Volver al listado

Celebra el 60 aniversario de los Derechos de la Infancia con aulaPlaneta

En unos pocos días, la Declaración Universal de los Derechos de la Infancia cumplirá 60 años. Seis décadas desde que, el 20 de noviembre de 1959, la Asamblea General de las Naciones Unidas la adoptase como una declaración derivada de lo establecido en la Carta de los Derechos Humanos firmada en 1948, con el mundo aún sacudiéndose de encima los horrores cometidos durante la Segunda Guerra Mundial. Esta declaración recogía en su preámbulo lo ya apuntado en la Declaración de Ginebra de 1924: que la infancia, y los niños y niñas que la componen, debía ser protegida. A tal efecto, se instaba a padres y madres, hombres y mujeres, organizaciones privadas, autoridades locales y respectivos gobiernos a reconocer estos derechos y trabajar para su preservación mediante medidas legislativas o de cualquier otro tipo, pero que en cualquier caso permitan su instauración. Desde aulaPlaneta nos unimos a la celebración de este hito histórico en el devenir de la humanidad con esta lista sobre los diez artículos principales de esta Declaración sobre los Derechos de la Infancia, resumidos y acompañados, en algunos casos, de consejos para que los introduzcáis en vuestras aulas.

 

Cómo introducir los Derechos de la Infancia en la escuela

  • Los derechos recogidos en esta Declaración deben ser reconocidos sin excepciones. Discriminaciones por motivos étnicos o raciales, por sexo, lengua, religión, política, clase socioeconómica o cultural o de cualquier otro tipo no pueden, pues, menoscabar su aplicación. En este mismo sentido, resulta harto recomendable que vuestras clases sean entornos en los que la libertad de expresión esté garantizada.
  • Los niños y niñas deben gozar de una protección especial, así como disponer de oportunidades y servicios establecidos por ley, y también por otros medios, para que puedan desarrollarse en libertad y con dignidad. Por eso, y dejando a un lado el aspecto legal de este principio, os recomendamos la introducción en clase de competencias como la alfabetización digital y/o mediática, que les permitirá, dentro de sus posibilidades, valerse por si mismos en un mundo progresivamente mediatizado. Igualmente, os recomendamos que pongáis en su conocimiento los derechos que aquí os apuntamos para que puedan hacerlos valer, y que les eduquéis en libertad a través de corrientes como la Pedagogía libre.
  • Los niños y niñas tienen derecho, desde su nacimiento, a tener un nombre y una nacionalidad. Una buena manera de hacer que hagan suyo el entorno que les rodea, tanto a ellos como al centro educativo en el que cursen sus estudios, se encuentra en metodologías como el Aprendizaje servicio.
  • Los niños y niñas tienen derecho a crecer y a desarrollarse de forma saludable, lo que incluye el derecho a la alimentación, vivienda, recreación y servicios médicos adecuados.
  • Cualquier niño o niña que sufra algún impedimento físico, mental o social deberá recibir el tratamiento, la educación y las atenciones necesarias que requiera. Para lograrlo, probablemente vuestros centros contarán con programas inclusivos, capaces de asumir las necesidades de algunos de vuestros alumnos. Igualmente, una educación más o menos personalizada también puede establecer las condiciones de aprendizaje adecuadas para cada alumno.
  • De cara a que pueda desarrollarse de forma sana, los niños y niñas necesitan amor y comprensión, y crecer en un entorno afectuoso y de seguridad moral. Valores, especialmente el del afecto, que pese a que puede ser más o menos difícil desde nuestra postura de docentes, no por ello resulta menos importante en un aula.
  • Los niños y niñas tienen derecho a recibir una educación, que debería ser gratuita y obligatoria durante al menos una parte de su vida. Igualmente, también tiene derecho a gozar con plenitud de tiempo de ocio y juego. Una actividad, esta última, algo devaluado en los últimos años pese a la enorme importancia que tiene para un buen desarrollo de niños y niñas, y también de sus mayores.
  • En caso de necesidad, los niños y niñas deben figurar entre los primeros en recibir protección y socorro, sean cuales sean las circunstancias.
  • Los niños y niñas deben ser protegidos contra todas las formas de negligencia, crueldad y/o explotación. Y en ningún caso se le encomendará ninguna tarea que perjudique su salud o interfiera su desarrollo físico, mental o moral. En este sentido, os recomendamos trabajéis formas de prevención contra abusos de fuerza en el aula o de cualquier otro tipo, incluso en entornos digitales.
  • Los niños y niñas deben ser educados en el espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre pueblos, paz y fraternidad universal. Valores que pueden generarse en el aula, a través de la empatía y el respeto gracias a metodologías tales como el Aprendizaje colaborativo, que garanticen la educación emocional del alumnado o el desarrollo de otros valores como el de la alteridad.

Esperamos que a través de este post podáis trabajar los Derechos de la Infancia en vuestras clases, compartáis vuestras impresiones y experiencias con nosotros, y este artículo con todos vuestros contactos.

 

Para saber más:

Artículo: La evolución de los Derechos de la Infancia: Una visión internacional, por Paulí Dávila Balsera & Garmendia María Naya Luís.

Artículo: Sobre la historia de los Derechos de la Infancia, por Manfred Liebel.

Video: Conferencia: El interés superior del niño, por Jorge Cardona Llorens.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *