Volver al listado

“La digitalización de las aulas y de los contenidos es un paso necesario que implica aprender más y mejor” | Agora Lledó. Escuela Digital Referente

Luis Madrid Giménez es director del colegio Agora Lledó International School de Castellón, centro con veinte años de trayectoria formativa que en el año 2006 se integra dentro del grupo Globeducate, con el objetivo de dar continuidad a su proyecto educativo y a su expansión internacional.

  1. ¿Podría explicarnos brevemente la historia del centro y su proyecto educativo?

En 2001 comienza la historia del colegio Agora Lledó International School en Castellón, constituyéndose como Centro Educativo y Deportivo para ofrecer un sistema de formación de calidad para los estudiantes.

En el año 2006 se consolidó dentro del grupo Globeducate, dando continuidad al proyecto educativo y extendiendo la internacionalización de Agora Lledó International School. Con esta unión seguimos fomentando la ilusión por aprender y desarrollar creativamente a cada uno de nuestros alumnos, ahora de la mano de un prestigioso grupo internacional que comparte nuestros valores y nos permite seguir creciendo y mejorando nuestra propuesta educativa.

En el año 2009, Agora Lledó obtiene la acreditación ISA (International School Association), basada en su currículum académico internacional, y en 2011 es reconocido y autorizado como IB World School, concediéndose la autorización para impartir el Programa de Diploma de Bachillerato Internacional y distinguiéndose como el único colegio con este estatus en la provincia de Castellón. Actualmente y en los 3 últimos cursos se ha situado como MEJOR colegio BI de España en base a sus resultados académicos y el 5º de Europa.

La visión educativa de Agora Lledó se basa en cuatro principios fundamentales:

  • Excelencia Educativa

Nuestras escuelas garantizan que cada alumno reciba una atención individual y un desarrollo integral. Diseñamos cuidadosamente oportunidades para asegurar que cada estudiante descubra y desarrolle sus habilidades en un ambiente de aprendizaje positivo y enriquecedor.

  • Habilidades y Competencias

Nuestros alumnos desarrollan habilidades y competencias más allá de lo puramente académico mediante programas de música, artes y deportes. Muchos de nuestros centros tienen conservatorios oficiales de música, centros de creación artística y clubs deportivos.

  • Carácter

Consideramos el carácter una parte fundamental del proceso de aprendizaje. Nuestros estudiantes desarrollan la creatividad, la confianza en sí mismos y la perseverancia, y aprenden a respetar y apreciar las ideas, perspectivas y valores de los demás.

  • Perspectivas Globales

Utilizamos el lenguaje como herramienta para la experiencia intercultural y apoyamos a nuestras escuelas con programas de intercambio y eventos internacionales, proporcionando un auténtico enfoque global que prepara a nuestros alumnos para trabajar en un contexto internacional.

Nuestra misión es preparar a cada uno de nuestros alumnos para convertirse en un ciudadano global que pueda cambiar el mundo.

2. En su opinión, ¿qué aporta la digitalización a la educación y qué ventajas tiene respecto a la educación tradicional?

La digitalización permite tener un canal de conexión educativo que supera cualquier impedimento físico o de distancia, a la vez que un manejo de la información mucho más flexible, que el alumno puede trabajar de manera sincrónica o asincrónica. Creo que el acceso a contenidos multimedia permite a los alumnos un plus en su formación que evidentemente la educación tradicional no contempla. No obstante, una combinación de ambos formatos, para mí, continúa siendo totalmente necesaria.

3. ¿A qué retos tuvo que enfrentarse el centro cuando decidió dar el paso hacia la digitalización de las aulas?

Fundamentalmente, a tres: la implementación técnica y adquisición de soportes y equipos, con el consiguiente coste económico. La formación de profesorado y adaptación metodológica, que tuvo una magnífica respuesta y adquisición por parte de todo el equipo de Agora Lledó. Y el más difícil, trasladar a las familias y hacerles comprender que la digitalización de las aulas y de los contenidos era un paso necesario que implica «aprender más y mejor, pero de otra manera diferente».

4. Visto en perspectiva, ¿considera que el camino ha sido fácil?

No diría que ha sido un cambio fácil, pero sinceramente tampoco hemos tenido unos obstáculos insalvables. Partíamos de un escenario de credibilidad total entre las familias, y quizás esto nos ha ayudado a aplanar las dificultades, ya que las familias confían en el colegio y, habiendo trasladado bien los porqués de los cambios, finalmente los han aceptado e incorporado con normalidad.

5. ¿Ha contado desde el primer momento con la colaboración de toda la comunidad educativa del centro para avanzar en la digitalización de las aulas?

Sí, por supuesto. No solo con el equipo docente y técnico de Lledó, sino con el apoyo de la infraestructura personal y específica de Globeducate, grupo al que pertenece Agora Lledó.

6. Según su opinión y dada la situación actual, ¿cuáles son las competencias que debe incorporar un buen gestor de centro? ¿Han cambiado en los últimos años?

Debemos incorporar especialmente una sensibilidad especial por las personas, demostrando una empatía fuerte para ser capaz de ponernos siempre en el lugar del otro. Si antes de la pandemia esto era tremendamente necesario, actualmente es mucho mayor su aplicación. Un buen gestor, además, debe estar preparado para el «cambio» y para tomar decisiones de un modo heurístico, basado en su conocimiento a priori, pero también sin que el miedo a la incertidumbre del futuro nos impida seguir avanzando.

7. Educación y digitalización: ¿cuál debe ser el equilibrio para que se deje de ver como una amenaza desde ciertos sectores?

El equilibrio está en que la digitalización debe ser una parte importante de la Educación del siglo XXI. Ni todas las etapas ni todas las edades o áreas de trabajo deben tener una misma proporción, pero lo que es evidente es que cuanto más mayores son los alumnos, el autoaprendizaje y el acceso a los contenidos y formación digital cobra mayor importancia.

Creo que una buena forma sería que aulaPlaneta pudiera establecer relaciones entre colegios para que compartiéramos las experiencias y buenas prácticas que venimos realizando, para que de esta manera otros centros vean que digitalizar los entornos educativos supone una gran ventaja y avance pedagógico.

Por otra parte, estableciendo acciones de formación a través de webinares para que los centros interesados puedan acceder a esta información, y empezar a darse cuenta de que el uso de la tecnología no solo es recomendable, sino totalmente necesaria en un mundo cada vez más competitivo y global donde lo importante no es solo el acceso al contenido sino el manejo de las destrezas que implica, y que tenemos que desarrollar entre nuestros alumnos y profesores.

Finalmente, creo que orientar otras acciones formativas online para adultos y familias , compartiendo la experiencia de los que ya hemos dado estos pasos, puede ser otra buen forma de hacer perder miedos y limitaciones.

Como centro con varios años de experiencia en el uso de la tecnología en el aula, sabemos que la mayoría de nuestros temores y limitaciones desaparecen cuando somos conscientes del gran impacto que el uso de la tecnología aporta al aprendizaje de nuestros alumnos y, por supuesto, la gran motivación que suscita entre ellos, los cuales deben ser el principal motor y aliciente para olvidar todos nuestros temores previos a la implantación del proyecto.

8. ¿Cuántos años lleva dedicado a la docencia? ¿Ha cambiado mucho la educación desde entonces?

Llevo más de 20 años dirigiendo colegios y equipos directivos en 5 países diferentes y, la verdad, el mayor salto que he notado en este tiempo es la incorporación como elemento habitual de trabajo del componente tecnológico. El resto de metodologías continúan aplicándose como hace un par de décadas, donde creo que hubo toda una revolución de novedades «metodológicas», pero sin duda la transformación digital de los últimos años es una diferencia notable.

9. ¿Cree que veremos desaparecer el libro en papel por completo?

No creo que el libro en papel vaya a desaparecer por completo, especialmente en las etapas de los alumnos más mayores de secundaria o Bachillerato, pero sin duda su uso va a ser complementario y secundario a la información digital que tengan. En las edades de infantil y primaria creo que los libros como fuente de conocimiento tenderán a desaparecer, aunque se incorporará el formato mixto de libro de contenido con ejercicios prácticos que complemente la información digital que manejen.

10. Desde su posición y en base a su experiencia, ¿cómo valora la relación entre transformación digital, evolución de la sociedad y cambio del sistema educativo? 

Los centros educativos tenemos una gran responsabilidad, dado que la educación digital es uno de los tres pilares, junto con la innovación y el emprendimiento, en los que se sustenta la evolución actual hacia nuevos modelos económicos. Nuestro reto es la digitalización, ya que se estima que un 65 % de los alumnos que ahora inician la Educación Primaria trabajarán en profesiones que todavía no existen, pero que estarán directamente relacionadas con el uso de la tecnología. Es urgente que formemos a nuestros alumnos para adaptarse a esta realidad; el mundo está cambiando y los centros educativos hemos de estar a la altura.

11. ¿A qué retos tuvo que enfrentarse el centro cuando decidió dar el paso hacia la digitalización de las aulas?

Afrontar el reto de la transformación digital de nuestras aulas no fue fácil, pero si muy satisfactorio. En primer lugar, tuvimos que adaptar y renovar todo el sistema de conectividad en el centro y, aunque los alumnos aportan su propio dispositivo, tuvimos que invertir en material tecnológico educativo (pizarras digitales, proyectores, tablets para el centro, etc.).

La inversión en formación del profesorado (y la dotación de equipos informáticos para todo el equipo) también ha sido un elemento importantísimo en este proceso.

Por último, también surgieron dudas en algunas familias sobre el uso de tablets y nuevas tecnologías en el aula, que se han ido disipando con formaciones a los alumnos y también a las familias sobre riesgos de internet y el uso adecuado de estos dispositivos.

En nuestro caso, ya comenzamos el proyecto hace 6 cursos y estamos convencidos de que la introducción de aulaPlaneta en nuestras aulas será todo un éxito.

12. ¿Qué papel cree que pueden desempeñar las familias en este proceso de transformación digital que se está llevando a cabo en la educación?

Sin duda, el de confianza en los profesionales de la educación que estamos implementando estos cambios, pero sobre todo deben tener un papel proactivo y de seguimiento de las pautas que desde el colegio se marquen. Las familias tienen que estar alineadas con el uso y no con el sobreuso de la tecnología, poniendo los mismos límites que desde el colegio se transmitan.

13. La nueva Ley de Educación potenciará un modelo de enseñanza por competencias y no por asignaturas. ¿Qué opináis al respecto?

Tal y como ya hemos comentado anteriormente, estamos implementando el programa de Primaria del Bachillerato Internacional, PYP. Esta metodología pone gran parte de su interés en el desarrollo de habilidades, destrezas y competencias en el alumnado. Creemos que, más allá del contenido que establece la ley en cada una de las asignaturas, debemos proporcionar a nuestros estudiantes, que son el futuro de nuestra sociedad, la capacidad y los recursos necesarios para desarrollar un pensamiento crítico, que nos permita avanzar en este mundo globalizado. 

Diluir las fronteras entre asignaturas y trabajar por competencias permite al estudiante trasladar su aprendizaje a la vida real, proporcionándole estrategias que le ayudarán a resolver conflictos, dotándole de soluciones basadas en datos empíricos y reales. Creemos que es un avance positivo en la educación. Tal y como decía Confuncio, «dale un pescado a un hombre y comerá un día; enséñale a pescar y comerá siempre».

14. ¿Qué competencias considera que deberán tener los alumnos que en los próximos años se incorporen al mundo laboral?

Deben ser alumnos capaces de tener una visión holística del aprendizaje, entendida como áreas totales de estudio y conexión, y con un alto grado de capacidad de autoaprendizaje. En este sentido el desarrollo de las habilidades de indagación y pensamiento crítico serán tremendamente fundamentales.

Todo ello enmarcado en un desarrollo de las habilidades empáticas hacia el mundo que les rodea y sus pares, que les permita ver el trabajo en equipo y las diferencias como elementos de crecimiento y no como una dificultad de aprendizaje.

15. Y ya para terminar, ¿cómo cree que será la educación del futuro?

Sin duda tiene que ser un modelo que contemple proporcionar a los alumnos las diferentes herramientas para que construyan su propio aprendizaje, educando en valores de respeto, constancia y disciplina en el trabajo, así como en el sentido de la responsabilidad y el esfuerzo como medio de conseguir resultados, con un alto grado de componente digital y con el desarrollo de habilidades y competencias que les permitan «manejar y seleccionar» la información, de manera eficiente y exitosa, siendo agentes activos de su propio aprendizaje. Ese cambio de rol hacia un estudiante activo es para mí el principal cambio que la Educación debe asumir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *