Volver al listado

Cómo potenciar el hábito lector de tus alumnos

Hace unas pocas semanas, desde este espacio os anunciábamos que, desde el pasado mes de enero, los centros educativos de Murcia podrían gozar de la lectura de más de 40.000 libros gracias al acceso a la plataforma Leemos, de aulaPlaneta. Un soporte digital cuyo desarrollo corre a cargo de la Fundación Telefónica y la Fundación José Manuel Lara, que fue lanzado en 2017 con el objetivo de incentivar la lectura entre los más jóvenes para acercarlos a las metas planteadas por el Plan de Lectura impulsado por la Consejería de Educación a través de Dirección General de Innovación y Equidad Educativa en el año 2014, y ampliado en el 2017 con el Plan de Fomento de Lectura: mejorar la lectura y la expresión escrita y oral en unos tiempos mediados por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Pero esta implementación de Leemos en Murcia, apoyada por la Consejería de Educación, Juventud y Deportes de la Región de Murcia dentro del marco del Plan Regional de Fomento de la Lectura 2017-2019, supone el, por ahora, último alto en el camino emprendido por otras comunidades y regiones del estado español como Madrid, Andalucía, Asturias, La Rioja o Castilla y León, entre otros, que han asumido Leemos como una forma de tender puentes con un alumnado en edad de abandonar siquiera temporalmente un placer tan beneficioso en muchos aspectos como es el de la lectura.

¿Leemos?

Recientemente, la Federación de Gremios de editores de España (FGEE), junto al Ministerio de Cultura y Deporte, hacía público su informe anual de los hábitos de lectura, pertenecientes al pasado año 2018. Según sus cifras, este informe mejora los resultados del año anterior y asegura que un 49,3% de la población española lee frecuentemente, un 12,5% lo hace solo en ocasiones, y un 32,8% no lo hace jamás, o casi. Una serie de estadísticas que arrojan un dato tan esperanzador en lo comparativo, el hecho de que el porcentaje de lectores jóvenes se sitúe algo por encima de la media europea, como de facto menos virtuoso. Ya que aproximadamente un 30% de estos jóvenes se retiran de la lectura hacia los 15 años y, siempre según este informe, no se reincorporan a ella hasta cumplir 25. Un espacio en blanco que muchos han atribuido al hecho de que la escuela pierde su condición de prescriptora para la lectura entre los jóvenes, que migran hacia narrativas basadas en la imagen o a otros formatos de lectura, basados en la comunicación como puedan ser la mensajería por Redes Sociales (RRSS). Un hiato en el que Leemos nace y se desarrolla como plataforma situada en un entorno sociocultural que, pese a la mentada desbandada adolescente, sitúa el índice de lectura digital en un 78,3% de los españoles. Pero ¿cómo funciona Leemos y qué puede hacer para paliar ese déficit lector entre la juventud española?

Leemos

Leemos es un proyecto impulsado por José Manuel Lara y César Alierta, quienes consideraban que el hábito de la lectura es una pieza fundamental para el desarrollo personal de las personas, independientemente de su edad pero especialmente entre las más jóvenes, que repercutía en sus capacidades para la socialización, la lectoescritura y, actualmente, también la alfabetización digital.

Con este objetivo en mente, Leemos nació enfocada hacia alumnos de entre 10 y 14 años -quienes, no por casualidad y como se comentaba unas líneas atrás abandonan el hábito lector con una facilidad mayor que el resto de la población- aunque su uso se extiende a toda la comunidad educativa; ya sean profesores, familias o alumnos de quinto y sexto de Primaria y primero y segundo de ESO. Su uso ofrece el acceso a una biblioteca digital y gratuita, que respeta y potencia el respeto hacia los derechos de los autores de las obras disponibles, así como la reserva en préstamo de El lazarillo de Tormes, La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson (1850-1894) o cualquier otro libro de su catálogo durante 30 días, con la posibilidad de ser leído simultáneamente por hasta 30 lectores diferentes. Además, incorporarse a Leemos es sencillo: basta con proponer al centro educativo en el que se trabaje que participe en este proyecto complementario del plan de lectura de la escuela rellenando un formulario que da pie a su inscripción a la plataforma y completo acceso a un catálogo en el que, en ausencia de esta participación escolar, sólo puede accederse a fragmentos de los libros que desde momento estarán disponibles en su totalidad.

A partir de entonces, esta plataforma ofrece tres espacios diferenciados a sus usuarios; uno destinado a los docentes, otros para el alumnado y un tercero para sus familias, que podrán implicarse en el hábito de lectura de sus hijos e hijas a través de listas de recomendaciones, guías de fomento lector, y noticias sobre cultura juvenil para así poder aproximarlos al hábito de lectura con una mayor facilidad. Pero en cualquiera de estos tres casos, Leemos permite a sus usuarios la aplicación de filtros por autor, temática, género, edad del lector y nivel de dificultad de la lectura en cuestión. Lo que, ciñéndonos a las posibilidades que ofrece para el equipo docente de las escuelas, permite prescribir los libros disponibles en Leemos, supervisar los avances del alumnado respecto a su lectura y hasta la posibilidad de crear una comunidad de lectores destinada a albergar debates estudiantiles sobre éste o aquel libro, gestionados por el profesorado.

¿Utilizáis Leemos para incentivar la lectura de vuestro alumnado? Compartid vuestras experiencias e impresiones al respecto con todos nosotros así como este post con vuestros contactos.

Para saber más:

Web: Plan de Fomento de Lectura (2017-2020).

Web: Leemos.

Vídeo: “Leemos”. Acto de presentación del proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *