Volver al listado

Siete competencias educativas imprescindibles para este nuevo curso

Todo nuevo curso trae consigo nuevos objetivos pedagógicos, segundas oportunidades para estrategias o ideas que, por los motivos que sean, se quedaron en el tintero del profesorado durante el periodo lectivo anterior. Pero estas buenas intenciones, fruto muchas veces de una renovada capacidad para organizar un curso que aún está por empezar y en el que todo es, aún, posible, requieren priorizar aquello que resulta imprescindible por encima de lo importante. Así pues ¿qué es lo que será primordial en este curso 2019-2020 que ahora comienza? O, por decirlo de otro modo, ¿cuáles serán las competencias necesarias para que vuestros alumnos puedan desenvolverse fuera del aula a lo largo de este curso? Una pregunta a la que desde aulaPlaneta, y con la vista puesta en las competencias educativas que podemos encontrar en la Ley Orgánica para la Mejora de calidad de la Educación (LOMCE), queremos ayudar a dar respuesta a través de los siguientes siete puntos.

 

Siete competencias clave para el curso 2019-2020

  • Competencias digitales: consideradas el conjunto de conocimientos y capacidades para la utilización consciente y a voluntad de herramientas propias de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), las competencias digitales son una de las piedras angulares de la educación del siglo XXI, imprescindibles en sociedades interconectadas como las nuestras. Una formación más que necesaria dada la omnipresencia de las TIC en nuestras vidas y que agrupa, a su vez, otras competencias como puedan ser la alfabetización informacional y digital, la capacidad para crear recursos digitales o para navegar por la Red con rigor, seguridad y, muy especialmente, espíritu crítico.

 

  • Capacidad para aprender a aprender: en la sociedad de la información, el aprendizaje no se limita a lo que se enseña en el aula, sino que se desarrolla en gran parte fuera de ella, muchas veces a través de las TIC y el acceso a la Red que proveen estas tecnologías. Por eso, es necesario que vuestros alumnos sepan cómo separar el grano de la paja, ser conscientes de su situación respecto al conocimiento que desean adquirir y cómo aprenderla teniendo en cuenta el contexto en el que se halla. O, lo que viene a ser lo mismo, deben aprender cómo aprender cuando su aprendizaje depende enteramente de ellos mismos.

 

  • Alfabetización mediática y audiovisual: pese a que podrían diferenciarse, estas dos alfabetizaciones confluyen en la vertiente más frecuente de la información que recibimos desde formatos físicos y, especialmente, digitales: la audiovisualización. Prácticamente todos los datos periodísticos que recibimos están planteados de esa manera, por lo que conocer los códigos audiovisuales, ya sea a partir de una formación en lenguaje cinematográfico o audiovisual en general, permitirá saber leer entre las líneas la información y tener una visión más global sobre su significado e intereses.

 

  • Competencias comunicativas: dando un paso más allá, tanto la alfabetización mediática como la audiovisual quedarán incompletas si vuestros alumnos no aprenden a comunicarse, a interpretar y emitir mensajes de forma entendible y conocer el código comunicativo adecuado para cada situación, ya sea de forma presencial o a distancia (a través de las TIC).

 

  • Competencias matemáticas y en ciencia y tecnología: entendida como la capacidad de aplicar el razonamiento matemático y sus derivados para describir, interpretar y predecir uno o varios fenómenos, siempre dentro de sus respectivos contextos. Pese al rechazo que demasiadas veces genera lo matemático entre el alumnado, esta es una competencia contemplada como básica en la LOMCE debido a que hace de salvaguarda de valores como el rigor datístico, la veracidad en ámbitos físicos y digitales o la resolución de problemas.

 

  • Competencias en conciencia y expresiones culturales: implican el desarrollo de la razón y la sensibilidad, así como de la imaginación y la creatividad. Implica el acceso a la cultura y el arte que gracias a las TIC, desde la Realidad Aumentada y la Virtual, facilitan enormemente no solo el acceso a contenidos de valor cultural, sino también la asistencia a entornos artísticos como puedan ser un museo, a través de simulaciones virtuales.

 

  • Competencias sociales y cívicas: se trata del desarrollo de la capacidad de interpretar situaciones y problemas sociales en contextos diferentes para incidir en ellos y, en el mejor de los casos, resolverlos. Una formación en este sentido, garantizada a través de la puesta en práctica de ejercicios que cuenten con la participación del alumnado o de metodologías como el aprendizaje servicio, puede dar como resultado una sólida base para la convivencia tanto dentro como fuera del aula. Y también para una ciudadanía activa, que sea consciente de su poder de transformación de su entorno y del respeto por las libertades de los demás.

 

 

Para saber más:

Artículo: Investigación sobre los procesos de cambio educativo: El caso de las competencias básicas en España, de Héctor Monarca y Soledad Rappoport.

Documento: Competencias y estándares TIC desde la dimensión pedagógica: Una perspectiva desde los niveles de apropiación de las TIC en la práctica educativa docente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *