Volver al listado

Lesson Study: Observación, análisis y práctica para la mejora docente

La metodología conocida como Lesson Study es una práctica de desarrollo profesional para docentes consistente en mejorar el funcionamiento de las clases a partir de su observación y posterior aplicación de soluciones a los problemas que se hayan detectado. Una estrategia aparentemente sencilla, y bastante similar en sus líneas generales a los tradicionales claustros docentes de los que puede funcionar de forma autónoma, que sin embargo basa su eficiencia en una base metodológica idéntica en todas sus posibles aplicaciones.

En las siguientes líneas, os explicaremos en qué consiste esta estrategia de mejora de la práctica docente y qué pasos debe seguir todo Lesson Study para tener éxito en sus propósitos de mejorar la profesión docente.

De la práctica a la teoría y de la teoría a la práctica

Pese a que esta metodología es conocida en Occidente por el anglicismo Lesson Study, su origen se sitúa en Japón, y su nombre responde a la traducción (literal) al inglés del original jugyokenkyu. Palabra compuesta por otras dos —­jugyo (lección, en español) y kenkyu (que podríamos traducir a nuestro idioma como estudio o investigación)—, y que comprende un particular abordaje de la práctica docente con el objetivo último de mejorar tanto el proceso de enseñanza del profesorado como, en consecuencia, el del aprendizaje emprendido por el alumnado. Un extremo que, con el Lesson Study, se logra a través de un proceso que podemos dividir en dos fases diferenciadas, la de observación y la de aplicación, sinónimas, respectivamente, de una teoría extraída de la práctica directa y una posterior experimentación de esta teoría. De esta forma, el Lesson Study parte de un conocimiento basado en la práctica que, una vez analizado y contrastado, se convierte en una nueva forma de conocimiento. Un conocimiento teórico resultante que es nuevamente reconvertido en conocimiento práctico, al ser aplicado en clase como parte de esta metodología que, muchas veces, deviene cíclica en su capacidad de adaptación y constante mejora respecto a la mayoría de problemáticas que puedan darse en el aula.

Aunque la extensión de este ciclo, que puede ser más o menos largo o funcionar ininterrumpidamente, dependerá de las posibilidades de cada centro, de sus políticas educativas y, sobre todo, de las especificidades y necesidades del grupo clase en el que se deseen implementar, sin entorpecer su desarrollo educativo. Aunque todos estos elementos, y su grado de importancia y duración en el tiempo, se decidirán, como se explicará a continuación, de forma cooperativa por parte del equipo docente implicado en el Lesson Study.

 

Lesson Study: Proceso de implementación

La Lesson Study parte de una serie de pasos de implementación, basados en los principios antes comentados, y que permiten alcanzar las metas propuestas por los docentes que lo impulsen. Os los apuntamos a continuación:

1) Detección del problema o problemas a resolver por parte de los docentes, a partir de su observación en el devenir cotidiano de la vida en el centro.

2) Planificación y diseño grupal de los recursos educativos con los que se pretende resolver la problemática identificada, llevados a cabo de forma cooperativa por parte de los diferentes miembros del profesorado. Intercambios de ideas, rememoración de situaciones ocurridas en el devenir de las clases o impresiones sobre la profesión se ponen sobre la mesa, con la intención de consensuar una serie de pautas educativas futuras que solventen los problemas identificados en el punto anterior.

3) Lo acordado en el primer punto es puesto en práctica en el aula por uno o varios docentes, pero siempre bajo la atenta observación de al menos uno de sus compañeros, quien supervisa este proceso comparándolo in situ con lo planificado previamente.

4) A partir de estas primeras impresiones, el equipo docente vuelve a reunirse para comparar opiniones, contemplando en qué medida se han alcanzado los resultados esperados y cuáles han sido las dificultades observadas, tanto por los que los han aplicado en sus alumnos como por quienes han supervisado todo el proceso.

5) A partir de ese momento, los docentes participantes en la Lesson Study pueden elegir entre dos opciones. La más habitual (y recomendable), es la de mejorar los aspectos menos eficientes de su plan inicial reiniciando todo el proceso desde el primero de estos cinco puntos. Aunque también se pueden extraer conclusiones definitivas sobre esta primera experiencia de cara a su posible implementación.

Ocasionalmente, una revisión de este tipo puede ir acompañada de cambios que van más allá de mejorar los aspectos menos satisfactorios de la primera prueba de implementación. Habitualmente, en los siguientes ajustes del diseño educativo planteado por el equipo docente se cambian también el profesor o profesora que llevó a cabo la primera experiencia, ya sea como generador o como observador. De esta forma, se adquieren nuevas perspectivas que pueden ayudar a mejorar el proceso en su conjunto, convirtiéndolo en un ciclo que permite a los docentes implicados estar continuamente aprendiendo y adaptando sus capacidades a las nuevas situaciones con las que se vayan encontrando en su camino profesional.

¿Utilizáis dinámicas propias del Lesson Study para mejorar algunos aspectos educativos de vuestras clases? ¿Cuáles son los resultados obtenidos? Compartid vuestras experiencias con nosotros, y este post con todos vuestros contactos.

Para saber más:

Artículo: Criterios de idoneidad didáctica en una clase basada en el Lesson Study, por Viviane Beatriz Hummes, Adriana Breda, María José Seckel y Vincenç Font.

Artículo: La metodología Lesson Study en un contexto universitario. Una experiencia para mejorar las prácticas de aula, por Gloria Braga Blanco, Adelina Calvo Salvador y María Verdeja Muñiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *