Volver al listado

Redes sociales y educación: Interactividad y creatividad pedagógicas

Toda red social es una plataforma digital de comunicación global que pone en contacto a un gran número de usuarios, convirtiéndose en prácticamente una nueva dimensión social para quienes utilizan algunas de estas tecnologías, algunas tan asentadas como Facebook o la aplicación para la creación y distribución de vídeos cortos TikTok, que permite el uso de filtros, efectos visuales y banda sonora por parte de sus usuarios, y que se ha convertido en apenas tres años en una de las redes sociales (RRSS) más pujantes entre la población que se encuentra en edad de escolarización obligatoria. Lo que, pese a los recelos que pueda generar, implica también un considerable potencial educativo basado en parte, que no únicamente, en la capacidad de esta y otras RRSS para motivar al  alumnado. 

 

RRSS y educación 

Antes de que la pandemia de la covid-19 nos obligara a concentrar muchas de nuestras interacciones sociales en el ámbito de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), las RRSS ya ocupaban un lugar más que considerable en nuestras vidas. Sea bajo la sombra de la distancia social recomendada por las autoridades sanitarias para frenar el avance del virus o por pura inercia del uso de estas tecnologías, se calcula que solo en 2020 un 87% de los internautas españoles de entre 16 y 65 años hacían uso de las RRSS, siendo un 21% de estos usuarios jóvenes de entre 16 y 24 añosUn éxito que probablemente tenga mucho que ver con al menos dos de las especificidades de estas tecnologías, y que os enumeramos a continuación: 

  • Toda red social implica una red de contactos en mayor o menor grado de interacción mutua y a veces simultánea, capaz de generar un espacio comunicativo efectivo y paralelo al presencial. 
  • De un tiempo a esta parte, las RRSS han pasado de ser meros canales comunicativos a ser también herramientas para la creación de contenidos por parte de sus usuarios, en una función relativamente novedosa que ha dado a luz a nuevos formatos, generalmente audiovisualessurgidos de los diferentes modos de uso hechos por parte de Youtubers, TikTokers o Instagramers, entre muchos otros. 

Curiosamente, ha sido precisamente la segunda de estas dos cualidades de las RRSS la que ahora mismo ocupa un mayor espacio en la forma en la que se utilizan estas tecnologías, destinadas en su mayor parte al entretenimiento que se desprende del consumo de contenidos audiovisuales. Un objetivo puramente lúdico que se encuentra a no demasiada distancia de la segunda mayor causa de uso de las RRSS, la que las contempla como herramientas destinadas a la interacción entre usuarios, pero que en cualquier caso implica una posible introducción en el aula que contemple su potencial pedagógico desde ambas perspectivas. 

Posibles aplicaciones pedagógicas 

La proliferación de RRSS y, sobre todo, la tremenda expansión de su uso, especialmente por parte de los sectores más jóvenes de la sociedad, convierte a muchos de vuestros alumnos y alumnas en participantes activos de estos espacios sociales y digitales. Un espacio que, si nos centramos en el meteórico auge del uso de TikTok en este último año, ha pasado de ser utilizado por un 14% de usuarios de RRSS en el 2019 a un 53% en el 2020, abriendo la puerta a su fructífera utilización en el aula como herramienta de dinamización. Pero ¿qué aplicación pedagógica puede extraerse de esta y otras RRSS? 

  • Permiten el intercambio de contenidos creados por los propios usuarios, reforzando el trabajo colaborativo y en equipo entre los estudiantes, e impulsando sus habilidades sociales y netiqueta, además de permitir la creación de comunidades digitales organizadas alrededor de uno o varios temas a trabajar. Para lograrlo, herramientas tan conocidas como Facebook o Twitter pueden seros muy útiles, aunque os recomendamos que antes de introducirlas en el aula impartáis unas lecciones básicas en ciberseguridad y alfabetización digital a vuestro alumnado. 
  • Derivado del punto anterior, su uso a nivel global dentro de los centros educativos en los que se implementa permite establecer un vínculo directo entre las familias del alumnado y la escuela, que así puede compartir algunos de los trabajos hechos por los alumnos y alumnas. Chats (y chatbots) o incluso páginas web de uso privado para familias y equipo escolar son buenas herramientas para conseguir que la comunicación entre unos y otros sea fluida y productiva. 
  • Dependiendo de las especificidades de cada red social, pueden ser utilizadas para la creación de relatos digitales o piezas audiovisuales, por poner solo dos posibilidades de las muchas disponibles a través de las RRSS. Estas particularidades permiten trabajar las materias en las que se apliquen en una u otra dirección, pero siempre impulsadas por el grado de motivación y/o aprendizaje significativo que suele acompañar este tipo de creaciones, especialmente si han sido hechas mediante RRSS como Youtube o, gracias a su renovada popularidad entre los más jóvenes, la mentada TikTok. 

¿Utilizáis las RRSS en vuestras clases? ¿Cuáles de estas redes se adaptan más y mejor a vuestras necesidades como docentes? Compartid vuestras experiencias con nosotros y este post con todos vuestros contactos. 

 

Para saber más: 

  • ArtículoInstrumentos para la evaluación de las Redes Sociales como recurso didáctico en educación superior. Una revisión sistematizada, por Lira Isis Valencia Quecano, Alfredo Guzmán Rincón, Nuria Segovia-García y David Orellana Viñambres. 
  • ArtículoPensamiento crítico a través de las Redes Sociales: recursos para profesionales de la educación, por Rosa Domínguez Martín, Cristóbal Torres Fernández y José Ramón Márquez Díaz. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *