Volver al listado

Cómo trabajar la igualdad de género en tus clases

A pesar de que el Día Internacional de la Mujer, celebrado en todo el mundo cada día 8 de marzo desde 1975, nació como una forma de conmemorar la participación, emancipación, desarrollo personal y logros alcanzados por las mujeres en la sociedad, las numerosas desigualdades por razón de género que se producen cotidianamente han convertido este día en una jornada en la que también, y simultáneamente, se denuncia esta situación. Un grado de desigualdad, extensible a muchas de las facetas de la vida cotidiana y laboral, que ha sido combatido en mayor o menor medida desde sectores que van desde lo social hasta lo empresarial, pasando de forma indispensable por lo educativo y su tratamiento en las aulas.

 

Historia de una celebración de rabiosa actualidad

Mucho antes de su internacionalización en 1975, cuando fue institucionalizado por las Naciones Unidas, el Día Internacional de la Mujer (también conocido como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora), fue celebrado por primera vez en Europa el 19 de marzo de 1911, en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. Para entonces, ya existían algunos antecedentes de esta celebración en los EE.UU. (donde tuvo lugar el Día Nacional de la Mujer el 28 de febrero de 1909), pero su implementación a nivel europeo fue el pistoletazo de salida para su mundialización, que se ha ido adaptando, a grandes rasgos, a los diferentes momentos históricos ocurridos desde entonces.

Actualmente, eso incluye de forma insoslayable el asumir el valor e importancia de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), tanto para la expansión de un discurso y relaciones sustentadas en la igualdad de género, y que van desde el movimiento MeToo hasta el más reciente #NoMoreMatildas, como para la propagación de su opuesto: el machismo en las redes. Un nuevo paradigma, que ha dado a luz a nuevas problemáticas relacionadas con lo digital y las nuevas formas de comunicación ofrecidas por las TIC, y que afortunadamente pueden ser tratadas desde el aula del mismo modo en el que deberían serlo las anteriores a la aparición de estas tecnologías. A continuación, os apuntamos una serie de consejos para que trabajéis el uso de las TIC desde una perspectiva que contemple la igualdad de género en vuestro alumnado:

  • La alfabetización digital, con un especial hincapié en la audiovisual y la mediática en general, es quizás la mejor arma contra cualquier tipo de desigualdad o desprecio que pueda darse a través de las redes incluyendo, claro está, aquellos que respondan a motivos de género. El desarrollo del espíritu crítico, inherente a una buena alfabetización en este sentido, es el mejor mecanismo para la defensa de la igualdad de género en entornos mediatizados como lo es Internet, y puede introducirse en el aula de forma tan transversal como la utilización de estas herramientas.

  • Una enseñanza en materias de ciberseguridad y netiqueta puede ayudar a prevenir casos de ciberacoso en general, y por motivos de género en particular, o a detectarlos en el caso de que ya se estén dando. Pensad que las TIC ofrecen a muchos de sus usuarios un lugar desde el que pueden socializar a través de las Redes Sociales (RRSS), y que muchas veces existe incluso a espaldas de sus mayores. Por lo tanto, y más allá de la necesidad de supervisar sus actividades en la Red a edades muy tempranas, es harto recomendable dotar a vuestro alumnado de las herramientas necesarias para saber cómo defenderse en la Red, e incluso dónde y cómo denunciar –por ejemplo, en la Delegación del Gobierno Contra la Violencia de Género– en el caso de que sea necesario.

 

Una educación transversal

Lo dicho hasta aquí no puede distraernos de un elemento fundamental sobre las TIC: que todo lo que en ellas se encuentra, tanto lo bueno como lo malo, generalmente es un reflejo de lo que ya lleva tiempo desarrollándose en la realidad en la que se integran como herramientas de información y comunicación de primer orden. Por ese motivo, y adoptando la máxima de que más vale prevenir que curar, no podemos terminar este artículo sin una serie de consejos más generales para la detección del machismo y/o la desigualdad de género fuera de la Red, y que probablemente tendrán un efecto disuasorio aún mayor que sus equivalentes digitales. Son los siguientes:

  • Tanto vuestra forma de actuar, ya seáis hombres o mujeres, como el modo en el que impartís vuestras materias o gestionáis el aprendizaje de vuestro alumnado, ejercen una influencia quizás poco visible pero, en todo caso, muy importante, en vuestros alumnos y alumnas. Solo a través de vuestro ejemplo dejaréis meridianamente claro qué es aceptable y qué no dentro del grupo clase bajo vuestra tutela, generando así un entorno libre para todos y todas en el que la igualdad sea respetada mientras que la desigualdad, por el contrario, no lo sea en absoluto.
  • Especialmente en edades muy tempranas, partid de materiales didácticos –un objetivo a asumir en metodologías como el Aprendizaje por proyectos– que cuestionen el machismo o desigualdad de género en general, describiéndolo como algo nocivo. De no ser así, os recomendamos que sometáis a debate este aspecto de las materias al menos en alguna ocasión, cuestionando estas situaciones sin necesidad de censurar frontalmente su machismo y permitiendo así que sean los y las estudiantes quienes desarrollen las capacidades para reconocerlo y condenarlo.
  • Y, por encima de todo lo demás, no perdáis nunca de vista que una educación en igualdad puede ser perfectamente transversal. Afecta a prácticamente todos los aspectos de la formación de vuestro alumnado y, en algunos casos, la escuela es el lugar en el que estos alumnos y alumnas pueden desarrollar las herramientas cognitivas y emocionales necesarias para desarrollarla y combatirla.

¿Tratáis la igualdad de género en vuestras clases? ¿Qué mecanismos utilizáis para desarrollarla en vuestro alumnado? Compartid vuestras experiencias con nosotros y este post con vuestros contactos.

 

Para saber más:

  • Artículo: Igualdad de género y TIC en contextos educativos formales: Una revisión sistemática, por María Paz Prendes Espinosa, Pedro Antonio García Tudela y Isabel María Solano Fernández.

  • Artículo: Igualdad de género, Educación a través del ejemplo, por Diana Hijano Téllez.

  • Video: Versión completa: “Es necesaria una asignatura de Educación por la igualdad”, con Marina Subirats.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *