checa gozan de una considerable libertad de movimientos que incluyen, por ejemplo, la implementación de un programa educativo basado en el programa nacional para los centros que dirijan.

 

  1. La proporción de docentes no cualificados es relativamente pequeña en educación secundaria, pero considerable en primaria. Lo bajo de los salarios para el estándar económico del país explican el escaso predicamento de la profesión docente entre los estudiantes y el hecho de que los maestros de secundaria del país sean de edad más avanzada que en la media de los países de la OCDE.

 

  1. La inversión pública en el sistema educativo checo es superior a la media de los países de la OCDE, alcanzando el 87,7% del total del gasto en educación. El 12,3% restante proviene de inversiones privadas, porcentaje lógicamente inferior al de la media de los países de la OCDE por complementar al dinero público que conforma la otra fuente de ingresos del sistema educativo del país. En los últimos años, el número de escuelas privadas en el país se ha incrementado, mientras que el de escuelas públicas ha descendido.

 

  1. Según el informe PISA, el nivel de rendimiento escolar de los alumnos de la República Checa ha disminuido, aunque se mantiene dentro de la media de los países de la OCDE. Igualmente, el impacto que el entorno sociocultural del alumnado tiene en sus resultados escolares es menor en la República Checa que en la media de los países de la OCDE, aunque esta afirmación tiene sus excepciones: en lo referido a las capacidades lectoescritoras del alumnado, por ejemplo, el entorno sociocultural del estudiante sí repercute de forma importante.

 

  1. A pesar lo que pueda hacer pensar el punto anterior, las perspectivas laborales de los estudiantes acreedores de estudios secundarios y terciarios son positivas, siendo la República Checa un país en el que los ciudadanos que ni estudian ni trabajan son menores en número que en la media de los países de la OCDE.

 

  1. El curso escolar comienza el primer día laborable del mes de septiembre, y termina el último día de la semana del mes de junio. Las vacaciones a disfrutar por el alumnado empiezan en otoño, con 2 días libres en motivo del Día de la Independencia, siguen en Navidad con entre 9 y 12 días, más una semana libre en primavera, 3 días por Semana Santa y 62 en verano. Además, se libra el Día del Trabajo y otro por coincidir con el Día de la Liberación del Nazismo.

 

Para saber más:

Política educativa en perspectiva, de la OCDE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *