Volver al listado

¿Por qué es importante la introducción del cine en las aulas?

A algo más de un siglo de su invención oficial por parte de los hermanos Lumière en 1895, el cine sigue sumando espectadores de todas las edades en salas de proyección, y también gracias a formatos domésticos como el DVD o el Blu-Ray o, más recientemente, servicios de Video On Demand (VOD). La presencia del cine como transmisor de experiencias, pensamientos y sensaciones es tan potente que, a lo largo de la Historia, no han sido escasos los intentos de introducirlo en el aula como una forma de aprendizaje. Pero, más allá de su demostrada capacidad de convocatoria para alumnos de toda edad y condición ¿por qué es importante la introducción del cine en las aulas?

El cine en la escuela

Mucho se ha escrito sobre las posibilidades del cine en entornos escolares, ya sea recomendando útiles herramientas para el aprendizaje de Historia a través de la imagen y el sonido, o de forma más general desde las páginas de escritos como el imprescindible La hipótesis del cine: pequeño tratado sobre la transmisión del cine en la escuela y fuera de ella escrito por Alain Bergala. Por eso, y a modo de aproximación general, lo que aquí os proponemos una visión amplia e integradora de las diferentes perspectivas que justifican la presencia del cine en las escuelas:

  • El cine en el aula como forma de desarrollar la creatividad del alumnado. El cine es, por su propia naturaleza, creación: autoconocimiento, investigación, gestación del criterio y gusto personales y, también, pacto con las condiciones en las que se crea, filmando. Además, y bajo una perspectiva más centrada en lo pedagógico, la creación cinematográfica en el aula entronca con metodologías tan válidas como el Aprendizaje por proyectos o el Aprendizaje activo.

 

  • El cine como forma de acceder a la alteridad y a una efectiva educación en valores. Probablemente, este es el acercamiento más habitual que del cine se hace en el aula, especialmente entre el alumnado más joven. El cine permite procesos de identificación con escaso parangón en la mayoría de artes, lo que hace posible que los estudiantes se proyecten en situaciones ajenas a su día a día permitiendo el debate, interno o en grupo, sobre las decisiones que ha tomado este o aquel personaje en pantalla.

 

  • El análisis fílmico como forma de aprendizaje de alfabetización audiovisual y/o mediática. Una práctica cada vez más extendida en las escuelas de todo el mundo es la de analizar los medios de comunicación, basados en gran medida en la audiovisualización de los contenidos que transmiten a partir del conocimiento del lenguaje audiovisual. Establecida esta pauta -que varía dependiendo del medio al que se apliquen, ya que no es lo mismo la planificación de un programa televisivo que de una película o incluso, y rizando el rizo, de una película a otra- puede analizarse como se transmiten determinados modelos culturales, de pensamiento o conductuales desde la pantalla, desarrollando el espíritu crítico del alumnado.

 

  • El cine como dispositivo de motivación para el aprendizaje en clase. Probablemente, el más polémico de todos los motivos para introducir el cine en el aula por lo que, más allá de su efectividad, tiene de claudicación a ojos de muchos ante la falta de concentración de al menos una parte del alumnado y la perdida de autoridad del profesorado como transmisor de saber en el aula.

Cómo implementar el cine en el aula

Teniendo en cuenta lo expresado hasta este punto, podríamos dividir la presencia del cine en el aula desde dos perspectivas que varían dependiendo del rol que el alumnado (y, por tanto, también el profesorado) asuma frente a él. Lo que, a excepción de plataformas que integran ambos aspectos como FilmClub, implica otras tantas formas de implementación en el aula, que os recomendamos a continuación.

  • El alumno como espectador. Esta vertiente implica que el alumno sea un intérprete activo de lo que visiona abarcando, según la dirección que decida el docente, alfabetización audiovisual y educación en valores. Para lograrlo, os animamos a que aprovechéis las ventajas del DVD o el VOD, con plataformas como aulaCorto o El cine, el mundo y los derechos humanos, planteadas para estos menesteres, o Filmin, y creéis un repositorio digital o físico de películas o fragmentos de películas que generen debate, y que os convertirán en recomendadores de la cineteca de la clase. Igualmente, os recomendamos que esta colección contenga películas no necesariamente de actualidad o de fácil acceso para vuestros alumnos, facilitando el acceso de obras o formas de expresión cinematográficas que muchos de ellos habrán pasado por alto, o la moderación de debates sobre lo visto en pantalla. Escoged películas o fragmentos que no ofrezcan respuestas fáciles, o respuestas en absoluto, a los conflictos que planteen. De este modo, la reflexión será mucho más rica, y ninguno de vuestros alumnos podrá sentirse como si pudiese equivocarse dando una opinión en un sentido u otro.

 

  • El alumno como creador. Sed vosotros quienes tracéis los planes de producción y rodaje, y aprovechad los avances tecnológicos en lo que a grabación audiovisual se refiere, y que permiten grabar desde un teléfono móvil, por ejemplo, para ensayar sobre el terreno sustituyendo la famosa planificación a través de storyboards por una planificación in situ y con los actores/alumnos. De esta forma puede jugarse con los recursos realmente disponibles sin generar frustración ante un resultado final que muy probablemente no alcanzará el grado de profesionalidad que muchos de vuestros alumnos tendrán en sus cabezas antes de rodar. Además, y una vez la pieza audiovisual esté terminada, os recomendamos una sesión de estreno en el aula: favorecerá la autoestima del alumnado y también permitirá el debate alrededor de los recursos utilizados, el sentido último de lo que se ha pretendido grabar, y la calidad del resultado final.

¿Visionáis películas o fragmentos de películas en el aula? ¿Planeáis la creación de una cineteca para vuestros alumnos? ¿Qué opináis del papel pedagógico que puede jugar el cine en las escuelas? Compartid vuestras impresiones y experiencias con todos nosotros, así como este post con vuestros contactos.

 

Para saber más:

Página web de Escuela de cine.com

Alain Bergala, cine y escuela, emitido en Días de cine.

2 Comentarios

  1. Pingback: Ocho tendencias pedagógicas TIC para este 2019 - Educación en América Latina

  2. Pingback: Como integrar la expresión plástica en cursos infantiles - Educación en América Latina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *