Volver al listado

Cómo utilizar un blog para dinamizar tus clases

Como muchos de vosotros sabréis los blogs son espacios digitales que, bajo la forma de una página web, permiten a sus usuarios escribir y publicar textos en la Red sobre cualquier tema que les plazca, y hacerlo de forma sencilla e intuitiva. Un grado de simplicidad en su uso que ha hecho de los blogs una herramienta muy utilizada por los usuarios de la Web 2.0., que por lo general los han usado a modo de diarios digitales provocando que se rebautice a estas webs como bitácoras, hasta el punto en el que se han visto convertidos en un recurso pedagógico muy popular, gracias a que su flexibilidad los hace adaptables a las necesidades de cualquier asignatura.

Apuntes históricos y tipologías educativas

Nacido como abreviación del original weblog, el formato blog alcanzó grandes cotas de popularidad a finales de la pasada década de los noventa, cuando desde Internet empezaron a impulsarse plataformas que permitían a usuarios particulares la publicación de textos (llamados posts) que podían ser leídos por otros internautas, sin necesidad de tener conocimientos específicos sobre programación. Poco después, con la irrupción de la Web 2.0. que permitía a sus usuarios interactuar en la Red retroalimentando así los contenidos que en ella se encuentran, los blogs se convirtieron en una de las plataformas digitales más utilizadas por los internautas gracias a la posibilidad de suscribirse a ellos, comentar los contenidos que mostraban, colaborar en su elaboración sin límites espaciales o geográficos, el hecho de que no existiese un límite de espacio en el que escribir (como sí ocurre con otras formas de comunicación en Red como, por ejemplo, Twitter, a veces referidas como microblogging) y, también, por su adaptabilidad a los intereses de cualquiera de sus usuarios. Probablemente por eso, y también por la facilidad de su uso, los blogs no tardaron en dar el salto al mundo educativo, donde, agrupados bajo el nombre de edublogs, han sido y son mayoritariamente utilizados con las siguientes finalidades pedagógicas:

  • Como complemento a las clases presenciales o del B-Learning, la utilización del blog en este sentido permite al profesorado compartir con sus alumnos y alumnas lo ya hecho en clase, complementándolo con fuentes bibliográficas o utilizándolo a modo de foro en el que comentar ejercicios o determinados aspectos de la materia.
  • Como blog temático y multimedia, convirtiéndolo en algo muy similar a un proyecto grupal en el que, gracias a que la accesibilidad a estos espacios puede ser limitada, todos los miembros del grupo clase pueden aportar su granito de arena y comentar el trabajo hecho por los demás. Además, la naturaleza híbrida del blog, que permite colgar archivos de video y audio, puede convertir esta página en un repositorio accesible a todos sus participantes.
  • Como diario escolar, de actualización más o menos constante y participación del alumnado según los principios básicos del (buen) periodismo adaptados a las posibilidades y necesidades de la escuela. Puede ser un práctico sustituto del más clásico diario escolar, ya que su acceso y fabricación implican un coste y esfuerzo prácticamente nulo, por estar disponible de forma inmediata y desde cualquier dispositivo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) a través de Internet.

Cuestión de netiqueta

Pese a todo, todas estas posibles variables requieren de vuestra supervisión como docentes, en calidad de máximos responsables del blog y de las relaciones que en ellos se establecen. Y es que existe, especialmente entre las generaciones más jóvenes que han crecido junto a la expansión de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), la muy extendida impresión de que en Internet pueden escribirse cosas que no serían de recibo en la vida real, lo que en ocasiones puede provocar situaciones en las que la crítica pueda ser hiriente o algunos comentarios queden fuera de lugar. Por eso, os recomendamos que sigáis los siguientes parámetros de conducta para blogueros, tal y como los propuso Tim O’Reilly en el año 2007, y los compartáis con vuestro alumnado, de cara a mantener entre vuestros estudiantes un ambiente respetuoso en los blogs que impulséis desde el aula:

  1. Tomad responsabilidad no solo de vuestras propias palabras, sino de los comentarios que escribáis en el blog.
  2. Evaluad y clasificad vuestro nivel de tolerancia ante comentarios abusivos.
  3. Considerad la posibilidad de no aceptar comentarios anónimos en vuestro blog.
  4. No alimentéis a los trolls.
  5. Tened conversaciones offline y hablad directamente, o encontrad a un intermediario que pueda hacerlo.
  6. Si os enteráis de que alguien está participando de forma incorrecta en el blog, hacédselo saber.
  7. No digáis nada en el blog que no diríais en persona.

Siete puntos que fueron popularizados no sin polémica, ya que no faltaron quienes vieron en ellos una invitación a la autocensura pese a que Reilly abogaba por una autoregulación de los propios usuarios , pero que pueden seros muy útiles de cara a establecer unos mínimos para la convivencia entre los internautas que participen en vuestros blogs, y que podéis ampliar o reducir dependiendo de las necesidades que vayáis observando durante su desarrollo.

¿Utilizáis blogs en vuestros centros educativos? ¿Con qué finalidad? ¿Os resultan útiles para ampliar vuestras clases? Compartid vuestras experiencias con todos nosotros así como este post con todos vuestros contactos.

Para saber más:

Artículo: El blog como herramienta didáctica en el Espacio Europeo de Educación Superior, por Almudena Martínez Gimeno y José Manuel Hermosilla Rodríguez.

Artículo: Creación de un blog educativo como herramienta TIC e instrumento TAC en el ámbito universitario, por Mónica Ruíz Franco y Víctor Abella García.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *