Volver al listado

«La digitalización ha aportado a la Educación una ventana al mundo y al conocimiento» | Colegio Inmaculada Jesuitas. Escuela Digital Referente

En las aulas del colegio Inmaculada-Jesuitas de Alicante, uno de los más prestigiosos de la Comunidad Valenciana, estudian más de  1.500 alumnos de todas las etapas: Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato.

Presente en la ciudad de Alicante desde el curso 1956-1957 adonde se trasladó procedente de Orihuela, lo que supuso el regreso de la compañía de Jesús a la labor educativa en esta ciudad.

César Ruiz Fernández, director de infantil y primaria nos explica cómo el centro ha hecho frente al reto actual de utilizar la tecnología en las aulas para seguir innovando en educación, y para adaptarse a una realidad presente en la sociedad y en el día a día de los alumnos y sus familias.

  1. Podría explicarnos brevemente la historia del centro y su proyecto educativo

El Colegio Inmaculada de Alicante se inaugura en 1956, tras dejar la compañía los muros centenarios del colegio Santo Domingo de Orihuela dónde había estado desde el año 1939

A lo largo de estos 65 años, se ha ofrecido una formación integral en todas las dimensiones del alumno:  académica, humana y cristiana, aplicando el Paradigma Pedagógico Ignaciano y la Atención personal en todas estas dimensiones.

Este paradigma sigue en vigor y en constante actualización después de 500 años, porque nos permite adaptarnos a las necesidades de los alumnos, en función del contexto y de la realidad social en la que se encuentren, gracias a los principios básicos de CONTEXTO, EXPERIENCIA, REFLEXIÓN, ACCIÓN y EVALUACIÓN. Nuestro proyecto de innovación Vein21uno se sustenta bajo este paradigma.

2. En su opinión, ¿qué aporta la digitalización a la educación y qué ventajas tiene respecto a la educación tradicional?

La digitalización ha aportado a la educación –porque ya es una realidad desde hace tiempo–, una ventana al mundo y al conocimiento. Nos ha hecho estar más cerca del mundo en el que vivimos y en tiempo real, más cerca de la realidad, de las injusticias, de las necesidades, de los avances, de la naturaleza, de nuestros iguales…; también nos han acercado más al mundo de los alumnos de hoy en día, proporcionándonos recursos más atractivos, más motivadores, más rápidos, más visuales, más interactivos, más individualizados… Esto nos permite poder educarles, a través de sus propios intereses, para un mundo menos superficial y más humano.

Con respecto a la educación tradicional, con la digitalización y los nuevos modelos pedagógicos se ha superado la desconexión con la realidad y nos da la posibilidad de desarrollar el potencial de cada uno de los alumnos en función de sus capacidades.

3. ¿A qué retos tuvo que enfrentarse el centro cuando decidió dar el paso hacia la digitalización de las aulas?

Nos enfrentamos a muchos retos, todos ilusionantes, convencidos de que la digitalización de las aulas era un medio neCésario para cambiar el modelo educativo del Colegio. Ya no era suficiente visitar el aula de informática de forma puntual.

Algunos de estos retos fueron: elegir los equipos tecnológicos con los que trabajaríamos, decidir el modelo de aplicación, pensar en el mejor curso para empezar, diseñar una plataforma de gestión de recursos, la formación del profesorado y los alumnos, cómo evaluar… También dedicamos tiempo para formar a las familias en estas nuevas herramientas y estas nuevas formas de generar aprendizaje.

4. Visto en perspectiva, ¿considera que el camino ha sido fácil?

No ha sido un camino fácil, pero tampoco difícil. Ha sido un camino laborioso, muy laborioso, porque toda esta transformación se ha llevado a cabo gracias principalmente al esfuerzo del profesorado, que se ha tenido que reinventar con mucha formación, convencimiento e ilusión, dando lo mejor de ellos en este momento crucial de cambio de paradigma.

5. ¿Ha contado desde el primer momento con la colaboración de toda la comunidad educativa del centro para avanzar en la digitalización de las aulas?

Sí. Antes de empezar a diseñar el nuevo paradigma educativo, dedicamos varias jornadas a Soñar el Colegio que queríamos para el siglo XXI. En estas jornadas participaron alumnos, profesores, familias, personal no docente y empresas colaboradoras. Todas las aportaciones que surgieron (2713 ideas) sirvieron de germen para empezar a desarrollar el nuevo proyecto educativo.

6. Según su opinión y dada la situación actual, ¿cuáles son las competencias que debe incorporar un buen gestor de centro? ¿Han cambiado en los últimos años?

Un buen gestor de centro debe saber principalmente rodearse de personas válidas, expertas en su materia y que vivan con ilusión el mundo de la educación. Empoderar al equipo de compañeros y delegar responsabilidades ayuda a crear un ambiente de unidad y compromiso, muy favorable para cualquier organización.

7. Educación y digitalización: ¿cuál debe ser el equilibrio para que se deje de ver como una amenaza desde ciertos sectores?

Irremediablemente tienen que ir de la mano. No se entiende el mundo actual sin la digitalización. No hay ningún contexto ni ámbito en el que no esté presente. No hay vuelta atrás.

Lo esencial es que los colegios sean capaces de educar en la digitalización, haciendo de los alumnos personas críticas, responsables, solidarias, que sepan filtrar la información, discernir entre todo lo que encuentren… y combinar metodologías no dependientes de la tecnología.

8. Como centro usuario de aulaPlaneta, ¿cómo cree que podemos ayudar a los centros educativos a superar temores o limitaciones en el uso de la tecnología en el aula?

Además de los magníficos recursos con los que cuenta aulaPlaneta, la facilidad de integración con otras plataformas, la adaptabilidad de las secuencias de aprendizaje que facilitan la evaluación y el reporte instantáneo al profesor, creo que lo que necesitan sobre todo los colegios es un buen acompañamiento y asesoramiento pedagógico. Se necesita crear equipos con los centros docentes, donde se puedan compartir esfuerzos para adaptar el aprendizaje a las realidades de los proyectos. aulaPlaneta tiene este asesoramiento.

9. ¿Cuántos años lleva dedicado a la docencia? ¿Ha cambiado mucho la educación desde entonces?

Llevo ya 25 años trabajando en el mundo de la educación y sí, la educación ha cambiado mucho. Además de los espacios, las ratios de las clases, las leyes educativas, la digitalización de las aulas… Creo que el principal cambio que se ha producido es que los alumnos han dejado de ser receptores de información para ser los protagonistas de su aprendizaje. Ahora nuestro modelo educativo Vein21uno está centrado en el alumno, con una labor indispensable del profesorado como guía y orientador. Los colegios han pasado de ser centros donde se enseña para convertirse en centros donde se aprende.

10. ¿Crees que veremos desaparecer el libro en papel por completo?

No. Rotundamente no. O eso espero. Creo que el libro en papel tiene algo que lo hace insustituible: la edición, las ilustraciones, el tacto, el olor… En muchas ocasiones se podrá sustituir por otros recursos más prácticos, motivadores y completos, seguro, pero el placer de abrir un libro y notar el peso de lo que lleva dentro… no lo cambio.

11. Desde su posición y en base a su experiencia, ¿cómo valora la relación entre transformación digital, evolución de la sociedad y cambio del sistema educativo? 

La transformación digital ha llegado para quedarse y creo que cada vez hay más facilidad para acceder a la tecnología, pudiendo así evitar en mayor medida una brecha digital y desigualdades entre la población. Esta digitalización en las aulas ha sido neCésaria por la rápida evolución y avance de la tecnología en la sociedad. No pueden quedarse las escuelas al margen de este progreso porque quedarían nuestros estudiantes desconectados de la realidad, sin capacidad de poder adaptarse a este mundo digital ni a las necesidades del mercado laboral que les espera.

No debería quedarse atrás la educación en este avance y debería servirse de estos recursos para mejorar y preparar a los jóvenes. Es importante que el sistema educativo sepa adaptarse a esta realidad, enseñar a utilizar esta tecnología y favorecer todas aquellas dimensiones que se quedan fuera de lo digital.

12. ¿Qué papel cree que pueden desempeñar las familias en este proceso de transformación digital que se está llevando a cabo en la educación?

El papel de las familias es muy importante, como lo ha sido siempre. Las familias debemos favorecer esta transformación y acompañar a nuestros hijos en este camino.

Debemos conocer el mundo al que se van a enfrentar y no podemos cerrarnos a este cambio, ni desentendernos, ni dar total libertad a su uso. Como en todo, hay que educar y para eso están los colegios, para acompañar también a las familias en este proceso.

13. La nueva Ley de Educación potenciará un modelo de enseñanza por competencias y no por asignaturas. ¿Qué opináis al respecto?

Así es como estamos trabajando en el Colegio desde la implementación de nuestro proyecto de innovación Vein21uno, desde hace 4 años. Hemos creado proyectos en los se han diseñado unas metas de comprensión que el alumno debe conseguir y que tienen que ver con diferentes asignaturas, donde a través de diferentes hilos conductores se llega a un producto final donde se materializa todo lo aprendido, a través de metodologías activas, por descubrimiento, orientado a la resolución de problemas, de forma interdisciplinar, en colaboración con otros, contextualizado, abierto al entorno, inclusivo y adaptado a las diferencias individuales.

14. ¿Qué competencias considera que deberán tener los alumnos que en los próximos años se incorporen al mundo laboral?

Los alumnos que se incorporen al mundo laboral en los próximos años deberían estar bien formados en lo académico, por supuesto, saber lenguas, dominar la tecnología y… algo más. Creo que va a ser esencial tener capacidad de trabajo en equipo, de comunicación, de empatía, de adaptación, ser capaces de buscar diferentes soluciones a nuevos problemas. Necesitamos además personas comprometidas con la justicia social y sensibles al cuidado del medio ambiente.

15. Y ya para terminar, ¿cómo cree que será la educación del futuro?

Hemos comprobado en esta pandemia que una educación on-line, sin presencialidad, no es exitosa, y más conforme los alumnos tienen menos edad. Quizá en las universidades pueda existir una fórmula mixta, pero no en los colegios.

Uno de los pilares básicos de la educación es la socialización y el contacto y la interacción con los iguales. Esto para mí es insustituible y esencial para que las personas podamos crecer y desarrollarnos de forma integral.

Partiendo de aquí, creo que la tecnología será un gran aliado para la adquisición de conocimientos y que deberá estar bajo la tutela de buenos proyectos educativos con metodologías activas, donde el alumno esté en el centro, se atiendan las individualidades y nadie se quede atrás.

La educación del futuro ya la estamos construyendo entre todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *