Volver al listado

Ocho claves del sistema educativo portugués

Miembro de la Unión Europea desde 1986, aunque no formó parte de la eurozona hasta 2001, Portugal ha sido durante gran parte de su historia zona de tránsito de incontables culturas y civilizaciones gracias a sus puertos, además de un importantísimo imperio económico y colonial y, también, víctima de la dictadura más longeva que haya tenido lugar en suelo europeo durante el siglo XX y que culminó con la célebre Revolución de los Claveles. Hoy, este país fronterizo con el estado español cuenta con una elevada calidad de vida, una sanidad pública fuerte y una tasa de alfabetización más que considerable, fruto de un justamente bien reputado sistema educativo del que, a continuación, os resumiremos los ocho puntos principales.

 

  • La educación obligatoria portuguesa comprende de los 6 a los 18 años. El nivel de educación básica se divide en tres ciclos: de los 6 a los 10 años, de los 10 a los 12 y un tercero que culmina a los 15 con la entrega a los alumnos de un diploma de enseñanza básica. Posteriormente, la educación obligatoria prosigue con la educación secundaria, de los 15 a los 18 años, en la que se agrupan los cursos generales, tecnológicos y artísticos.

 

  • El sistema educativo portugués cuenta con el documento Perfil dos Alunos à Saída da Escolaridade Obrigatória como hoja de ruta para los niveles de educación obligatoria. Este documento presenta una serie de áreas competenciales de obligado cumplimiento: conciencia y dominio del cuerpo, lenguaje y textos, información y comunicación, pensamientos crítico y creativo, raciocinio y resolución de problemas, saber científico y tecnológico, relación interpersonal, desarrollo personal y autonomía, bienestar y medio ambiente y sensibilidad estética y artística.

 

  • Además de la educación básica y obligatoria, el sistema educativo portugués consta de otros niveles no obligatorios: preescolar (de 3 a 6 años) y superior (a partir de los 18), que abarca la enseñanza universitaria y la politécnica.

 

  • El sistema educativo portugués está conformado por un 82,6% de centros educativos de gestión pública, un 13,4% de centros privados y un 4% de centros concertados, que pese a su gestión privada cuentan con participación del estado.

 

  • El currículo escolar se decide y determina a nivel nacional a través del consenso del ministerio de Educación, los gobiernos regionales y los municipios del país.

 

  • Para ejercer como docente de educación básica es necesario obtener un grado en las Escuelas Superiores de Educación o en la Universidad (cuatro años de duración). Para ejercer como maestro de secundaria se debe hacer, además, un curso de entre cuatro y seis años.

 

  • Pese a que la crisis económica trajo importantes recortes presupuestarios, Portugal sigue considerando a la educación como un importante baluarte para el progreso de su ciudadanía. Buena prueba de ello es la reducción del abandono escolar, a razón de 20 puntos en esta década, y al hecho de que, según la OCDE, los alumnos portugueses aumentan una media de 2,5 puntos al año su posición en el informe PISA.

 

  • Los alumnos portugueses, junto con los de Italia, gozan de uno de los periodos vacacionales más largos de la UE: entre doce y trece semanas al año.

 

Para saber más:

Web: Gobierno de Portugal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *